Minirrelatos IV

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos escribir microrrelatos. Estos son los textos recibidos. ¡Vota por tu favorito en comentarios antes del jueves 26 de septiembre! (Solo un voto por persona. Este voto se puede dividir en dos medios o cuatro cuartos).

*Todos los relatos son originales y no han pasado procesos de corrección.

CLAUDIA YANEL DINGLEHOPPER

El tigre se agazapó frente a él. El hombre lo vio a los ojos y se dio cuenta que le resultaba familiar.

Mientras se desangraba él todavia no podía recordar de donde se conocian.


MARÍA ROSA ROLANDO

«Constelaciones»
Rosa sabía que sus preguntas perturbaban, que no debía mover las ramas de ése árbol. Pero lo hizo. Y ahora, los fantasmas acechan. Todos los secretos familiares quedaron revelados.


ELENA GUTIÉRREZ

Cuándo no tienes anhelo, las sombras ennegrecen a las luces y el hastío se apodera del recreo… el universo, veleidoso, te pone en el lugar del que nunca debíste marchar


JULIA HERNÁNDEZ

Era lunes, él acababa de volver a la ciudad, había encontrado trabajo en una tienda, se sentía tranquilo arreglando los maniquíes del escaparate, dándoles vida.

Ella iba caminando como cualquier otro lunes al trabajo. Se detuvo ante el escaparate de su tienda favorita, y entonces no pudo pensar evotar: «hoy habríamos cumplido 15 años juntos, y ese es el tiempo que llevo sin pensar en ti».


LUIS JOSÉ GARCÍA

Mientras la bestia que otrora fuese su esposa le arrancaba la vida, el mago, con sus últimas fuerzas, conjuró el más poderoso hechizo; en el aire resonaba: “Te amo”.


JULIO A. CASALLAS

Un dragón volador sabe que existe y es real porque en este momento te lo estás imaginando.


LETRAS NOSOTROS

Eran los tiempos en que el hombre, aun no había igualado las aguas del océano.,con la sangre vertida en los caminos. El escritor, se pelaba los pelos imaginando una estructura ligera, que soportará el peso de su pensamiento, y sirviese como ejemplo de
Condensamiento. (La técnica que trabajanan.

***

Aquel deseo, lo evangelizo, le regreso la fé Hasta el último rincón de su piel, fragmentada en emistiquios áridos, por los calendarios caídos.
Después de ella, la vida susurraba- pídeme cien deseos.

***

Miro a otro lado, nunca había tenido asco de la sangre; pero esta vez, era del ser amado. Cuando la piel del pavimento absorbió el ultimo aliento, un ruido, apagado de peso muerto, (me perdonan el oximoron)
Le indicó que podía continuar.


FRANK TAPIA

Su proposito en la vida incansablemente busco, no tenia tiempo para nimiedades se dijo, para algo llegue al mundo y hasta conocerlo no descansare. La muerte llego. Nadie sabe si su meta logro. Tal vez su proprosito entre los muertos sigue buscando…


TONNY SUBURBANO

NO SE QUE HAGO SENTADO EN LA CAMA, MIRANDO UNA PARED DESPINTADA, TRATANDO DE ATRAPAR UNA VEZ MÁS TU PERFUME EN EL AIRE. NO SE QUE HAGO TODAVIA DESPIERTO SI TU PARTDA ME DEJÓ SIN VIDA…


CORONADO SMITH

Enloquecido al no poder publicar su libro, Coronado Smith pactó con el diablo y se convirtió en Freddy Krueguer, jamás volvió a existir un editor(de los de planeta y cosas así).
***
¿Quién es, quién llama a la puerta?
Soy yo, ábreme por favor.
No puedes ser tú, tú moriste, yo te vi morir.
Créeme soy yo y tienes que venir conmigo ahora.
No pienso abrirte, no eres real.
Soy perfectamente real, es más, soy lo único real.
Entonces abrió la puerta y allí estaba ella con su capucha y su guadaña reluciente. ¡Ves como era yo!

MARÍA DAVID

Quería morirme y renacer otra vez; pero me olvidé de lo exhausta y engañosa que puede ser la vida.


MARÍA RUBIO OCHOA

El niño lloraba, no podían consolarse, el entorno,la fiebre….. Le habían dado la medicina pero la salvación entraba por la puerta, sus besos y pegado a su pecho se quedó dormido.


SAMARA JAPÓN

No no nos dijimos “te quiero” pero…esos segundos en que se cruzaron nuestras miradas…recordé una frase que decía mi abuelo “ los ojitos son niños”.

***

– Mamá, tengo hambre.
– Aguanta hijo, ya mismo viene la comida.
Suena el timbre y la madre se apresura a abrir;
– ¿ Si? ¿Quién es?.
– Hola soy el fontanero señora, ¿ Dio usted ayer un aviso de avería en su baño?
– Si, si es aquí, suba.
-¿ Ves? ya está aquí hijo- Exclamó la madre.
– Bufff por fin, no podía más- exclamó el niño zombie relamiéndose , mientras su estómago rugía.


LUISA VÁZQUEZ

El alma negra sobrevolaba el mundo en busca de adeptos a su causa.
El chico la vio, pocos más podían, solo gente como él. Abrió los brazos bajo ella y miró hacia arriba. “Aquí estoy, tómame. Nunca tendrás un acólito más fiel y entregado que yo»
Una voz retumbó, “Quiero una prueba de tu lealtad», dijo.
El chico fue a su casa, cogió un hacha y masacró a sus padres. Volvió a la calle bañado en sangre, “Aquí la tienes, ¿suficiente?”
Le convirtió en humo, debía poseer humanos y sembrar con trozos de su alma podrida a otros que no tenían su valor.


ÁNGEL MARTÍN

Insistió, exprimió, machacó. Y un día, esa persona, decidió que no lo necesitaba en su vida.

***

Aseguró que se podía hacer humor con cualquier cosa. El monociclo, la tarta, el balancín, la actuación, el maquillaje y la soga no cumplieron las expectativas.

***

Un destello iluminó la civilización. Después, nada.

***

Tenía un superpoder absurdo. Cada vez que miraba a una persona, esta se tropezaba.

Señor paseando a tres perros: tropiezo. Niña comiendo helado: tropiezo. Cartero comercial: tropiezo. Testigos de Jehová: tropiezo.

Un día ayudó con su superpoder a atrapar a un ladrón de bolsos. Se sintió en la cima del mundo.

Hasta que miró a una embarazada en el andén.


MARI CRUZ ESTEVAN APARICIO

El mar en su calma de enamorado, se adentró hacia la bahía cubriendo su arena con mimo.
Otras veces bravo arremete contra la playa desnuda, sabiendo que una vez pase su enfado todo vuelve a su lugar.
Pero un día el progreso construyó en aquel lugar de sueño hoteles que se llenaron de gente. Entonces el mar…, ese mar que había perdido a su amada bahia ya que desde su inmensidad solo contemplaba altos edificios enloqueció de amor y, en su dolor provocó un tsunami que arrasó con todo lo plantado de cemento en la zona.

***

Entro en casa un ladrón. Sentí miedo y me metí en la cama y abracé a mi marido de noventa años.


PATRICIA NÚÑEZ CANO

Tenía todo lo que podía, pero no todo lo que quería. Porque la quiso a ella y no la consiguió.

Se abrazó a su martillo aún sangrante, mientras el cuerpo reposaba junto a él.


BORJA ALMARAZ

EL DEMONIO DE MIS ENTRAÑAS

Me lo diagnosticaron en Primavera. En Otoño salió de mi cuerpo y se personificó, decidido a acabar conmigo.


CONSUELO PÉREZ GÓMEZ

EL TERCER OJO.

Cruza la calle como cada mañana. El mismo lugar. La misma hora. Algo ha cambiado en su manido paisaje. Incapaz de sustantivar ‘aquello’, continúa, tratando de esquivarlo. El tercer ojo le vigila, sigue sus pasos sin darle alcance…

Delante de la puerta de la mazmorra que ocupa desde hace dos años, al nivel de la cancela de acceso, siente la fuerza inmovilizadora que le deja petrificado sin redención ante una entrada que ya no cruzará. La musaraña invisible ha desaparecido llevándose su sombra.


DAVID DURA MARÍN

Marcaba tu timbre temblando las manos
No espero respuesta no se porque llamo
Escucho tu voz.

Tengo que decirte que sueño en tus sueños……
María eres tú ?.
Perdone me he equivocado. Pregunto por Rosa.
No está, salió con un joven hace un par de días y no vino a dormir. Le digo algo?.
Si por favor. Dígale que no he llamado.

***

Subió para traerle el anillo de Saturno,
llegando una hora tarde montado en un agujero negro.
Ella sonrió mientras congelaba otro plato de potaje con su etiqueta de miércoles.


FLAVIO MURACA

La partida

Una mano cansina movió a la reina, el otro miró jocoso, «jaque mate»-grito eufórico-
• -¿Por que jugábamos? Ah, si, ya me acuerdo- dijo dios mientras el diablo se regocijaba al saber que seria creada la religión.


JOSUÉ GONZÁLEZ

-amor eterno-

Simultáneamente se miraron, sonrieron y ambos murieron con el último suspiro, su alma se tejió en segundos y ambos recordaron los frutos para este mundo. Nadie estará triste! Pensaron, y se volvieron así mismo. La vida fue tan larga y corta a la vez, pero a su lado, la mejor que vivieron.


SERVANDO CLEMENS

Mini apocalipsis EMO

El chico Emo observó un cometa en el horizonte.

—Pediré un deseo —le dijo a su novia.

—¿Qué pediste?

—Que se fuera al carajo este mundo consumista.

El roca cambió de dirección.

—¡Nooo! —gritó el adolescente.

—Demasiado tarde —dijo el meteorito, antes de caer a la Tierra.


VALERIA MICHOU

Existencia

Cierra los ojos y el mundo que debía sostenerla desaparece, cae, abre los ojos y encuentra el piso.


 PECERA CON PEZ

Etiquetas

Todos tarde o temprano tropezamos con una etiqueta. Una etiqueta que nos amarra fuerte, indestructible. Nos susurra palabras al oído. Nos intenta definir como persona o en cierto modo nos justifica. Una simple etiqueta.

***

Abuelos de la posguerra

Mi abuela no era una persona cariñosa si hablamos de besos y abrazos. Pero rebosaba amor a su modo, alimentándonos.


MARÍA LÓPEZ

Celine se despertó temprano,
abrió el frigorífico y partió los filetes uno a uno,
con precisión, relamiéndose.
Mientras, en el fogón se rehogaban los ingredientes para una salsa a la pimienta.
Estaba tranquila, porque su novio, aparentemente perfecto,
no volvería a abrir la puerta de su casa
ni apagar los cigarrillos en su cuerpo mientras la humillaba oliendo a alcohol.


EMILIANO HEREDIA

Hace mucho tiempo, existía un castillo.
Superlativamente fortificado.
Con un solo soldado defendiendolo.
Del mundo.
De todo.
De todos.
Un día, volvió a su vida, una gran amiga que creia olvidada.
Abrió la puerta del castillo.
Con una llave que tenía la cabeza con forma de un trébol de cuatro hojas.
Y dejó salir.
A una mujer que creía lo que no era, a gitanos, a niňos enamorados, un fantasma pidiendo ayuda…
Y, aquel soldado, descubrió.
A un grupo de seres humanos fantásticos con sus fantasías.
Con una maravillosa mujer al frente.


TALI ROSU

Sangre en el papel

Subió el volumen de la música para no escuchar los gritos y siguió torturando al individuo. Al terminar sintió dolor pero no arrepentimiento. Había valido la pena, era una magnífica novela.


OLGA LUJÁN

«Cuenta la leyenda que las letras al nacer solo encontraron sonidos. Más tarde buscando sentido formaron las palabras. Ahora yo, jugando a ser su celestina las uno entre sí y ellas a cambio me cuentan historias».


ROBERTO MORENO CALVO

HORIZONTES

Entrelaza sin sentido una mantita entre sus dedos. El blanco roto se mezcla con el oscuro de su piel mientras el mar le salpica el rostro. La humedad llega a su mirada cuando consigue vislumbrar un horizonte que se agarra a su garganta.


NANE NINONÁ

Se pasaron la vida imaginándose. Soñando con encontrarse. Era tan improbable, que cuando estuvieron frente a frente, no se reconocieron.

***

La lluvia martilleaba sobre el tejado. Golpeaba, violenta, los cristales de las ventanas, como si fueran cuchillos sus armas. El viento se colaba entre las vigas del desván, fabricando fantasmagóricos ecos que bajaban hacia el resto de la casa, inundándola de temores y sospechas. Los niños no dormían, tapándose la cara bajo las mantas cada pocos segundos, justo cuando la luz blanquecina de los rayos iluminaba de terror los espacios. Nadie apacigüaba sus desvelos… Y así serían las cosas siempre, a partir de entonces.


GABRIELA MOTTA

‪—¿Mamá qué es chas chas en la colita?‬
Esa pregunta generó un torbellino de sentimientos en mi, respiré y le dije:
—Cuando mamá era chica para “enseñarnos que algo no estaba bien” nos pegaban con la mano en la cola.
Me miró con cara de desconcierto.
¡Ah eso quiere decir, pero ahora no se pega! ¿No mamá?
—No hijo nosotros no le pegamos a nadie.


LUISA ROJAS

EL TIEMPO

5 semanas corazón palpitante, 5 meses manos palpantes, 5 años amaneceres eternos, 50 años poco a poco me volví solo recuerdos.


REBECA FS

Cada vez que te veo por la noche te enciendes. Y aunque estás ahí siempre, por el día, no prendes.


DEBATAY CHANCLA

Había una vez un gato sin nombre.

Un día se marchó a buscar a sus tres hermanos gatos. Pasaron días, semanas, meses. No encontró a ninguno

El gato pasó hambre, sed y frio. Tuerto de un ojo le dejó una pedrada de un niño pelirrojo. Llegó más muerto que vivo hasta la casa de una anciana sin dientes y mal penainada. Todos sus vecinos decian tenía la cabeza llena de pajaros.

La anciana acogió al gato y en su casa, Le dio leche, calor y mucho cariño.

Felipe lo puso por nombre en recuerdo de un amor imposible. Con el pasar de los días el gato se hizo grande, fuerte y gran cazador.

Un día caluroso de otoño el gato dio un gran salto sobre la cabeza de la anciana zamándose todos los pájaros que revoloteaban la cabeza de la mujer.

En el pueblo todos seguian llamandola loca pero, la ancina y Felipe sabian que ya no lo estaba.


CARMEN LÓPEZ

Corrió todo lo que pudo, pero no fue lo suficiente. La luz del tren se alejaba quedándose sola ante el andén.
Estaba muy cansada. Termina demasiado tarde de trabajar y lo único que piensa es en llegar cuanto antes a casa con sus cuatro hijos para poder darles al menos un beso de buenas noches.
Piensa que si va andando llegará antes.
Decide salir a la calle, temblorosa por el miedo. Respira hondo y decide tomar el atajo.
Es un lugar solitario y oscuro, además de unos alrededores poco recomendables.
De repente recibe un golpe fuerte que la hace caer al suelo. La arrastran de nuevo al túnel del tren,pero ella ni siquiera grita. El pánico y la sorpresa la dejan paralizada. Vuelven a golpearla una y otra vez. Atónita consigue escuchar como le piden la carta <<¡La carta! >>, le gritan, no entiende de qué habla su agresor.
Ella sólo quería llegar pronto a su casa.


ROCÍO ROMERO GARCÍA

la insomnia de morfeo.

He cruzado una línea
intentando no caer del precipicio.
He seguido
las voces de Morfeo,
buscando el sueño que una vez
creó,
pretendiendo llegar
al templo de tristeza
y dolor
y escuchar las canciones
de campanas redoblando
sin vergüenza
ni temor.
Puede que esté enamorada
de Insomnia
sin Oniria
cómo Love of Lesbian
una vez versó,
pues soy prohibida en la quimera
de noche
porque la Luna se ha cansado
de qué le sea infiel
de día,
cómo las campanas son:
sin vergüenza
ni temor.


OMAR ALBOR

Desencantado caminaba
Yo solo
Por la calle
Audaz noche
De verano
Cada pensamiento
era uno
Que rondaba
La locura
Sin saber
Sin tartamudear
Volvi en si
Cuando te Vi
Venir
Era de noche
Muy de noche
Y un rincón
Entre paredes
nos envolvió
Pasó lo de siempre
Éramos extraños
Conocidos
Sabíamos que nos
Atraiamos
Y todo fue
sin pensar
Todo fue por llevar
La adrenalina
del corazón
En la búsqueda
del amor
Vamos a pensar
Que un corazón
En la noche sabe de amor
Sabe de mil cosas más
que el cerebro nunca
Imagina.


GERARDO BOLAÑOS

Paso al lado, movió su cabello y a partir de ese momento la seguí de por vida.


VERÓNICA FERNÁNDEZ LISI

Llegué. Me miraste y escuché tu voz. Validaste mi mirada en tus pupilas,leyendo tu mirada. Sonreí, y fuiste espejo. Sonreiste


 

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

21 comentarios en “Minirrelatos IV”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.