Los hombres son de Marte…

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos escribir relatos con el tema «los hombres son de Marte y las mujeres de Venus». Estos son los textos recibidos. ¡Vota por tu favorito en comentarios antes del jueves 22 de agosto! (Solo un voto por persona. Este voto se puede dividir en dos medios o cuatro cuartos).

*Todos los relatos son originales y no han pasado procesos de corrección.

 

MÓNICA MÉNDEZ PAZ

Será por eso…

Esto de pertenecer a distintos planetas, lo que desespera a hombres y mujeres que no alcanzan a comprender la complejidad mental que ambos tienen y a destiempo.

Majestuoso, fortachón y melenudo león paseándose por la Sabana. La hembra queda prendada de tal impresionista y comienza el cortejo, en el que ellas juegan al despiste, entrando en un proceso inverso de desinterés o indiferencia, mientras ellos buscan las mil y una formas de idolatrar, conectar, lleno de magnetismo y atenciones.

Ellas terminan rendidas ante el príncipe azul, ese que por fin no destiñe, hartas de haber besado a varios sapos.

Entonces como si de un maleficio se tratase, la magia se evapora. Ellos se relajan seguros de la elección de su compañera.

Y aquí empieza la rayada. Mujeres desconcertadas ante tal encrucijada.

Ahora que estamos «a punto de caramelo»…

¿ Qué le pasó al encantador de serpientes ? ¿ De pronto entraron en un estadio de desmemoria , descuido y omisión ?

¿ Donde está el » buenos días bombón » ? ¿ La flor ? ¿ Los» te echo de menos» ? ¿ El café sorbo a sorbo, beso a beso ? ¿ El aquí te pillo y aquí te mato ? ¿ La pasión y el desenfreno ?

Entramos en el roll de quién es el primero…

Ellas, las de Venus: ¡ Qué me escriba él primero ! ( Antes era así, ¿ qué ha cambiado? ¿ Ya no le gusto ? Silencio. )

Mientras ellos, los de Marte, están relajados, tranquilos y seguros bajo un árbol en la sabana, contemplando el amable atardecer o un partido genial de fútbol con sus amigos, a sabiendas de que tienen asegurada a su mujer pues la lucharon como en esa conquista cual visigodo tardó quince años en quedarse con el califato Omeya. Actitud de serenidad: Recompensa que te toman ellos después de tanto esfuerzo.

¡Aquí no ha pasado nada! Pero…

¿Qué te pasa?

Nada

Algo te pasa mujer, estas muy callada.

Nada, me voy con mis amigas. (¡ esas que me comprenden ! )

Ironías y bromas a parte. No trates de que sea sensible como tus amigas, no trates que adivine lo que te pasa, no te sientas molesta por explicarle lo obvio. ( sería un avance )

No nos engañemos, aún no hemos llegado a ese punto de liberación de cánones desfasados sexuales para ser más libres…seguimos condicionados a nuestros antepasados prehistóricos, donde cada uno sigue teniendo su papel. ( Evolución casi imperceptible, quizá debe ser así… )

No obstante, las hay de Marte, en vez de Venus, sí lo que lees. Y vienen a romper las reglas del juego

Ocurre que las relaciones tienden a polarizarse, por eso digo que las hay de Marte y los hay de Venus. Mujeres que están masculinizadas cual guerrera Rambo y hombres afeminados que viven asustados en esa condición.

Que se saltan el «¿ Qué desayunaste cariño ? » por ¡ Hoy comí garbanzos, qué tal?!

Hombres que se emocionan que lloran…

Si antes no nos entendíamos, con estos cambios de roles, creo que lo vamos a tener más complicado aún…

Siguiendo por otros derroteros…

Y es que no podemos estar con la incertidumbre por culpa de los silencios que genera plantearnos a quién le toca, lo que sea, el primero. Y esto que comenzó como un cuento de hadas, se vaya al traste.

-¿ Y si al tocar la puerta con mi cucurucho de churros para desayunar me abre la puerta una amiga suya en braguitas por no avisar que venía ? Sería el colmo.

¿ A que no tiene pies ni cabeza estos monumentales embrollos mentales…?

Estaréis pensando a cuento de qué este ejemplo de pollo sin cabeza, pero a todas nos ha pasado alguna vez, un pensamiento descabellado, divertido, que al final no llevamos a cabo por inseguridad o por ….» es que tiene que ser él el primero que me preste atención…»

Claro queda que hablo de los comicios en un principio, pero valdría para una relación consolidada que a golpe de seguridad va olvidando regar diariamente las plantitas.

La mujer necesita mantenerse enamorada, necesitan oír que se ve bonita, necesita oír » te quiero»… los hombres se van olvidando de esto porque tras el cortejo, ellos piensan que esa cuestión está resuelta y dejan cuidar el proceso.

Las mujeres nos deberíamos hacer entender. ¡Háblale claro!

Entre nosotras eso de contarnos todo con pelos y señales, de aquí para allá, con mensajes complejos, jugando a pistas y adivinanzas y a medias tintas, puede ser de lo más interesante. Pero ellos, son directos.

Dile lo que quieres sin rodeos. Punto.

Si se quedan en silencio, no están probablemente pensando en nada. Sólo están relajados. Así de fácil.

– ¿Y qué le pasará ahora a este que está tan callado, en quién estará pensando ?

El acto de amor no depende de una bola de cristal , nosotras muchas veces no sabemos lo que queremos, ¿ cómo lo van a saber ellos y adivinar eso ?.

¿ Por qué dejamos de hacer algo que tiene beneficios para ambos ? Para entendernos hay que mantener permanentemente un crecimiento consigo y con el otro, para que tenga durabilidad, para que funcione.

Propongo un estadio de risa permanente, de espacios de comunicación, de jugar, de no sentir ridículo, de cuidar la seducción, sentirnos queridos. Recordemos que somos del mismo planeta y que las diferencias nos hacen como somos, podemos tratar de ver la vida en curvas y salir de los estrechamientos, un ejercicio de simpleza y observación en el otro…

Y con todo este cóctel encontrar quien nos haga » tilín» y si quieres flores, pídelas, si no quieres comer en ese Restaurante díselo…Y no toméis como posesión segura, como propiedad, aquello que luchasteis sin descanso por pensar que ya está todo ganado.

Reguemos las relaciones cual jardín, al final de cuentas el momento más idílico y feliz de nuestra vida, no es estar solos, es estar con un marciano o con una venusiana, así nos duela la cabeza, así parezca un crucigrama, es el mejor estado en dónde nos podríamos encontrar.


LUIS MAYA

POLARIDAD
Las despedidas no son cosa fácil pero por suerte también tenemos las bienvenidas me decías mientras intentabas convencerme de que la polaridad es inevitable y por lo tanto más vale llevarse bien con ella.
Yo ya sabía cómo continuaría este monologo al cual llamas conversación. Dirás perogrulladas como que no es posible la luz si no existiese la oscuridad y viceversa
Por supuesto que tampoco te olvidaras mencionar la teoría oriental del Yin y el yang, como quien está descubriendo la piedra filosofal.
Te conozco demasiado bien y sé que con tal de evitar decir lo que realmente sentís seguirás disertando «ad infinitum”. Pero esta vez será distinto, tomare coraje y romperé este juego de palabras huecas, diciendo que ya no soporto más que te escondas en tu filosofía barata y que no engañas a nadie con esa pseudo intelectualidad.
Y hubiese sido así ,si no fuera que en el instante en que me disponía a hablar vi en tu mirada toda la tristeza del mundo acumulada.
No pude evitar sentir una inesperada ternura y te dije: «esta clasificación bipolar es artificial. La realidad no es tan simple, sino que es un todo, una unidad que contiene todas las opciones. Los polos en la realidad son los extremos de un continuo de la misma cualidad, y para que el continuo exista necesitamos de ambos polos. » Tus ojos atisbaron un pequeño brillo y creo que consideraste mis palabras como una declaración de amor, porque un instante antes de besarme musitaste algo así como que tú también no podrías vivir sin mí.

VANESSA LÓPEZ WILLIAMS

DICEN QUE UNA IMAGEN VALE MAS QUE MIL PALABRAS PERO ENTONCES PARA QUE SERVIRÍAN LAS PALABRAS? LAS DIFERENCIAS Y SIMILITUDES ESTÁN CLARAS EN ESTAS IMÁGENES, DISTINTOS SEXOS, MUJERES ATRACTIVAS, FAMOSAS, PODEROSAS, CON ÉXITO Y ELLOS GUAPOS, SEXIS, FAMOSOS, PERO… SIGNIFICAN ESTAS IMÁGENES Y ESTAS PALABRAS QUE POR ELLO SON FELICES? TODO LO QUE SE VE Y LAS DIFERENCIAS O SIMILUTUDES SON SUPERFICILIALES, DESDE LUEGO NOS ENTRAN TODAS LAS IMAGENES POR LOS OJOS Y PENSAMOS EN ENVIDIA? DESEO? Y YO DIGO: SEÑORAS/ES NO ES MAS IMPORTANTE EL INTERIOR Y LA PAZ DEL ALMA, SEAMOS SUPERFICIALES SI QUEREMOS SOÑAR PERO MANTENGAMOS EN NUESTRA MENTE LA REALIDAD; SALUD, TRABAJO, ALERIA Y BIENNESTAR CONTIGO MISMO


JUSTO FERNÁNDEZ

«Los hombres tienen miedo de que las mujeres se rían de ellos. Las mujeres tienen miedo de que los hombres las maten». Margaret Atwood

«¿Y si la lacra social fuera la masculinidad y el resto, a lo que habitualmente llamamos lacras, fueran simplemente sus consecuencias ?«. Justo Fernández

Tengo la íntima convicción de que los hombres deberíamos abordar un profundo proceso individual y formal de «demasculinización».
Un viaje de conciencia a nosotros mismos.
En otro caso seguiremos dando vueltas como un hamster en su rueda.
Las claves ocultas de este viaje están en nuestras propias biografías masculinas: desde la infancia a la adultez. Son como las flechas amarillas de un intimista Camino de Santiago, aunque aquí no hay ningún lugar a donde ir distinto de uno mismo.
Y la guía diferencial de ese camino de auto-observación es la perspectiva de genero.
Se trata de revisar la propia historia y detenerse re-contemplando todos los episodios vitales donde el protagonista ha sido el sufrimiento infligido (propio y ajeno). Es re-sentir lo no sentido, obviado o enterrado en su momento. Es dejar que, sin la resistencia de la justificación, te embargue empáticamente el dolor provocado a tu semejante. Es sentir al otro con todo tu corazón expuesto, sin juicios ni prejuicios que te protejan de por medio.
No se tarda en descubrir la estructural presencia de machismo, misoginia y violencia y sometimiento patriarcal en nuestras vidas. Percibiendo en tu propio ser la socialización y el mandato. Aceptando que te ha servido cumplirlo, que te has aprovechado de tus privilegios.
Y pidiendo perdón incondicional por ello.
No hay nada conocido que ganar en esto.
La motivación es sentir que lo haces porque hay vidas en juego.
Esta es una propuesta conciencial, experiencial y de crecimiento humano. No es un ejercicio intelectual ni terapéutico y mucho menos una bonita experiencia mito-poética.
Y los resultados son reveladores al identificar el condicionamiento y así poder elegir en libertad si queremos repetir la historia o no.
Es un vuelco en la concepción de uno mismo.
Solo así es posible la transformación.
Solo así dejaremos de hacer daño.
Es nuestra responsabilidad … y es intransferible.
Gracias por leer.

MARÍA CRUZ ESTEVAN APARICIO

Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus*
La mujer se formó de la costilla del hombre…
Este es el mito contado a muchos pequeños, por personas que con anterioridad a este momento de aprendizaje de los chicos, a ellos en su día, también se lo explicaron.
Sí cierto, el hombre y la mujer vienen al mundo para lo bueno y, para lo malo.
Como diferenciar el sentir mental del individuo (lo veo difícil)
Hombre fornido y con fuerza física…
Pero a que mujer no le gusta que esos brazos fuertes, la estrechen hacia su pecho cuando su amor por ella arde en besos. (una diferencia)
Mujer cariñosa, endeble de figura, pero con una sensibilidad de amor hacia su pareja, que éste ante ella se siente tan pequeño y a la vez tan grande. (otra diferencia)
Termino ya, aunque podría buscar actitudes distintas ciento… YA QUE EL HOMBRE ES HOMBRE Y LA MUJER MUJER, como Marte es rojo y Venus la Joya del cielo o mejor permitirme decir su nombre precioso. «Diosa romana del amor y de la belleza.


LUISA VÁZQUEZ

Despertó lentamente, a través de sus ojos semicerrados observó el lugar donde se encontraba y que no reconoció. Era una habitación pequeña, de muebles de serie y grandes cortinajes tupidos. En el suelo, decorado con una moqueta oscura y llena de manchas, dos botellas de champán vacías testimoniaban la loca diversión de las horas previas.
Pero no lo recordaba. No recordaba nada desde el momento en que abandonó su despacho la tarde anterior.
Había sido un día duro en la oficina, lleno de problemas y reuniones tensas. Cuando llegó la hora de marchar su mente solo podía pensar en llegar a casa, tomar un largo baño y dar cuenta de una magnífica cena acompañada de una copa de buen vino. Sabía que se había dirigido a la cama y se había lanzado sobre ella inconsciente ya antes de tocar el colchón.
Pero aquella no era su habitación, no era su casa. Se levantó lentamente y se dirigió al baño. La blanca luz del fluorescente le hirió los ojos. Se miró en el pequeño espejo del lavabo que le devolvió la imagen de una cara cansada. El rímel se había corrido dejando manchas oscuras alrededor, la pintura roja de sus labios manchaba ahora toda su boca y barbilla como prueba de besos apasionados, la peluca de pelo negro, liso y brillante se había desplazado.
Su expresión mostró, de repente, un cansancio infinito.
– Buenos días, Sara – le deseó al reflejo del espejo – avísame la próxima vez que quieras salir de juerga, querida. No me gustan las sorpresas. Además, llego tarde a la oficina y no sé donde carajo estoy.
Tomó un taxi, esquivando la mirada lasciva del gerente del motel y regresó a casa.
Entró en su refugio con un suspiro de alivio. De una patada se deshizo de los incómodos zapatos de tacón de aguja.
Con gesto impaciente, dio un fuerte tirón de la mata de pelo artificial dejando al descubierto una cabeza casi calva.
Se retiró de la cara la gruesa capa de maquillaje que ocultaba la sombra de una barba cerrada.
Ocultó sus pequeños pechos hormonados tras un vendaje apretado.
Se enfundó en un traje gris, cogió su cartera de piel negra y salió hacía su trabajo.
Se incorporó a los miles de trabajadores de traje gris y cartera negra que avanzaban hacia sus puestos con indiferencia.
Trabajó como cada jornada, eficiente y dedicado, con su pensamiento puesto en aquel vestido de cóctel rojo que le quedaría ideal.
Sara estaba con él, le salvaba de su vida monótona. Su alegría y su entusiasmo por la vida evitaba que se dejara morir aquejado por el aburrimiento. Su amor por los demás no permitía que le partiera la cara a algunos idiotas con los que tenía que convivir.
Por fin había encontrado la pareja perfecta.


CARLOS TABOADA

ATTITUDE

Hace dos semanas, ella decidió comprar las entradas para la reconciliación. Llevaban un mes sin verse. Ni mensajes ni puntos de encuentro o señales de vida. Debían desaparecer el uno para el otro. Acordaron el proceso para tratar de olvidar malas palabras y algo de celos, que en un segundo generó un fuego descontrolado, elevándose por encima de sus cabezas. Se alejaron un tanto de aquel peligro, y pensaron que un mes sería suficiente como para que la lluvia del cielo lo apagara adecuadamente. El mismo día uno del mes siguiente, cada uno de ellos debió pensar en la terapia del trato cumplido, y en un fuego arrasador apagado por el tiempo. Al menos, así lo creyeron. Por la mañana, ella le envió el primer mensaje, y escribió que había adquirido un par de entradas para un espectáculo de Danza Contemporánea. Sería para el día siguiente. Él leyó el mensaje varias veces, y de veras habría escrito que no le apetecía nada de eso, entre otros argumentos. Pero le envió una cara sonriente y le pidió la hora y dirección. Ella envió una foto de la entrada donde aparecía la información, aparte del código de barras codificado. No dijeron nada más. Todo lo que debía suceder, sería al día siguiente, viernes.

Él llegó al teatro treinta minutos antes de la actuación. Vio a gente parada junto a la taquilla, y mucha más junto a la puerta de entrada. En pocos minutos abrirían e irían ocupando sus asientos. Muy nervioso, con la cara ilusionada, buscó entre chicas adolescentes y parejas de varias edades el rostro conocido de ella. Nada. Salió a la acera y se paró en medio. Giró varias veces y de izquierda a derecha la cabeza. No la vio llegar. Se preguntó por dónde vendría, si habría decidido salir por el metro de Plaza de España o de Gran vía. Entonces decidió enviar un mensaje por el móvil. Y, al enviarlo, comprobó que el teléfono de ella estaba desconectado. Agachó la cabeza con el aparato en mano, y buscó la fachada del edificio para no molestar, colocándose sobre una planta de su calzado y la espalda. Así, revisando el estado del móvil, estuvo durante un buen rato.

El asiento que ocupa es de la fila cinco y centrado. Sin duda, al sentarse, ha comprobado que ella se había gastado un buen dinero. Quiso asegurar un buen sitio para los dos, aunque… Llegó algo apurado, esperando hasta el último segundo. Un empleado del teatro le indicó que la actuación iba a comenzar, y le pidió que le siguiera para llevarle a su asiento. Ha recorrido la fila disculpándose por entre las rodillas de los demás y ha ocupado una de las butacas. Ahora, antes del inicio, echa un ojo a la programación. Es una simple cuartilla escrita en ambas caras. En la primera explica el propósito de la obra, y en la segunda aparecen figuras dibujadas al carboncillo que indican el nombre de la postura y que él, probablemente, jamás ha oído. Cuando empiezan a apagarse las luces, revisa por última vez el móvil. Ningún mensaje. Nada. No hay señales de vida. En vez de bajar el volumen lo desconecta, y se acomoda todo lo posible, doblando la pierna hacia la butaca vacía.

Durante la obra, ha tentado varias cosas. Por ejemplo, levantarse para encender en el aseo el móvil. Podría escribir muchas cosas. Varias de las que le mareaban la cabeza. Pero con cada baile se permitió una tregua. Con cada aplauso, una sonrisa. Y así fue llegando a la mitad del espectáculo, cruzando piernas cada dos por tres, leyendo una y otra vez el propósito de la obra.

Escuchaba con apatía melodías del pianista. Con la mirada perdida, ensombrecía una decoración completamente sobria, luces intensas que iluminaban el foco de la atención y chicas de blanco moviéndose en torno a otra vestida de negro, que llevaba la voz cantante. Danzaba sublimemente por entre ellas y por todo el escenario, como si pudiera volar. Una vez, él vio que esa bailarina mágica se coló por entre las piernas de las chicas, y al cabo de un segundo, un potente halo de luz roja la iluminó cerca de una esquina, con los pies hacia el cielo y la cabeza en la tierra. Así estuvo durante muchos segundos, hasta que llegaron las otras danzando suavemente hacia ella, envolviéndola en un círculo blanco. Él observó después que la bailarina aparecía en otro lugar. Era como que se escapaba de toda circunstancia, o como que nada le podía atrapar, a pesar del aura blanca y pura de las otras bailarinas. Todo ello le llamó la atención. Entonces, se fijó más en ella.

Le pareció ver un pequeño piercing en su nariz. Su pelo largo y moreno se escurría por entre los hombros, fusionándose con la ropa negra, abriéndose largo y hasta el suelo cuando se doblaba hacia delante y hacia atrás. Llevaba un pantalón corto, y la tez de sus piernas eran del color de un aceite de oliva de grado alto. Incluso pensó que brillaban, deteniéndose un par de minutos en ellas. Pero lo que más le gustó fue su sonrisa, su mirada, sus ojos. Lo sintió así cuando la bailarina fijó su mirada en él, o al menos eso creyó. Ella le sonrió, y clavó en él un rayo de conexión. Respondió también con una escéptica sonrisa, y tímidamente, de reojo, comprobó que nadie más le había visto. Entonces cogió de nuevo la programación y se fijó en las posturas. La observó detenidamente. Empezó a girar su cabeza al ritmo de ella, tratando de sincronizarse con cada ángulo, con cada apéndice suspendido en el aire. Con la boca abierta, pudo comprobar lo que estaba haciendo. De repente, la espléndida bailarina inició otra pieza, y él comprobó que se desplazaba por el espacio escénico con una fluidez maravillosa, a veces rodando por el linóleo y otras realizando pasos, giros y saltos en Attitude, Retirés y Développés. Sucedió que, con su sola presencia, ella llenaba el escenario…

Y de veras que, después de sentir todo eso al cabo de unos segundos, él debió pensar cómo narices haría para llegar a esa chica mágica.


VALERIA MICHOU

La primera lluvia que amansó la burbujeante esfera que dio origen a la tierra, trajo con ella el alma de las venusinas, los primeros seres en colonizar el recién nacido planeta.
Ellas con su caricia femenina y suave, solidificaron los mares de magma palpitante, trazaron los ríos y llenaron las cuencas oceánicas de agua cristalina y sal.
En un ciclo temporal apacible, se acostumbraron al clima templado generando alrededor de sus almas, cuerpos de piel, carne y hueso.
Sembraron un exótico jardín y trajeron colecciones de animales extraterrestres.
La noticia del hermoso paraíso pronto llegó a los demás habitantes del sistema solar, entre ellos los marcianos, cuya enemistad con las venusinas era legendaria.
Una guerra sin fronteras que había durado mucho más de lo que debía y cuya razón se había perdido entre mitos y leyendas tan ancestrales como sospechosas, los separaba.
Sin mucho preámbulo los marcianos se prepararon para la conquista del nuevo y deseado territorio. Con permiso de los selenitas acamparon en la luna esperando el momento indicado para el ataque, planeando la estrategia adecuada, el movimiento perfecto.
Y fue durante el equinoccio de primavera del hemisferio sur, que decidieron ingresar al planeta azul.
Provistos de bombos y trompetas malabaristas y magos, payasos y locos, los marcianos intentaron enamorarlas con sus versos afilados y sus ramos de flores silvestres.
Haciendo uso de todos sus encantos, perdieron en todos sus encuentros el corazón y la cabeza, hasta que un día ganaron la gran guerra, cuando por fin las venusinas, decidieron reír.


EMILIANO HEREDIA JURADO

ME ABURRO
Rrrrr.
Rrrrrrrr.
Rrrrrrrrrr.
-¡¿quieres estarte quieto de una maldita vez?!. ¡me estás poniendo nerviosa!
-Es que me aburro…
-Pues que sepas, que toda la culpa de que estemos los dos, castigados, es toda tuya….!gilipollas!….
(¡jolines!, con la estúpida niñata ésta, ni rodar tontamente el lápiz por el pupitre puede uno, todo la molesta)
-¡y empieza a escribir las cien frases que nos ha dicho la madre Auxiliadora!…
(que si… que si….que te calles yá pesada, como si no supiera que tengo que escribir la maldita oración que me ha dicho la vieja momia…”no debo levantar la falda a mi compañera Isabel”, con lo a gusto que estoy, recostado, encima del pupitre, con la cabeza apoyada en mi mano izquierda, rodando el lápiz por el pupitre….con el calor que hace, malditas las ganas que tengo de hacer nada, y además, toda la culpa, ha sido de esa niñata estúpida, que culpa tengo yó, de que la canica, de cinco duros, de las buenas, se hubiera escapado, justo, justo, entre las patas de garza que tiene…jolines, al fin y al cabo, solo quería mi canica….fue un accidente, el que, al levantarme, se me quedara enganchada la cabeza en su falda…)
-¿todavía estás así?, te recuerdo que, de aquí no salimos, hasta que no acabemos los dos, de escribir la tarea que nos ha encomendado la reverenda madre Auxiliadora, y no te quejes, que mi frase, es más larga que la tuya:”No es una actitud correcta de señoritas, enseñar las prendas intimas a mis compañeros de clase”, como si no tuviera otra cosa que hacer, que ir enseñando las bragas por el patio, toda la culpa es tuya, so cerdo. Venga, empieza yá, que de mis cien frases, llevo yá escritas, veinte y cinco, y tú, ninguna…
(jolines, que culpa tengo yó, que la grillo-topo de la monja (tiene voz de grillo, y ve menos que un pez frito), viera justo lo que no era, y creyera lo que nunca ocurrió, justo vió mi cara enfrente del culo de la cursi de Isabelita y ésta con las manos en la falda, intentando desengancharla de mi cabeza y claro, pensó lo que pensó, para que luego digan, que las monjas, tienen el pensamiento puro…si, si…, como si no la hubiéramos visto todo el colegio, miran con cara de estúpida al profesor de gimnasia, en camiseta de tirantes y pantaloncitos cortos, de esos marca paquete, corriendo por el patio….)
-¡josé!, mi última advertencia, como no saques el estuche, el cuaderno, y te pongas a escribir ahora mismo, te arreo un guantazo que te vuelvo la cara del revés.
(Bueno, va, de todas formas, aunque a mí, a esta niñata, no la tenga miedo, voy a empezar de una vez, que si nó, no salimos de aquí nunca….a ver, el lápiz, la goma de borrar….el cuaderno….a ver….uno, dos, tres….vale, ya he numerado veinte cinco frases en la hoja, y la frase era…!ah sí! …”no debo levantar la falda a mi compañera Isabel”…..fíjate, la tengo loquita en el fondo, me mira de reojo, está sonriéndome, eso creo….)
-¡vaya, celebro que te hayas decidido empezar por fin!, venga, que cuanto antes empieces, antes acabas…(la verdad, es que no es mal chico, no creo que lo hiciera con mala intención, seguro, que al buscar la canica que se le había escapado, se formó el follón que se formó, con la casualidad que la reverenda madre Auxiliadora, lo vio, y pensó lo que no era, en fin, es un castigo que debo asumir con humildad).
(Joder, que calor hace, menos mal, que nos queda una semana de clase, y después, al pueblo, con los abuelos, tres mesecitos…luego, a empezar sexto de EGB, que tengo unas ganas…pues mi padre me ha dicho que, si apruebo todo este curso, nos vamos al parque de atracciones, a Madrid…espero que este pequeño incidente, no repercuta en la nota final en reli)
-¿cómo vás?, a mí me quedan solo diez frases, ¿y a ti?
-Unas veinte, más o menos (la verdad es que, Isabelita, no es mala chica en el fondo, un poco pija, con eso de que su padre esté forrado de pasta, pero para ser sincero, me cae bastante bien, a ver si tengo suerte, y este año, me invita con su grupo de amigos, a la piscina de su chalet…muchos han ido yá, y yo soy de los pocos, que aún no han ido)
-Venga, Jose, que yo ya he acabado, mientras recojo mis cosas, vete acabando, voy a abrir la ventana, que hace mucho calor, y me voy a sentar, encima del pupitre, enfrente, para que me dé un poco el fresco…
-Vale (es guapa, ahora que la miro, con el sol del atardecer alumbrándola, me gusta su pelo, liso, tan negro…y reconozco que sus piernas, para nada son de garza….pero claro, no debe notar que me gusta….soy un chico, y no debemos decirles a las chicas lo que sentimos, somos más fuertes que ellas, eso está claro, por lo menos, es lo que me han dicho siempre, mi abuelo, mi padre, mi hermano mayor….los chicos, los hombres, siempre, siempre, han sido mucho mejores que las chicas, vamos, que las mujeres…)
(Mírale, que pinta tan graciosa, tiene una cara de sufrimiento, que me dá hasta algo de pena, el pobre, me hace gracia, la cara tan colorada que se le puso, cuando tuvo enfrente de sus ojos, mis bragas, el pobre, no sabía dónde meterse, ni que decir, si es que al final, las chicas, somos las que manejamos a los chicos, somos más listas, basta con que levantemos un dedo, para que los chicos, nos sigan como corderitos, pues van a lo que van, lo sé de buena tinta, me lo ha dicho mi madre, mi abuela, mi hermana mayor…Seguro que se muere por darme un beso…el muy infeliz…bueno, a lo mejor, le invito a la piscina del chalet…..no sé)
-¡Hala!, ¡ya he terminado!, ¡ay la goma de borrar que se me ha caído!(¡no hombre, justo enfrente de ella, con las piernas abiertas, ¡que vergüenza!)
-¡Jolines Jose!, esta mañana, la canica, ahora, la goma….!pareces que lo haces a posta!
-No…, no….yo….la goma, la canica….
-¡mira, ya que tantas ganas tienes, mira!
(¡hostias!, se ha levantado toda la falda, ¡que vergüenza!)
¡ ¡ ¡ ¡BLAAAAMMM!!!
(¡la madre!) (los dos al unisono)
-¡Ejem!, ya veo, que el castigo, no ha dado sus frutos, veo que necesitan otras cien frases, ¿no es verdad?. Señorita Isabel García, Señor José González, les suspendo la asignatura de religión, para que, durante el periodo estival, reflexionen sobre la moral y los valores que se suponen que deben tener una señorita, y un muchacho de su edad.
Se aleja, por el pasillo, como una copia barata de Bátman, echa un basilisco.
-Niñato. (¿Qué me ha pasado?, tengo ganas de llorar de rabia, nunca había hecho algo semejante, a una niña de mi edad, se supone, que debe tener cierta moral y civismo)
-Niñata(¡jooooder!, la Isabelita, me ha enseñao las bragas, ¡veras cuando se lo cuente a los colegas!)
FIN

ALBERTINA GALIANO

Venus versus Marte

Chorreaba pintura su pincel al recoger en imagen una escena de sus vidas:

Es tarde para otros, no para su alma enamorada. Languidece en algún cajón de difícil acceso un reloj que se apolilla, quizá activo en otro tiempo.

Cualquier mañana es el inicio de una vida por componer, de lienzos y páginas en blanco.

No conoce el miedo, no teme caer; sus ganas son ascensos a las cimas más etéreas, en busca de secretos ocultos.

Hay trastos a su alrededor, sin orden ni concierto, que no estorban su trayectoria; se pueden esquivar incluso con los ojos cerrados cuando se avanza sin proyectos, sin compromisos y sin ataduras.

En la cama le espera alguien llamado “Hora de aventuras”, alma temerosa y precavida, calculadora y esquiva, con el seguro echado y los dientes apretados. Un ojo avizor que no descansa y teme cualquier entrada inesperada, pero con respuesta certera ante cada imprevisto que activa los resortes y mueve el mundo.

Se encuentran en un recodo de la casa. Se miran e intercambian fluidos y afectos.

No quieren ser una sin el otro. Ambos envidian lo que no tienen, y ven al observarse.
La confluencia planetaria.

-¿Me necesitas?-, pregunta “Hora de aventuras”, partiendo del principio de realidad que rige a los Marcianos.

A lo que la otra voz, con destellos de zafiro que reflejan paraísos lejanos, desde su refugio en Venus, tiernamente le responde: -¡Te deseo!.


GERARDO BOLAÑOS GÓMEZ

Y Dios dijo- no es bueno que el hombre este solo- y de una costilla de este, creo a la mujer y la llamo mujer por qué del hombre fue formada.

Las olas de pasión arrebatadas por un cualquiera que la conquistó, las caricias,los besos, las mordidas, los embates animales del deseo.
Los infames te quieros que agonizan, el llanto, la culpa, la desdicha.
Todo el mundo cabe en uno solo, cuando los labios se encuentran tan deprisa,
Cuando hallas calor en unos brazos, cuando ríes brevemente a carcajadas,
Cuando no sabes que decir después del orgasmo,
Cuando un abrazo sustituye a las palabras.
No dirás nada entonces, solo se amaran tranquilamente, las diferencias quedarán de lado y conocerán a Dios, eyaculando.

Cada cual tiene su modo, un universo infinito en cada diferencia, la sensual belleza de sus formas que los separan para unirlos en uno solo.


 

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

16 comentarios en “Los hombres son de Marte…”

  1. Vanera López 1\4 de panceta
    Luisa Vázquez 1\4 de morcillita
    Emiliano Heredia 1\2 de alitas de pollo.

    Espero que no os siente mal…será que estaré pensando en comer.
    Un saludo

  2. Vanera López 1\4 de panceta
    Luisa Vázquez 1\4 de morcillita
    Emiliano Heredia 1\2 de alitas de pollo.

    Espero que no os siente mal…será que estaré pensando en comer.
    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.