Publicado el

Semana 10 Taller de Escritura: El tema

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, continuamos con la adaptación de nuestro Curso de Escritura Creativa y, en esta ocasión, hablamos sobre la temática que inspira los relatos. 

*Todos los relatos son originales y no han pasado procesos de corrección.

De entre las cortinas del hospital la claridad entraba a borbotones. Un sol abrasador hacía arder los días de aquel verano, días que parecían repetirse uno tras o otros, si no fuera porque cada vez, te acercaban más a tu precipicio.

Tú ya habías tirado la toalla aquella mañana que escuchaste al que te había venido a auscultar “si el médico no da ya un duro por mí”. (Me he tenido que parar un minuto antes de seguir escribiendo para digerir tus palabras que yo plasmo aquí ahora mismo. He escuchado tu voz, y he visto tu gesto mientras tecleaba letra tras letra. Dolor).

Yo había salido de Madrid a las seis de la tarde y llegaba a Sevilla a las dos de la mañana. Era 16 de julio, y no sabían si llegarías a agosto, que era cuando por trabajo podía bajar a verte.
Me senté en la cama del hospital y te reñí. Era la primera vez en mi vida que te veía derrotada. Me enfadé contigo por eso y porque no te levantabas de la cama ni hacías unos ejercicios. Ahora me arrepiento. Te estabas muriendo joder! Pero por no verme así, empezaste a mover aquellas piernecitas delgadas y secas, arrastrando el talón por las sábanas hasta el culete de forma alterna. Luego te dí un masaje en los pies con aceite. Esa piel seca, árida, llena de surcos, alagartada,…
Recuerdo los hematomas que te salían por cualquier golpe, y cómo escondías la mano “de aquel tembleque que no te dejaba tranquila”.

Pero llegaste a agosto y estabas peor.
Volví entonces y no quería entrar en la habitación de aquel hospital donde va la gente a morirse. Un hospital donde no nace nadie, todos se mueren.

Abrí la puerta despacito y no estabas sola (tú nunca has estado sola, al menos desde que te conozco). La misma luz de julio entraba por las cortinas, esperándome. Tú, en la cama, de lado, recostada sobre tus manos, como un bebé, frágil, vulnerable, con los ojos cerrados, esperando…
Me acerqué temblando a ti, no me salía la voz del cuerpo “…..hola…abuela….” y te dí un beso en la frente. Creo que tenías fiebre. “Hola” me contestaste sin mirarme.
No sé cuánto estuve allí dentro, creo que no llegó al segundo, no podía, y salí de la habitación, cerré la puerta y me dejé caer al suelo, me tapé la cara con las manos y no podía parar de llorar.
Fue la última vez que te vi.
Los días de después los recuerdo como una nebulosa rara… todos fueron al cementerio menos yo. Me quedé sola, tranquila en casa, no sentía miedo ni pena, estaba como anestesiada, no me dolía recordar los últimos días, cuando por ejemplo, te trajeron a José Mari recién salido del hospital con unos días, y te lo tumbaron en tu cama. Te incorporaste un poco, lo acariciaste y sonreíste “mira, un pepón, como a mí me gusta”. La vida versus la muerte. Él todavía no abría los ojos y tú ya no podías mantenerlo abiertos.
Nos quitaron a un ángel para traernos otro.

Ahora me duele más. Han pasado siete años y muchas cosas, y cada año duele más, siento como si te hubieras ido hace tres meses o así. Llevo días pensando en ti y nadie se ha dado cuenta. Es todo muy raro. Pienso en tus gafas, delicadamente guardadas en un cajón, sin tu carita detrás, y me duele. Tu pelo rizadito negro, esa naricilla chata, tu risa sincera que en los últimos años, cuando te reías con ganas, acababa en tos.
Tus chaquetas, tus blusas, tus faldas, tu batita, de casa, tus zapatillas, tus pendientes… Antes de que te fueras y mucho más después, me tiré años sin ponerme ropa o cosas que me habías regalado por no gastarla. Luego pensé que tú querrías que la disfrutará sin más.
Disfrutar….

Tenías prohibido morirte. Fue en lo único que me has fallado abuela. Pero te perdono.
Quiero seguir tus destellos por donde quiera que pases. Con tener una mijita chica de tu luz, sería la persona más bondadosa del mundo.
Tu recuerdo pesa mucho.
Hoy hace un día de verano de cielo azul inmaculado. Hoy es una mierda de día.

MARÍA JT


EL FIN DE LA INOCENCIA
Cuando se rompe un paradigma impuesto por milenios, la vida cambia su curso de la misma forma que un planeta cambia de orbita, transformandose por ende en un juego de fichas de dominó. En el momento en que cae la primera, como consecuencia de este accionar se lleva puesta a las demás arrastrándolas hacia su declive involuntario.
¿Qué hay detrás de un misterio que se revela?, posiblemente una verdad fraguada para conveniencia de unos pocos quienes se encargan de distorsionar la realidad haciéndonos creer que su verdad, es la verdad que se debe seguir.
Pensé o tal vez quise creer que todo aquello que había vivido a mis diecisiete años había sido tan solo producto de mi fantasiosa imaginación, aunque al toparme de vuelta ante la inminente afirmación que procure negarme en aquel entonces, debo confiarme que ese descubrimiento no había sido una creación de mi mente sino solo la punta de un iceberg que se fue asomando a partir de esa experiencia que me marco como ser humano para toda la vida.
La necedad propia y caracteristica del hombre al enfrentarse a lo desconocido llevada a cabo por mi propia impericia, construyo un muro de negaciones ante la evidencia que mis ojos estaban viendo, era algo por demás claro e imposible de refutar o desmentir, aunque por supuesto con las pruebas correspondientes ante tal hecho de semejante envergadura.
Con los años comprendi que el propio ser humano no se encontraba preparado para semejante descubrimiento-aun descreo que lo esté-, pero el velo poco a poco se va corriendo de nuestros rostros y lo que se cimento como certezas irán implosionando hasta quedar en ruinas, como quedaron las torres gemelas en el dos mil uno.
No habrá mito que quede en pie, ni ideales porque luchar, más la supervivencia hará su presencia como animales en los cuales fuimos edificados. Ellos volverán y reclamaran lo que les pertenece, mas nosotros para entonces habremos evolucionado de una forma tal que asombrados quedaran al vernos.
Bien, esto podría ser el extracto de un guion de una película de ciencia ficción o podríamos asociarlo a algún texto bíblico descartado como el libro de Enoc- que de hecho seria lo más apropiado- aunque su relatividad lo podría distorsionar-al mensaje en sí-.
Que dificil se vuelve la vida por la mera circunstancia de que no se hace una introspección y se da por sentado todo lo que se nos presenta como demostración de realidad, somos tan solo unos pocos los mortales, consientes, que todo cuestionamos y nada aceptamos como una verdad absoluta.
Esa chispa de duda y paranoia se aposento en mi inconsciente luego de experimentar y vivenciar un momento para muchos, traumante, que se dio en forma imprevista.
Corrían los años ochenta, una década de cambios y de guerras de las galaxias, donde Ronald Reagan se ufanaba ante nuestras miradas impávidas nombrando en código o por mensajes subliminales cuestiones que solo la elite podría decodificar- siempre sostuve que la humanidad evoluciono en treinta años lo que se tardo siglos en otras épocas, hecho por demás llamativo-; por ese entonces si bien era un adolescente atareado con los menesteres propios de las hormonas, había un pedacito de mí, que se desdoblaba de las tareas comunes de un chico, que significaban ir a la escuela , hacer deportes, empatizar, sociabilizar y conquistar mujeres como el macho alfa que uno se cree en esos años.
A pesar de ser una persona común al corriente de las demás que me podían tratar, tenía un costado oscuro que no divulgaba, porque porsupuesto, quien podía asegurar que no estaba tratando con un demente cuando exponía mis teorías conspiranoicas.
Al respecto conviene decir que me convertí en una especie de doctor Jeckyl y míster Hyde, quien por el día era una persona relativamente normal y por la noche se transformaba en una rata de biblioteca que absorbía textos, libros y artículos que hablaran de todo lo que fuese o estuviese fuera de nuestro alncance, o rango visual.
Sin duda alguna forje un carácter reacio a todo lo establecido y me negué a creer que solo existía una verdad, la verdad que alguien o algo nos imponía.
Lo cierto es que para ese momento ya empezaba a circular por mi cabeza la idea magnánima de que había alguien- dificil encasillar cuando descubris que todo es falso- que pretendía que nosotros- humanos, hombres u otra especie indescifrable- no viéramos o supiésemos de algunas cosas, cosas que naturalmente , de ser ciertas, nos impedían saber o comprender de nuestros orígenes y nos limitaban por encima de todo, a controlar nuestras vidas y pensamientos, volviéndonos así más evolucionados… o en todo caso… más humanos.
Así mis ideales fueron mutando y mutando hasta descreer de todo y de todos, sabia a ciencia cierta que aquello que se hacia no era en beneficio de la humanidad-como conjunto- sino que se trataba entonces de acciones tomadas entre las sombras, ejecutadas por una mano oculta que trazaban una idea lógica para ellos e incomprendida para las personas.
Cada palabra, cada movimiento y pensamientos estaban calculados y direccionados hacia un solo fin, distorsionar la realidad que estaba a nuestro alrededor logrando que nosotros no estemos elucubrando teorias que pudieran descubrirlos.
Vivíamos- y aun lo estamos- bajo el yugo de sus imposiciones que no son otras que estar sometidos a ellos por medio de la esclavitud del trabajo, algo por los cuales nos han concebido, dada la poca predisposición que tenían para esos tipos de labores- ya sea por su conformación fisica o por su superioridad intelectual-.
A si mismo somos hormigas en su cadena evolutiva, siendo objetos de su creación . De modo que con diecisiete años cruce la barrera de lo ilógico siendo abducido por alienígenas quienes me dotaron de conocimiento infinito.
Después de un día lluvioso y gris volvía de la escuela hacia mi casa, caminaba cansado porque había tenido una jornada dura de exámenes y educación física.
El cielo seguía encapotado, lleno de nubarrones y la lluvia había descendido su íntensidad creando así una fina y copiosa garua que traspasaba la ropa hasta llegar a los huesos.
Por consiguiente una masa de neblina densa y pesada sobrevino dificultando la visión de mis pasos, como colofon a esto y producto de las inclemencias climáticas la gente había desaparecido de la calle logrando crear una atmosfera desértica.
Sin embargo me sentí acompañado todo el camino, como si algo me estuviese vigilando más alla de mis percepciones normales…
Hasta ese momento mi dimensión sobre los extraterrestres se argumentaba pura y exclusivamente hacia la definición misma de su significado, fuera de la tierra. Creí como buen ignorante, que era todo lo ajeno a nuestro planeta y que nada tenía que ver con la conformación propia del hombre.
A pesar de ello poseía una vasta experiencia en la ufología, ya que siempre me habia llamado la atención el hecho de que seres con tanta tecnologia- supuestamente- desconocían la tierra o solo aparecían esporadicamente no haciendo contacto más que con personas comunes y en forma bastante disparatada.
Construí a partir de arduas noches de investigación hogareñas, una tesis que refutaba a la historia tradicional, argumentando que las civilizaciones antiguas si habían tenido algun tipo de contacto con los extraterrestres y que de alguna manera estos habrían tendido su ayuda para hacerles florecer su cultura.
El enigma más grande era comprender por qué si en su momento estas culturas foraneas habían incidido en nuestro devenir cotidiano fomentando la evolución, luego se apartaron de aqui desapareciendo. ¿que fue lo que hicimos?
La neblina me había envuelto con su halo de misterio y solo divisaba una luz titilante por delante de mis ojos, la seguí como el barco que sigue al faro en lo oscuro de la noche.
Conforme me fui acercando mis sentidos se fueron anulando por completo y una sensación de ahogo me embriago aprisionando mis sienes. Mi voluntad era indómita a los comandos que mi cerebro emitía, quería escapar pero había algo que me llevaba hacia la luz, estaba como hipnotizado… un imán me atraía cercenando mis deseos de huir…
Recuerdo que sentí emociones encontradas, del tipo que te embargan cuando enfrentamos lo que no conocemos. Miedo, angustia, curiosidad, paranoia extrema, lograron hacer ebullición en mi cerebro hasta que una voz desconocida y ajena se adueño de mi mente.
Lo que siguió fue una secuencia borrosa de imágenes y palabras en un lenguaje antiguo-extinto- que desconocía por completo pero bien sabrá dios entendía a la perfección.
Ese llamativo encuentro me abrió las puertas del conocimiento oculto y de las mentiras a las que podemos ser sometidos siendo reacios a poder ver más alla de lo que esta por delante de nosotros.
Por unos instantes recorrí la histotia del hombre en la tierra desde otro punto de vista, desde un enfoque más científico que religioso, había cosas indescriptibles pero que encajaban a la perfección, vi la mano corrompida del hombre destruyendo pruebas, ocultando información, fraguando verdades.
La esencia del ser humano no se remitiría a la tradicional historia relatada por la biblia, nosotros, habríamos sido producto de una ingeniería extraterrestre que llego al planeta tierra en una epoca remota lejana, mucho antes de conformarse la cultura sumeria- la cual ellos contribuyeron a su auge-.
Se estima que alrededor del cinco mil años antes de cristo una raza alienígena proveniente del planeta Niburu- los Anunnaki- mandaron unas naves exploradoras para asentarse en lo que se conoce como planeta tierra con el fin de construir un puerto espacial y levantar infraestructuras de ciudades con la misión de extraer oro y enviarlo a su lugar de origen. Nuestro planeta en su genesis estaba colmado de oro, tal es asi que ellos lo eligieron como asentamiento, de hecho necesitaban este material en grandes cantidades para calentar su débil atmosfera, Niburu-su planeta madre- era un cuerpo celeste helado, entonces mediante su avanzada ciencia descubrieron que la mejor fórmula para reflejar los rayos solares era diseminar oro pulverizado en su órbita para obtener de esta manera un efecto espejo.
Quienes cayeron a la tierra fueron Enki y Enlil, hijos de Anu- rey de los reptilianos-, como vieron que el trabajo se tornaba arduo y pesado, Enki- que era un científico benévolo y piadoso- creo a los hombres por medio de la genética cruzando a los primates terrícolas con ADN Anunnaki. Así nacio el primer prototipo de humano nombrado Adamu- ¿les suena de algún lado?-.
Pero Enlil veía como una aberración el cruzar su sangre con seres inferiores y nos odiaba de una forma temible, Enki, a pesar de que estábamos destinados a ser esclavos suyos, sintió una enorme compasión hacia nosotros y nos brindó parte de su sabiduría- la metáfora de Adán y Eva, y la manzana díscola del conocimiento y la serpiente (el odio que se nos inculco al reptil por parte de Enlil)- haciéndonos más parte de su ser que extraños. Incluso para ser más notorio, la marca grafica de nuestro ADN es idéntico a los dibujos que se encontraron en la extinguida cultura sumeria, como si se tratara de un copyright, diciéndonos acá esta su creador, ustedes me pertenecen de una u otra forma.
Fui testigo de como Enlil nos quiso enterrar como especie con el diluvio universal que Enki detuvo mediante el arca, luego también con la destrucción de la torre de babel, con la pulverización de sodoma y gomorra…
Visione un futuro negro para nuestro género, donde la estirpe mala de los reptilianos gobernaba la tierra en la oscuridad…
Y la voz me dijo- muy calmadamente- que un determinado momento de mi vida, recordaría estas imágenes y las resinificaría interpretándolas mejor gracias a la ayuda de la glándula pineal.
Escuche un chillido estridente en mis oidos con un dolor agudo que vino de su mano. Desperté en mi cama empapado en sudor y con la fragilidad de no saber si realmente había sido un sueño, una premonición o tal vez una abducción.
Madure con la idea de la glándula pineal dando vueltas y vueltas como la mosca que ronda las heces buscando hacerse una panzada con ellas. ¿Que había detras de eso?
Conforme fui creciendo termine direccionando mi vida hacia una carrera científica y logre aislar el fundamento primordial que tendría la explotación de esta glándula, la cual al igual había teorizado ya Descartes,es lo que vendria a ser el asiento del alma, siendo el conducto de las habilidades psíquicas, ya sean la telepatía, la videncia o visión remota.
Esta conjugación de abstracciones me llevó hacia un espiral de mentiras y sectas remotas que dieron como resultado el verdadero proceso y sentido que esa abducción habia tenido.
El despertar del inconsciente estaba dado por el uso de esta increible herramienta dormida que poseíamos, y entendí que los reptilianos descendientes de Enlil nos habían anulado por completo su uso.
Volví sobre mis pasos y estudie los eventos posteriores que habían sucedido en ese trance- lapso de abducción que había tenido casi al fin de mi adolescencia.
Muy a su pesar luego de ver nuestro empeño y evolución , Enlil opto por mejorar-cruzar- literalmente nuestra raza con la suya engendrando un hibrido a través de la copulación. De allí saldría lo que hoy conocemos como seres evolucionados.
Estos individuos- medio hombres- medio reptiloides- son los que trabajan en las sombras por orden suya, quienes gobiernan en las elites del poder, forjadores de pensamientos, constructores de ideales. Los únicos a los que se les han alimentado con las puertas de la percepción de la que tanto hablaba Aldous Huxley en su libro, obviamente en forma de meta mensajes y/o mensajes subliminales.
Es, esa puerta, la glándula pineal. Potencial recuperador de células cancerígenas, posible apertura de dimensiones y generador de viajes temporales. Estamos ante el descubrimiento más importante que se haya hecho hasta entonces.
Supuse así, que las ordenes secretas como los Illuminatis, los rosacruces, los masones y todas aquellas derivadas son en realidad las castas formadas por el linaje real de los reptilianos que fueron consumadas mucho tiempo atrás con el fin de poner al hombre- el ser tradicional- en un lugar para ellos por demás común, que es la esclavitud servil que tanto demandaron cuando pusieron por primera vez un pie sobre este planeta.
Ellos son los denominados Nefilim, los hijos de Enlil que fueron el producto de relaciones fisicas con los humanos y de allí surgieron estos seres hibridos que luego gobernarían para ellos el mundo. Cabe destacar la idea por demás sorprendente de que estos mismo seres se enlazan sentimentalmente entre ellos-copulación, perpetuidad de la especie- para mantener fiel a su estirpe, la sangre real y su ADN.
Son los que tienen la glándula pineal activada por orden genética de su creador Enlil, quienes conocen mediante artefactos, el pasado y el futuro, lo manejan a su conveniencia y destruyen con guerras y hambrunas a quienes ven como seres inferiores, los hombres.
Sobre las bases de esta infamia se centra la estupidización del hombre- como ser libre que es-; negar el potencial de algo solo porque ellos obtienen beneficios, es querer tapar el sol con las manos. Es cuestión de tiempo, el hombre utilizara la glándula pineal y se liberara de sus cadenas, dando por terminado el fin de la inocencia con el derribamiento de mitos construidos en fundamentos podridos.
Creo estar por el camino correcto, por el sendero de la liberación espiritual, lo supe desde el momento mismo en que observe a los hombres de negro- agentes al servicio de la elite reptiliana-, porque evidencie la matrix, la razón misma por la cual seguimos adormecidos.
Sin embargo no existe posibilidad alguna que sobreviva mucho tiempo más a la luz de mis conocimientos, menos aun después de que ellos me descubrieran… quisiera plantear un último interrogante que ayudara a generar más incertidumbre a sus mentes obtusas.
La arqueología oficial concibe a los dioses sumerios- Anu, Enki y Enlil- como seres surgidos de la fértil imaginación de nuestros ancestros- si tomamos en cuenta la tradición religiosa monoteísta biblica posiblemente esto sea algo razonable-.
Más aun- sabiendo que en los países potencias del mundo, los que manejan la ONU, la OTAN, anexémosle las sociedades secretas que manejan la economía y el rumbo humano, son Nefilim- pudimos ser testigos presenciales de la invasión por parte de los Estados unidos-el reducto reptiliano por excelencia- a Irak- lugar de la extinta sumeria- para supuestamente libertar al pueblo de su líder dictador, aunque se sabía de antemano que en realidad iban por el petróleo.
Cabría entonces la posibilidad de hacerse una pregunta por demás intrigante. ¿Por qué entre el 10 y el 14 de abril del 2003, los marines saquearon el museo nacional de antigüedades de Bagdad? ¿Por qué rompieron y provocaron incendios , destruyendo archivos históricos? ¿Con que fin?
Mi experiencia me lleva a pensar que estos parásitos se encuentran en una fase de estado de alerta por el miedo que los embarga al suponer que su verdad- mentirosa- pronto será revelada de una u otra manera- saquemos conclusiones por qué no se da información de las naves extraterrestres que son avistadas-, y los hombres no se dejaran más manejar por ellos.
Me sentí cansado,extenuado por exponer tantas verdades que nos cegaron. Mire el reloj y decidi enclaustrarme unos dias en un refugio subterráneo que idee.
Si esto fue colgado en mi blog y acaban de leerlo es porque simplemente he desaparecido por la manos justiciera de los hombres de negro.
No se dejen manipular… el fin de la inocencia se revelara cuando descubran… que la verdad está allí afuera.

FLAVIO MURACA


Relato inspirado en las vacaciones:
” No era nuestro estilo, sin duda, ese gigantesco hotel con más de quinientos apartamentos atestados de guiris y españoles deseosos de farándula y animaciones nocturnas bochornosas , no hubiera sido hace cuatro años nuestra opción para pasar unos días relajados al lado del mar. Pero empujados por no sé muy bien qué y llevando con nosotros a una niña pequeña, al menos, el que te lo dieran todo hecho era una opción bastante cómoda.
Tras varias visitas al restaurante para el desayuno, comida y cena, donde el bufet libre se convierte en un desfile de zombis con platos rebosantes de comida que no se comerán, parece que la mesura y el decoro no están bien cuando has pagado para poder coger y tirar sin estar mal visto.
El salón es enorme, caben más de seiscientos comensales. Decoración escasa, manteles de usar y tirar. Camareros que vienen y van. Niños con platos llenos de chocolate, tartas imposibles de comer sin que se te caigan los dientes , gominolas por doquier, postres no aptos para diabéticos,algo de fruta, más fresa, más nata, más gelatina. Más azúcar.
Padres sentados a la mesa con una sonrisa que roza lo estúpido, como luciendo un harén de comida que prueban y desechan.
Bebés atontados con la pantalla de móvil, engullendo cucharadas de purés al ritmo de Bob Esponja.
No… Sin duda no es nuestro estilo,pero aquí estamos. Nos sumergimos en el pasillo del bufet, plato en mano, corriendo de acá para allá, mirando a unos y a otros. Nos miramos entre nosotros, sonreímos cómplices de nuestra gran paletada, desviamos los ojos a ella, parece feliz, entretenida con la mascota del hotel que saluda mesa a mesa, niño a niño. Sí, no repetiremos nunca más.
Salimos con la tripa y los ojos llenos de comida, hay ardor en las pupilas de ingerir tanta fritanga y azúcar juntos.
Sentados en una terraza esperando el espectáculo de esta noche hablamos sobre todo lo que se gasta en estos sitios. Es incalculable. Empieza la animación infantil. Un montón de chiquillos bailan y saltan acompañados de las monitoras. Ellos disfrutan con estas cosas. Nosotros observamos la gente que nos rodea. Tras media hora de mini disco empieza el espectáculo de magia. Es bastante simple, pero entretenido.
Volvemos a la habitación, salimos a la terraza. Desde allí vemos el mar. Se escucha su susurro, su vaivén, nos acuna entre sus olas.
Hace cuatro años nunca hubiéramos tenido una habitación en primera línea,pero nos bastaba un pequeño bungalow en algún camping del sur, con piscina y acceso a la playa donde tirarnos todo el santo día tomando el sol. Sin más preocupación que el echarnos crema mutuamente, tostarnos de los dos lados, remojarnos , dormir, hacer el amor a todas horas, salir a cenar y tomarnos unas copas en algún chiringuito playero y al día siguiente otra vez igual. Sin más. Plenamente felices. No llevábamos ni sombrilla, ni gorrito, ni protector 50 ni algo de fruta y agua a media mañana. No había media mañana.
Sí, quizá no volvamos al camping cuando solo teníamos cien euros que gastar en siete días, pero desde luego no volveremos a convivir con zombis omnívoros rojos como tomates quemados por el sol “.

AIRAM OGRAL


Ando batiendo una tortilla
de pintor en casa de madre
en ella veo el rostro de mi hermano
otro verano ,yo dale que dale..
Para recoger todos son buenos
de visita , a llenar tripita
cómo puedo ser tan tonto
hoy pintor , mañana electricista.
Todo sea por madre….
ella que me llevó en vientre
siempre estaré en su pecho
por ella pinto cielo y techo
aunque no me ayude
el primogénito siguiente.
Y aquí pintando éstas líneas
que se quema la tortilla!
si es que ando despistado…
otro verano que me pillan…

DAVID DURA


SOMBRA CÓSMICA
No busco solamente unos labios qué besar,
pues la que más deseo
es el brisado bosque de tu mirar.
Cuando el sol calienta mi piel,
no busco únicamente la brisa
del atardecer,
sino también la cristalina cascada
de tu hablar.
Cuando camino por la ciudad,
no hallo en el mutismo fárrico
un lamento que acoger,
sino una sonrisa
para en su más allá vibrar.
No soy solamente este cuerpo,
este rostro y esta voz,
soy algo más,
que nadie ve ni escucha;
algo más,
que ni siquiera yo bien siento;
acaso la sombra de un sueño,
o el sueño de la perenne
sombra cósmica.

ENRIQUE OSORIO


No me dejes llorar….enreda tus dedos en mi pelo…. así,al despeinarme se despejan las tensiones y elevó la postración de mi desgana. Hazme cosquillas,ellas abren las puertas de la fantasía y,junto a la música enaltecen el dolor de la ausencia.
Despeiname,besame mientras río descontrolada acurrucandome en tu regazo….es en la quietud de ese decorado de ternura por el que me deslizó ,confiada, al cálido abrazo.
Arrullame en un interminable abrazo que abarque todos los vacíos y llene todos los silencios acumulados…….derrite mis fronteras,cosecha en mi alcoba,haz de la madrugada madriguera y de mis penas posada.
No me dejes llorar.

ROSA MARÍA JIMÉNEZ MARZAL


IR HACIA ALLÍ…
Salimos del Rock Club.
Nos alejamos de la encadenada ciudad, en busca de la libertad. Aquí, el asfalto contaminado y las cucarachas asesinas atacan nuestra ansiedad.
Nos alejamos de los portales enrejados, de las miradas enfermas y morales, de las envidias, de la tristeza, de los miedos, y tardamos muchos malditos minutos…
Las espías luces del coche nos colocan por un camino rural, que llevará a no sé qué casa o granja o qué lugar, a una decena de metros de la carretera.
Nos miramos para saber que pensamos lo mismo, y entonces giro la llave para que podamos respirar la oscuridad. Vemos un cielo completamente estrellado, donde ni la luna se atreve a enfocarnos.
Oímos el ruído de un coche cercano, pasando a toda velocidad, y nosotros, a un palmo, sentimos que ya no formamos parte de esa carretera.
-Voy a poner algo -digo.
Enciendo el móvil y selecciono la canción que sé que nos enloquecerá. Lo coloco bajo el asiento, y regresamos a la oscuridad. Entonces, empieza a sonar…
Suenan los primeros acordes de Highway to hell, y nos acercamos lo suficiente para compartir nuestros alientos.
Por fin, ya podemos ir hacia allí para purificarnos…

TC CARLOS


“Noé y el legado del miedo”
Le ordenaron juntar dos animales de cada especie, y sin perder tiempo hizo la convocatoria. En pareja se acomodaron, no hubo ningún sobresalto.
Cuando se dispuso a revisar las jaulas observó que una mujer se había colado entre los habitantes del bosque. Con el ceño fruncido, gritó:
– El creador me matará.
Ella suspiró y, acomodándose los cabellos, dijo:
– entra, hay espacio. Que mi desnudez no te asuste.
El arca estaba encallada entre dos árboles. Afuera se temía lo peor.
Noé tomó una rama, miró hacia el cielo y sentenció:
– El pecado intenta seducirme, mas no caeré en las trampas del demonio.
La dama fue expulsada del enorme barco.
Minutos después, dios cerró el telón del firmamento y, con tono preocupado, contestó:
– Yo, el ingeniero de los cuerpos, preparé una hermosa tormenta para que ustedes hagan el amor al ritmo de las gotas; pero fuiste temeroso. Todos los animales están en el más dulce de los idilios. Me decepcionaste.
Con el tiempo muchos escritores le dieron su toque personal a esta historia. Finalmente se llegó a una versión de público conocimiento. Lo cierto es que, desde entonces, los hombres cargan con el peor castigo: pánico a la libertad femenina.

ALEJANDRO CAMACHO


Libro en blanco. ¿Y por qué no?
¿Qué hacer ante lápiz y papel sobre la mesa?
Auque mi vista ya no es lo que era, tengo muchas cosas que contar, pero llevo días que no sé por dónde empezar. Ni por quién. Hay tantas nubes que pasan por mis sentimientos, y chubascos que me inundan de cargas y descargas eléctricas. Tan gris nublado está el pensamiento, como si de un día de tormentas de agosto se tratara.

Hay tanta imaginación y tantas posibles historias, caminos trenzados como un arreglo de peluquería, que se cruzan cual personas en la calle. Sin saber unos de otros, sin querer saber de los demás, sin saber qué pasa por la cabeza de los demás, o de la propia. Visiones borrosas que no sabes si son recuerdos empañados en lágrimas tristes, o lágrimas que empañan recuerdos preciosos que no se volverán a vivir.

Cada nueva persona que capta mi atención me hace reflexionar sobre su pasado, presente, y futuro. De dónde vienen, quiénes son, de quién se esconden, de quiénes huyen, hacia dónde van. ¿Sus caminos se encontrarán en algún momento del día otra vez? Tal vez, puede ser, o quizás no vuelvan siquiera a cruzarse nunca jamás. Jamás digas nunca jamás. Me gusta imaginar estas vidas, sobretodo cuando voy a una gran ciudad, e intento deducirlas, pero nunca obtengo respuestas porque no pregunto.

Aunque las casualidades existen, doy fe, y mis creencias no son ley, las observo, tienen mucho de verdad, lo que no sabemos es con cuanta frecuencia se sucederán.
Las casualidades existen tanto si tú quieres, como no. Otros podrán pensar como yo, pero también otros no. Aunque ya todo me da igual.

Tomando un buen café en mi terraza preferida, solecito, lectura, escritura, dibujo, e imaginación al poder.
Sigo siendo un libro en blanco, no sólo un libro abierto, ni aburrido. Nó, éso no.
Un libro en blanco para contar, escribir, o dibujar historias, reales o ficticias, a poder ser, que no se arruguen y deformen con el tiempo. Que perduren para nuestras siguientes generaciones, que las admiren, les entretengan, y, les hagan, sobretodo, felices.

LA XICUELA DE CORRIOL


 

9 comentarios en “Semana 10 Taller de Escritura: El tema

  1. Voto a Maria JT

  2. Voto por Flavio

  3. Medio voto para la xicuela medio voto maria jt

    1. Gracias

  4. María jt y david dura

  5. voto por Tc

  6. Enrique osorio

  7. Para David Dura

  8. MEdio para david dura y medio para carlos tc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *