Personajes desquiciantes

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos escribir con el tema “personajes desquiciantes”. Estos son los relatos recibidos. ¡Vota por tu favorito en comentarios antes del jueves día 7 de marzo! (Solo un voto por persona. Este voto se puede dividir en dos medios o cuatro cuartos).

 

*Todos los relatos son originales (responsabilidad del autor/a) y no han pasado procesos de corrección. 

ALEXANDER WEISHAUPT

Hoy desperté de buen humor, así que me decidí a hablarles un poco de mí y contarles mi historia. Pueden usarla de ejemplo para sus tristes vidas o que los ayude a ser mejores, un poco más como yo.

Debo partir contando que mi vida ha estado plagada de éxitos, por lo que el triunfo y la popularidad me son comunes y no me producen satisfacción excesiva. De pequeño tenia las mejores calificaciones, por lo que era el favorito de mis profesores y de mis padres. Estuve en academias deportivas, musicales y fui parte de las ONGs más importantes de mi ciudad, siempre destacándome por sobre el resto; no podía evitarlo, siempre tuve más capacidades.

En mi adolescencia dejé las actividades extracurriculares de lado y empecé a salir y conocer gente. Me convertí en un tipo muy popular. Las fiestas a las que iba siempre fueron las mejores y todos querían salir conmigo. Me imagino que debido a mi gran simpatía y espontaneidad. Siempre tenía la mejor respuesta y podía hablar con todos. Mi voz era fuerte e imponente y tenía un sentido del humor velocísimo. Cualquier error, fallo o confusión de alguna de las personas a mí alrededor lo convertía en una burla descarnada que hacía reír a todos. Nunca me importó realmente lo que sintiera la persona afectada, pero quedaba equilibrado por el buen rato que les producía a los demás.

Con las mujeres siempre he tenido suerte, o mejor dicho, éxito. Siempre fui un hombre de noviazgos. No había momento en que no tuviera una novia estable, hasta que claro, aparecía otra más hermosa. Cambiaba muy rápido de afectos entre una y otra ya que así me aseguraba de que en todo momento hubiese por lo bajo dos personas enamoradas de mí, o al menos sufriendo por mí cariño. No sé si las quería realmente, pero les hacía creer que sí, la verdad era muy fácil; solo tenía que hablarles de cierta forma para que se sintieran especiales, y decirles que eran las únicas y las mejores. Requería tan poco esfuerzo que podía hacerlo hasta con tres al mismo tiempo. Claro que si me descubrían negaba todo, prefería dejarla como loca y mentirosa que perder mi situación dominante. Una vez una me dijo que había quedado embarazada de mí, ella tenía 17 y yo 21. No podía lidiar con las consecuencias de tener un hijo a esa edad, así que lo dudé siempre. Le dije que era imposible que fuera mío, que era una promiscua y que ese niño podía ser de cualquier otro, que yo sabía que se andaba revolcando con cualquiera que la mirara de más, y claro que hice saber de esto a todo a quien pudiera. Ella era más introvertida y no tenía tanto alcance en la gente como yo, y aunque ella dijese la verdad, al final todos me creyeron a mí. Obviamente eliminé todo mi contacto con ella para que no pudiera encontrarme. Fue una época maravillosa para mí.

Logré titularme como administrador de empresas y encontré trabajo de inmediato en una cadena internacional de materiales de construcción, como supervisor de personal. Apenas llegué despedí a unos diez trabajadores muy viejos que no rendían lo que necesitaba y que además no me obedecían rápidamente. Con mis conocimientos logré encontrar fallas en su actuar para poder despedirlos sin pagar indemnización y en su reemplazo contratar a ciudadanos extranjeros. Ellos hacían el doble de trabajo, por lo que solo necesitaba a la mitad, y además les pagaba un tercio que a los antiguos, La verdad ellos me molestaban, su acento y sus costumbres me resultaban nefastas, así que no entablaba relación con ellos, simplemente los ignoraba y cuando me daba cuenta que algunos no entendían mi idioma, me burlaba de ellos. Con mi gran capacidad de gestión y ahorro tardé muy poco en ascender en la empresa. En 10 años me convertí en gerente regional de recursos humanos y aunque me gané varios enemigos en el camino, básicamente por envidia de mi éxito comparado con sus mediocres y conformistas vidas, tenía la aprobación de mis superiores. Siempre fui muy servicial con ellos y cumplía todos sus requerimientos. Me compre una casa y un auto deportivo, trajes de marca y zapatos exclusivos. Ya no tenía tiempo para tener una novia así que iba de bar en bar seduciendo a mujeres susceptibles, era fácil identificar actitudes vulnerables y a veces algunas estaban tan borrachas que solo tenía que tomarlas y llevarlas para mi casa. Muchas de ellas se notaban arrepentidas cuando despertaban pero fingía no notarlo para no lidiar con esa conversación. En ese lugar vi a una chica que me robó el corazón y decidí que debía ser mía. Trabajaba en uno de estos bares así que empecé a frecuentarlo más. Aunque ella era simpática y siempre me atendía bien, nunca aceptó mis insinuaciones de algo más, algo debía de estar mal con ella al no querer tener algo conmigo, no estaba a la altura de rechazarme. Conversando de esto con un amigo me recomendó una pequeña ayuda –“Échale una pisca de esto en el vaso y será tuya por toda la noche”-. Así que volví con mi nueva estrategia y lo intenté. Después de una fracción de hora vi que estaba más confundida de lo normal, así que me ofrecí a ayudarla y la llevé a mi auto y de ahí a mi casa. Fue una noche espectacular, y se notaba que en el fondo yo le gustaba porque después de un momento de incomodidad parecía que lo disfrutaba tanto como yo.

Lo que pasó a las semanas siguientes fue un verdadero escándalo ocasionado por personas falsas y envidiosas que no soportan ver a alguien como yo triunfar en la vida. Repartiendo mentiras y calumnias infundadas cuando yo, YO he sido siempre una persona intachable, con mis principios y valores claros y más consecuente que cualquiera de ellos. Resulta que esta última mujer que se hace llamar “Feminista” o feminazi le diría yo empieza a decir que yo la drogué y la violé, cuando claramente ella también quiso que pasara, si hasta les puedo asegurar que ella vio cuando yo echaba ese polvo en su vaso y no me dijo nada, y resulta que la cínica esa se sintió violada. Seguro que se anda regalando y como descubrieron su descaro me quiere culpar a mí.

De pronto todas mis redes se llenaron de insultos de pobres diablos sin vida, y aparecieron más relatos, cada uno más falso que el anterior. Que yo buscaba chicas borrachas y las llevaba a mi casa, que obligue a una a tener relaciones cuando no quería. Luego salieron las despechadas del pasado, que era un novio violento y mentiroso, que inventaba calumnias sobre ellas. Incluso tres aprovechadoras de mi buena situación económica me demandaron por paternidad, ¡de algo que pasó hace ya cuantos años! Como si fuera poco llegaron relatos de ex trabajadores, de que era un jefe abusivo, que efectuaba despidos injustificados para acortar el personal, que mentía y saboteaba a otros compañeros para quitarles sus puestos de trabajo y un sinfín de falacias y barbaridades proliferadas por tristes almas que nunca podrán aspirar a tener una pasar como el mío.

Así que escribo esto a modo de ejemplo, para que quienes quieran acercarse a mis logros repliquen mis actitudes y se sobrepongan a quienes los quieran ver caer. El éxito corresponde al esfuerzo y astucia que se tenga para sortear los episodios que te entrega la vida. Por eso con mucha dignidad y sin arrepentirme de nada estoy en este juzgado, esperando mi defensa y escuchando a quienes quieren verme mal, exponer sus invenciones para sentirse mejor y obviamente sacar una tajada en billetes. De 5 a 10 años de presidio simple por violaciones y abusos reiterados; de 3 a 5 años por abusos laborales y acoso. Nada me hará caer porque ninguno de ellos y probablemente ninguno de ustedes pueda compararse a mi superioridad. Recuerden que ni en todo lo que les resta de vida lograrán equipararse a mi éxito, solo les queda intentar alcanzarme.


OSCAR MARCELO LÓPEZ GARCÍA

exasperante…muchos significados y sentidos para 7 miseras letras…..una sola palabra !!!
te he soñado toda una vida, donde estaras …existiras o solo una ilusion mia seras..
el diario vivir , la rutina desctructora de ambientes y relaciones…plasticas al fin si siquiera sabor al terminar,
ni un dejo amargo en mis labios quedo , el mentir constante sosobra mi gentil corazon, de encontrar la razon de vivir asi…desdoblando mi ser .
Denota hastio en mi sien, la falta de sentires … donde buscarte , en cada mirada , cada rostro se asemeja a un soñe.
exaspera mi corazon …puedo llegar a creer que solo una vaga ilusion seas en mi,necesito contenerme, necesito verte, sentir el trinar de tus cabellos en mi piel, tus aromas transportandome hacia tus rincones mas deseosos y deseados ,tan real te pienso , tan real te siento ,seras …en mi solo un sueño tierno y dulce seras …tan contundente ese rayo de sol , posandose en tu hombro deslisandose por tu espalda ,dejando testigo en mis pupilas heridas , sangrantes de amor… vivida ilusion real ,intensa , unica..
debi no pensar en ti…pues hoy cada segundo deseando conocerte …el destierro de la pasion asola mi sentir…..ingresa a mi vida ,plasma de arco iris mi alma… sentirte desde mis letras hasta el suave toque de tus manos , bivrando mi cuerpo y alma cual hoja al viento, cual golondrinas llevando mi pasion recorrer pliegues inusitados que ni tu sabrias su existir….seras en mi algun dia …
cansado de verte en otros ojos , cansado de ilusionarme en momentos que fueron irreales efimeros , destino tu eres el responsable …..exasperas mi vivir , diluyes mi tiempo.
momento de pensares, dificil de creer de tu presencia ,es amarga hiel el no existir …tan dificil es un alma gemela encontrar..alguien con quien poder bañarse en letras de amor, profundas cascadas hirientes de miel seran …alguna vez …. cuanto tiempo estaras en mi , vivida flor otoñal…
deseos incontenibles de esa mujer con todas las letras …es que no existes ?
pensante…eterna compañera , capaz de envolverme en tu piel, dejando el rocio quemarse en mis ilusiones mas certeras ….
llegando al punto de verte a traves de tus pupilas y descubrir los mares de comprension mutua…oceanos de paz infinito …marejadas de caricias enterneciendo labios temblorosos pronunciando ese nombre …que llena mi vacio …mi vivir …hasta cuando ?
exasperante ..para mi corazon ,vivir anhelante …de ti…tu ..eres tu si , yo se que estas …yo se que existes…con tu capacidad de mujer….esperada… anhelante ilusion.
si la ves …destino susurrale al pasar…que sigo en su espera…exasperante para mi corazon…dile…por favor……
mi personaje exasperante .. el cual continuo esperando…quiza , con suerte en algun sol por venir..saciara mi apetito con denodado amor y comprension …en un tiempo eterno y edad perfecta contando estrellas al pasar …yo las bajare para ofrecerselas en su regazo y al pie de mis letras se convertira en toda una realidad , garabateando con la realidad le dare un almuerzo de sentires y cenaremos ilusiones verosimiles junto a unas copas rebosantes de satisfaccion …estaras , estare ,completos al fin ..realizados de felicidad en compania mutua de ese amor ilusionado pero seguro, solido, efimero y real ….mi exasperacion terminara ..al final …


LOLA CREMADES

Escribir, para que??que quieres hacer??
Tu vida no es perder el tiempo ahí, es estar cosiendo,haciendo la comida para los niños..
Que vas a poner?
como soy??
mis defectos,?
para que te vale?
quien lo va a ver?
si no lo leerá nunca nadie, estamos en el año1978, no creas, que vas a contarlo con las cuatro amigas,que vienen a casa, se ríen de ti..
No se ríen de mí, lo hacen conmigo. .eres exasperante, pero te aguarda una sorpresa..
Mi amiga llevó mi novela y la aceptaron,entro en imprenta..y es un éxito…
Ya no me dirás nunca nada de lo que tengo que hacer..!!
bueno si..que mi vida.. ahora es libre.
Que quiero volar con mis letras,por las montañas ,pueblos ,gente vivir la libertad..ver de dónde nace el agua..sus manantiales,ver caer la lluvia..ver el fuego tras la chimenea…y sentir la libertad,sin que me exasperes..volar, allá donde el viento me lleve,no volver a estar escondida..y solo complacerte a ti…
Volar hacia el amor, y la vida ,esa que me arrebataste,esa que me consumió,en la enfermedad y la tristeza..
No quiero recordar..está cárcel, quiero VIVIR!!!


SERVANDO CLEMENS

El prepotente

Mi jefe me cita en el comedor de la empresa. A simple vista se ve que está enojado. Su cara está rojísima No entiendo su actitud de tirano. Empieza a regañarme por situaciones sin sentido. Yo soy un buen muchacho. Bebo un sorbo de jugo de naranja. Escupe que soy incompetente y el peor de sus subordinados. Pruebo un trozo de carne. Me exige a gritos que deje de comer. Trato de concentrarme en otra cosa para no perder el control. Miro el arroz blanco. Suelo ser un hombre pacífico. Me insulta. Levanto el tenedor y examino sus cuatro picos plateados y puntiagudos. Amenaza con despedirme. Sigo analizando el tenedor para concentrarme sólo en ese utensilio. Pico un chicharo y me lo llevo a la boca. Está delicioso. Me sujeta de la manga del uniforme. Me pide que le preste atención. Me levanto de la silla. Él ordena de mala manera que me vuelva a sentar. Le encajo en tenedor en el ojo izquierdo. Llora como un bebé. Un chisguete de sangre mancha mi camisa blanca. Vuelve a berrear ante la mirada incrédula de los presentes. Respiro profundo. No creo lo que estoy por hacer, porque soy un cobarde. No me animo a decirlo por miedo, pero lo hago con decisión:

«Busque a otro asistente… Yo renuncio».


EMILIANO HEREDIA JURADO

LA ARAÑA SAMARITANA

“Araña samaritana: dícese de un tipo de araña originaria de la región del Amazonas, que se caracteriza por ofrecer algún tipo de simbiosis con seres vivos, para sacar el mayor provecho de éstos, y desecharlos, cuando no les son de utilidad. Esta araña, de diminuto tamaño, de color negro, con pelo abundante por todo el cuerpo y patas, se alimenta de pequeños invertebrados e insectos, a los que sorprende desprotegidos, en la oscuridad de su guarida.”
Ésta descripción, que iba acompañada de la foto de la araña en cuestión, parapetada en la obscuridad de una pequeña oquedad donde tiene su guarida, esperando paciente a su víctima, me hizo recordar, un tiempo ya lejano.
Un tiempo en el que, recién emancipado de la casa de mis padres, me fui a una comunidad de vecinos, antigua ella y antiguo el edificio. Un tanto peculiar…y con un personaje particular, causante de varios quebrantos en mi ánimo y mi humor.
Pues era, ya digo, una comunidad con solera, de un vetusto edificio de cuatro plantas, con cuatro vecinos por planta. De ladrillo rojo, y ventanas enmarcadas por piedra caliza si antes blanca, ahora color grisácea, festoneadas en la parte superior por algo que en su día, asemejaba a un angelote flanqueado a los lados, por dos hojas de acanto.
Al entrar al portal, una amalgama de olores me recibió con los brazos abiertos.
Olor a humedad que rezumaban de las paredes, a suelo recién fregado, a la madera ajada de los escalones de la escalera, a cocido, a geranios….; de sensaciones, una luz trémula que unas cristaleras vomitaban al recibidor, una luz tímida que proyectaba la esfera de cristal blanco gastado que colgaba de lo alto de un elevado techo.
Quien sí me recibió con los brazos abiertos, fue la portera que, una vez hecho el previo análisis visual, y habiéndome dado su aprobación, me hizo una salutación tan digna como si el mismísimo rey de España se hubiera dignado a ir esa morada.
Una mujer de avanzada edad, contrahecha, con el pelo de teñido barato, recogido en un rodete sujetado por dos alfileres de símil a carey, canija, con una sonrisa mas falsa que una moneda de chocolate, un vestido negro estampado todo él, con mini lunarcitos, como si toda la caspa que su pelo grasiento desprendía, como hojas de otoño, se le hubiera pegado. Regordeta, con el culo de silla, de tanto estar sentada, viendo la telenovela de la tele…y de la vida que pasaba a diario delante de sus narices.
-¡Hoooola!-ese hola, me lo estoy imaginando, como un bocadillo de comic, rodeado de flores y angelitos- sea usted bienvenido, mi nombre es María Jesús, y soy la portera de la finca. ¿Es usted el huésped nuevo?, bienvenido, en nombre de toda la comunidad, aquí tiene la llave de su apartamento, el tercero letra A…
-Disculpe…-la interrumpo- pero…¿Cómo es que usted tiene la llave de mi apartamento?, la tengo yó, en mi bolsillo, me la ha dado ésta mañana, el agente inmobiliario, una vez, ante notario, entregado el correspondiente cheque por el importe del piso. No veo correcto que usted, sin conocerla de nada, y disculpe, no quiero ser grosero, deba de tener una copia de la llave de mi piso. Bueno, en cuanto me instale, cambio la cerradura y listo, espero que no la incomode, ¿verdad?.
-¿Coooomo?, no no, de eso ni hablar, yó debo de tener todas las copias de las llaves de todos los pisos, por si pasara algo, ¿entiende?, por si se vá de vacaciones, y tengo que regar las plantas, o, por un módico precio, le limpio el piso…
-Disculpe- la vuelvo a interrumpir- plantas, no tengo, y por unos días que la casa esté sin limpiar, además, no me gustan las plantas, y sí, -no la dejo hablar-, tampoco me gustan los animales, si es eso en lo que estaba pensando. Ahora, si no la importa, estoy muy cansado, necesito darme una ducha, y relajarme un rato, mientras espero a que el camión de la mudanza llegue esta tarde, así, que muchas gracias, pero nó, déjeme pasar, por favor-consigo derribar la barricada que había logrado formar, con su brazo derecho apoyado en el pasamanos de la escalera, el izquierdo, en jarras sobre la cintura, y la pierna derecha doblada apoyando la punta del pie, sobre el pie izquierdo.
La dejo con cara de disgusto, y circunstancias. Observo, en la puerta de la entrada, un perrillo faldero, camuflado al lado del cepillo de barrer. No había advertido de su presencia, pues ambos, en apariencia, son iguales.
Abro la puerta de mi recién estrenada casa. Huele a cerrado, como es normal, asunto que resuelvo, abriendo las ventanas.
Por lo menos, aunque antiguo, conservo el antiguo mobiliario del antiguo dueño. Durmiendo bajo enormes sábanas blancas.
Toc, toc, toc. Un suave toque de nudillos en la puerta, me hace volver la vista hacia ésta.
Extrañado, abro la puerta. Una mujer delgadita como suspiro, con amplia y blanca sonrisa, me saluda:
-Hola, ¿Qué tal?, me llamo Marisa-me dice, con las manos entrecruzadas- bienvenido a esta comunidad- soy tu vecina del piso de abajo, y vengo a decirte que cualquier cosa que necesites, estoy a tu disposición.
-¡Ah!, muchas gracias-le doy un beso en cada mejilla- me llamo Carlos, por fin una cara amable, y una bienvenida como Dios manda, porque lo que es la portera…!fiu!, menudo recibimiento…
-Bueno, me tengo que ir, cualquier cosa, ya sabes..
-¡espera!, -interrumpo su marcha- me gustaría conocer al presidente
-¿el presidente?, no, aquí no tenemos de eso, se encarga la portera de todo, de cobrar los recibos mensuales, que son unos sesenta euros, para pagar el agua, la luz, los gastos de la comunidad…
-¡¿Qué no hay presidente?, ¿y el libro de juntas?, y el libro de cuentas?.-le pregunto ojiplático-
-Bueno, no te preocupes, María Jesús, es buena persona, solo déjala tiempo, te sorprenderá…bueno, adiós, he de irme.
¡Quién iba a decirme a mí!, ¡que ese fue el comienzo de todas las desdichas!, que a continuación fueron cayendo una a una, sobre mi cabeza, como un castillo de naipes.
Esa misma tarde, vino una furgoneta con mis escasas pertenencias, de la época en la que vivía con mis padres, y nada más. María Jesús, la portera, apoyada en la escoba, como la bruja del este, en la obra del mago de Oz, y con el perro de Dorothy al lado, no perdía comba. Un comité de bienvenida, la escoltaba. Marisa, a la que ya conocía, y el resto de vecinos.
-Carlos, ven aquí pa cá-me dijo en tono y actitud de sargento- voy a presentarle al resto de vecinos.
-¡Ah vale, bien!-exclamo- dirigiéndome a todos los presentes-
-Del primero A, Eduardo –un hombre apocado, con su mujer, Carlota, formando los dós, el típico matrimonio de muchísimos años, con mujer mandona-, Sergio, primero B-un guardia civil viudo, cincuentón, fuerte, esperando más la jubilación que otra cosa-, Arturo, y Andrea, primero C, casi recién llegados, y recién casados, esperan un bebé-me dice con rintintin, remarcando esta ultima parte de la frase-.Pura, primero D mi mejor amiga, la vecina más antigua, después de mí-ya me imaginaba, que los vampiros, son inmortales-, Segundo A, Marisa, que ya la conoces-sonrisa de complicidad con esta -Angelines y Marco, Segundo B y segundo C,se compraron el piso de al lado, una vez falleció Don Anselmo, que en paz descanse-jolín, parecen de cera, estos dos, no se inmutan-, Gregorio, Laura y sus dos hijos, Paloma, Y Daniel- la típica pareja harta de todo, menuda sonrisa mas falsa- para acabar el segundo. Tercero A, tú-me dice, con desdén-, el tercero B, vacío, tus vecinos de enfrente, tercero C, Isidro e Isolina –una encantadora pareja de ancianos, muy sonrientes-, y tercero D, la pilingui del bloque, Sonia-dice con desprecio-
-¡eh!, sin faltar, que soy camarera de noche, no puta, vieja bruja-replica Sonia, una joven morena de veinte y tantos-
-Bueno, como tu digas-responde con desprecio María Jesús-, seguimos, Cuarto A, vacío, Cuarto B, Antonio, un joven prometedor que estudia para oposiciones de notario, ahora, estará durmiendo-, cuarto C, Ángela, con su “pareja” Ana-dice con gesto discriminatorio-
-Cada una hace con su vida lo que le da la gana-Dice muy enfadada Ana, una mujer que, a simple vista, es la juega el rol de hombre en la pareja-
– y cuarto D, también vacío –finaliza, María Jesús, en tono triunfal, con un eco de aplausos de casi todos los asistentes a la improvisada reunión de vecinos , alabándola y dorándole la píldora-.
-Bueno, ya que estamos casi todos reunidos, podríamos plantearnos formar una junta de vecinos, votar para un presidente-les digo-, no es legal tener una comunidad de vecinos, sin presidente, libro de actas, libro de cuentas…
-¡!!!Cooooomo!!!1-La cara de María Jesús, es todo un poema- mira, niñato, no te conviene meterte conmigo, aquí, la que manda soy yó, y espero que lo vayas entendiendo ra-pi-di-to, ¿capichi?- se encara conmigo, en tono amenazador-
Los demás, salvo Sonia, Ángela y Ana, van a abrazarla, ya que se ha puesto a llorar, despatarrada, en la silla de la portería-
Las semanas siguientes, fueron una guerra de trincheras, entre ella, ofreciéndome todo tipo de atenciones, en forma de tarta reconciliadora-de bienvenida, subirme el pan, ofrecerme los servicios de un pintor….-
Pero nó. no cejé en mi empeño, por poner fin a su tiranía porteril. Aunque ella tenía aliados, encabezados por su amiguísima Pura, y Marisa, una víbora que engañaba a su marido con Arturo, el pusilánime recién casado, y el resto de los vecinos, tenía apoyo de Sonia, Ángela y Ana.
Cambié la cerradura, e hice que mis tres amigas, hicieran lo mismo, nuestra vida, era nuestra vida. Poco a poco, su cara de falsa bondad, se fué deshaciendo bajo la lluvia de la cruda verdad: María Jesús, era hipócrita que te ponía una cara bonita por delante, y una por detrás, tenía otra, como el padre de Mozart en la película Amadeus.
La pillé en varios renuncios, la denuncié al ayuntamiento, y conseguí hacerme presidente.
Y allí estaba, como la araña samaritana. Canija, oteando el horizonte del rellano del portal, con su brazo en jarra, apoyado en la cadera, y la punta del pie derecho sobre el pie izquierdo.
Poco a poco, los vecinos fueron despertando del letargo en el que se encontraban, y la araña, se fue quedando sin alimento. Se fue Pura, de una gripe mal curada, y Marisa – con la que tuve mis mas y mis menos, no aguanto a los mensajeros-, se fue con un saco de ira a cuestas vete a saber dónde.
Y por fin, María Jesús, sin avisar, al quedarse sin alimento, encanijó tanto, que se convirtió en un pulgón, quieto, invernante, en el fondo de su portería.


ROSA MARÍA JIMÉNEZ MARZAL

Me exasperan

Abrázame…. No quiero perderme en esta mañana de desaliento… Lo sé, no te gusta verme así y no, no lloraré…. Pero comprendeme, es una extraña sensación…. Amanece y nadie me espera, nadie me necesita, a nadie importo .
Abrázame…. Sin descalabrar ni deslumbrarme en las tinieblas… Sólo necesito sentirme cobijada, acompañada y saber que tú aceptas que sea intensa, pasional y behemente, sólo así seré capaz de olvidar los: cállate, vete o aparta.
Pretendo ser y estar, ofrecer y recibir, más, mi exuberante cuidado los ahuyenta y me topo siempre con el desinterés del acomodado.
Abrázame, no quiero amanecer sola.
Sé que me entiendes, que comprendes el abismo desabrido, que conoces mis intentos por dar el salto…pero no llego a nadie.
Abrázame, no te demores, apresurate…. Dulcifica, con suavidad, mis temores, delimita mi súplica.
Nadie me espera, ni piensa en mi…nadie y preciso amodorrarme para olvidar el escándalo del envidioso.
Abrázame para que deje de pensar…. Quiero ejercitar el desprendimiento de todos aquellos, ataviados de buenas intenciones, que han logrado indisponer mi paciencia, lacerar mi alma.
Abrázame…… No, no lloraré, sólo quiero amanecer en ti.


YURIMIA BOSCAN

La profesora

Era de una cultura impresionante. Estudiosa, obsesiva e irreductiblemente compulsiva. Tales atributos la habían hecho parte del canon intelectual de su país. Resolvió títulos, carro, casa, hijos, relaciones, cargos, viajes, contactos, becas, doctorados, gatos, publicaciones y una figura aceptable gracias a un by pass y a las sempiternas dietas hechas a punta de reprimirse cualquier cosa que le resultara un placer culposo.
Su talón de Aquiles fueron las relaciones de pareja. Nunca pudo con ellas. Tanto le pesaban que la mitad de sus clases eran divagaciones interminables sobre el espécimen de turno que compartía su vida, hombres que, por lo que ella misma decía, nunca estaban a su altura: maníacos sexuales, jovencitos adictos a la coca, galanes infieles, viejos depresivos o vampiros chupachequeras.
Así fue como, entre adjetivos que siempre terminaban sorprendiendo nuestra condición de discípulos, supimos que nuestra querida profesora se había casado seis veces.
La retahíla sobre sus infortunios comenzaba en el salón de clases en medio de nuestros bostezos, y terminaba en el psicoanalista. Una vez tendida en el sillón de la consulta, se quitaba el blazer y se inmolaba a Lacan.
Sólo allí dejaba salir lo que verdaderamente era: el simulacro cansado de mujer sola atrapada en una inmejorable representación.


MARÍA DAVID

Un zorro desquiciado

En un campo de amapolas y flores salvajes,
En un juego mareado de alas endebles,
Entre hilos verdes que irrumpen invasores,
Unas manchas de negro distintas
Se mezclan con el amarillo de las flores
Y,entre todo eso, algo diferente sobresale:
Un corazón negro sobre esta blancura gatuna,
Que con sus bigotes olfatea la laguna;
Maúlla con razón al ver su presa escondida
En un hueco oscuro de un olmo erguido-
Un ratón temblando, asustado,
Y,desde lejos, un zorro agitado
Que contempla la escena, indiferente actuando.
«-¡Sal, criatura! ¡Tú hora ha llegado!»
-le dice el gato al ratón, agobiado.
Ninguna respuesta recibe el gato enfadado.
El zorro se acerca al gato distraído:
«-Un ratón de este tamaño es solo una burla
Para un gato tan majestuoso, que divinamente maúlla
Y que toda la fauna piadosamente alaba.»
-le dice el zorro al gato con una mirada vándala.
«-¡Piérdete por el bosque, zorro malintencionado!
No soy yo el que caerá en tu trampa, ¡desquiciado!»
El zorro no tira la toalla, él sigue su plan con fervor;
Un brillo dudoso en sus ojos de una profunda negrura
Debilitan al valiente gato; noble criatura,
Delicado por su naturaleza, su infinita ternura.
El zorro ataca al gato con locura,
Su soberbia había exasperado al zorro,
Saboreando, ahora, su fresca carne, enfurecido,
Bajo la triste mirada de un conejo atemorizado.


DEBATAY CHANCLA

EL LADRÓN DE FELICIDAD
Pier nos ha vuelto a gritar, nos trata como basura. Una sola palabra no lo puede definir es psicópata, narcisista, un estúpido en serie.
¿Pero quién se creerá que es? Es como el matón de la clase. Todos los días cuando pasa junto a mi mesa las misma miraditas. Me da asco, sobre todo cuando después del desayuno se pone masticar chicle moviendo su mandíbula para arriba y para abajo como un caballo. No lo soporto. Habla sin escuchar y siempre cree que lo sabe todo y tiene razón porque es el “jefe”. A veces resulta un hombre algo cómico e incluso ridículo
El trabajo ha empezado siendo llevadero, Marta ha atraído unos pasteles para celebrar su cumpleaños, se la veía tan feliz. A media mañana el pequeño Richi la ha plantado un par de besos de esos sonoros, todos los que estábamos cerca nos hemos echado a reír, excepto Pier, claro. Richi ha empezado a cantar el cumpleaños feliz con la boca llena de merengue, apenas se le entendía, todos reíamos e íbamos a seguirle con la canción sin darnos cuenta del rictus severo de Pier, ha interrumpido gritando como un energúmeno –Basta, esto no es el patio de un colegio- Todos en ese momento hemos enmudecido. Me han entrado ganas de estrangularle cuando he visto los ojos de Marta como se le llenaban de agua y, sobretodo el pobre Richi, allí, inmóvil, enmudecido y llorando en silencio. Enseguida todos efecto Pier hemos ido a consolarlo. A pesar de todo se ha mantenido en el trabajo el resto de la mañana. Cabizbajo y mudo, no le he vuelto a ver sonreír. Después de comer no ha vuelto a la oficina. Marta lo ha llamado a su teléfono pero no ha contestado.
Pier ha terminado el día sin ni tan siquiera felicitar a Marta, tan solo se acercado a última hora a su mesa para coger uno de los pastelitos de crema que había llevado. Ambas nos hemos mirado de reojo en ese momento. Creo que teníamos las mismas ganas de estrangularle.
El día ha acabado sin un oír ninguna otra risa en la oficina, Hemos echado de menos la alegría de Richi. El ambiente en el departamento esta enrarecido, viciado diría yo. El trabajo ha salido a tiempo y hora para la presentación en el departamento financiero
Pier debería llamar a la asociación de Richi para preguntar cómo se encuentra aunque dudo que le importe.
Anoche apenas pude dormir pensando en lo sucedido en el día de ayer. Pier no me cabe duda que es un “ladrón de felicidad”.


ALBERTINA GALIANO

Cuando Victoria ojeó el tema de la semana no pudo por menos que sonreírse.
A pesar de su corta edad, tenía todo un catálogo de frases desquiciantes, sobre todo de los últimos meses.
Frases vacías, perfectas para rellenar silencios incómodos y tapar angustias…
Las había que hablaban de victoria, haciendo “chispa” con su nombre.
Las que la aclamaban como campeona; esas la exasperaban hasta el extremo: campeón es el que gana un premio, no una cagada de enfermedad.
Entraban por cualquier resquicio, como hormigas invadiendo cocinas…
En el móvil; escuchadas tras la puerta antes de entrar; algunas directamente en vena.
Ojo con los sanitarios: esos eran terribles, y soltaban lindezas del tipo “la actitud es el cincuenta por ciento…”
Y lo de la foto, la que eligieron para la estúpida cajita… ¿es que nadie la había oído decir cientos de veces que detestaba esa dichosa foto, que le hacía una frente inmensa?
Sin embargo, desde la distancia que su nueva dimensión le permitía, lo más desquiciante fue descubrir que su maravilloso vestido rojo, el de la graduación, finalmente se lo acabó quedando su prima Carolina, que, con diferencia, era la persona que más la sacaba de quicio por su insulsez.
La reina de Instagram; la que se reía por todo y de todo; aquella que se fue alejando cada vez más desde el momento en que entre ambas comenzó a instalarse la desmaquillada, imprevista y perecedera realidad.


KAREN ROSADO

LO PODRIDO NO ES EL AMOR
(Personajes desquiciantes)

*¿Te imaginas lo bello que sería el amor si no estuviera infestado de humanos ?*

¡Hola! me presento cómo el peor personaje desquiciante, perfecto para el relato de esta semana,que más quisiera yo que esto fuera ficción pero … desafortunadamente no es así.

Me puse a reflexionar al respecto de mi vida, las pérdidas amorosas que han tenido conmigo y porsupuesto las victorias que obtuve a costa de su dolor.

Soy una mujer que va por la vida quejándose de una forma visceral de no haber conocido aún el verdadero amor ,
que aprovecha incluso la primera cita para hablar con respecto a que el amor no existe y me encargo de que el mensaje sea lo suficientemente directo mientras hago ademanes más enfáticos con la mano que sostiene mi cigarrillo barato,lo único que espero de esa nueva cita es un par de martinis y la declinación ante el amor de mi prospecto.

Cuando era muy joven busque el significado del amor en el lugar incorrecto pues encontré el sueño dominado por deseo y pasión unicamente eso ;Cuando al fin sucedió no lo pude ver …me cegue pues ahora yo era quien buscaba lo habitual:¡Un poco de sexo desenfrenado no nos vendría mal! dejando los sentimientos de mi amado en un trozo de látex cada noche,cada amanecer,durante el ocaso o crepúsculo…que más da !.

Encontré la redención… ¡Error! en la persona equivocada, que no hizo más que una grulla de origami con cada trozo de mi ya podrido corazón,¡bah! En que momento creí que la carne en putrefacción aún se puede preservar.

Con el cerebro carcomido por falta de amor dime tú …¿Como es que tendría que reaccionar?,no podria y menos ahora saber distinguir el amor del sexo,nisiquiera la pasión.

Mientras tanto …otro martini por favor .


TALI ROSU

Algún Día

Tan solo mirarte a los ojos me produce esa sensación exasperante que es tan difícil de controlar. Tengo ganas de cogerte por el cuello y enterrar un cuchillo en tu vientre, sentirlo deslizarse hacia tu interior mientras desgarra tus músculos y se te escapa la sangre junto a tu último aliento. ¿Sangre? ¿¡Qué digo sangre!?, si es precisamente eso lo que te falta.

Me pone nerviosa esa ausencia de entusiasmo por la vida, verte paralizada ante cualquier situación porque todo te supera, saber que eres capaz de cualquier cosa pero incapaz de darte cuenta.

Cuando no puedes responder a un insulto, tengo ganas de matarte a puñetazos. Cuando no sabes enfrentarte a los retos, quiero darte un empujón aunque te revientes los dientes contra el suelo.

¡Tengo tantas ganas de acabar contigo! Pero no puedo hacer nada al respecto. La última vez que lo intenté solo conseguí terminar con la mano ensangrentada, llena de vidrios enterrados en los nudillos y un reflejo distorsionado dentro de un espejo roto.

¡Algún día saldrás de ahí, hija de puta!


LUISA ROJAS

Como he de empezar a relatar vivencias no muy agradables.

No he de hablar de ti, hablare de todos ustedes. de lo que provocan en mi que no es tan dulce que digamos. Odio esa forma en como jusgan mi personalidad, en como solo se enfocan en el físico. en como es mas importante salir a fiestas , tomar trago, y tener un hombre o mujer diferente cada dia, que lastima me dan que comunes son. Me estresa y fastidia tanta falsedad en sus bocas, como pueden tener esa facilidad de hacer como si nada pasara, mientras este mundo se vuelve una porquería cada dia. Que facil hacernos los de la vista gorda, cuando segun el problema no es de nosotros. joder puta vida de quien es el problema entonces, acaso no ven que todos vivimos en un mismo mundo. que acaso no tenemos humanidad. Como colman mi paciencia, que poca madre tienen, como si los estereotipos, el dinero, lo físico y material. Los fuera a salvar de esta vida miresable que llevan, a fin de cuentas todos moriremos. Pero afortunadamente no iremos al mismo lugar, para no tener que aguantarlos en esta vida y la otra.


SAMARA JAPÓN SALVAT

Que bello es el camino a casa tras un duro día de trabajo, los chiquillos en la plazuela con las abuelas al fresquito de la noche se remojan con una manguera, el olor a jazmín inunda mi calle, las familias beben y comen alegremente en el bar de la esquina, se puede ver su felicidad y paz, son gente sencilla y con la cartera justa pero,sin duda, enormemente ricos, fue un gran acierto aceptar el trabajo y mudarme a este pueblecito , todo es perfecto… bueno casi todo, ¡ya estamos con el vecino regaetonero!!, llegando a mi puerta ya puedo escuchar el “tum tum” y el “dame mami” y el “toma papi “( si Freud levantara la cabeza con tanto papi y mami), y como no, el olor a fumeteo que sale de su ventana, que el muchacho no se cuando trabaja porque tiene fiesta con los colegas día si y día también, y yo que pensé que podría leer en mi balcón con esa temperatura ideal, ese olor tan agradable y de fondo oyendo a los chiquillos jugar y en vez de eso entro en casa y retumban las paredes y mis oídos van a explotar , y hoy es de esos días en que necesito paz, es que ya no lo aguanto un día así que me decido a a llamar a su puerta sin más ;
-Hola soy tu vecina de al lado- le aclaré en cuanto abrió la puerta, era un chico no muy alto y delgaducho con aspecto desaliñado y que fumaba sin parar.
– Si ,ya lo sé- respondió de forma muy cortante y echando el humo a la cara- ¿que quieres?.
-Pues verás no sé si te has dado cuenta de que vivimos pared con pared y las paredes son muy finas, te agradecería mucho si pudieras bajar la música un poco, porque mi casa retumba y se escucha como si estuviera dentro.
– Pues hasta las 12 puedo hacer ruido y esta es mi casa y estoy en una fiesta con colegas, así que no estoy haciendo nada ilegal.
– ¿y los porros que os fumáis tampoco es nada ilegal?
-Eso a ti no te importa guapa- Me dijo haciendo un gesto para cerrarme la puerta en las narices, yo paré la puerta con fuerza y le dije hablando muy bajito pero notáblemente cabreada;
-¡Claro que no!pero si no bajas la música te voy a dar tanto por culo que vas a tener a la poli aquí día tras día, y los porros te los vas a tener que fumar en un parque pasando frío y a escondidas y te voy a poner la musiquita que a mi me gusta el sábado y domingo por la mañana, cuando tú estás durmiendo hasta tarde después de una noche de fiesta desenfrenada, y no te creas que me gusta la música suavita porque sea educada y me veas cara de pringada, porque me gusta el heavy metal y del duro y tengo un equipo que si quiero hace que te retumben hasta las sábanas, así que no seas niñato y baja la puta música que me tienes hasta los cojones y si entramos en la guerra a retorcida nadie me gana.
El vecino regaetonero se quedó pasmado con mi reacción y cerró la puerta muy despacio con los ojos como platos sin quitarme la vista de encima.
Desde aquel día pude leer en mi balcón con una copa de vino y sin regaetón, de hecho,a menos de un més el vecino desagradable se mudó, lo que no me queda muy claro de esta historia es si, según se cuente o se lea ¿ el personaje exasperante sería él o sería yo? Me gustaría oír vuestras opiniones y punto de vista…por favor.


 

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

9 comentarios en “Personajes desquiciantes”

  1. no se si es aqui pero bue ….yo voto por la chica japones …la de japon ..ee nome acuerdo el nombre pero esta buenisimo ..la del cuento del pibe que escucha regueton todo el dia ..voto por esa ahi lo lei sam japon salvat ..me encanto! aunque me cuesta mucho elegir todos tienen algo….me los lei a todos es que estoy famelico en lectura jaja

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.