Serendipias

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos el tema “Serendipias”. Este ha sido el relato ganador:

No hay salida si no buscas en tu más profunda voluntad.
Perdón por no haber podido ser un ángel …me perdí en mi realidad y no supe encontrarte.
Prometí que con aletear mis alas tendrías el cielo a tus pies y un universo donde cobijarse…
Mi ser desencadenó un formato de madre que dañaba los cañones de la tierra , del cielo…
Tanto tiempo sin saber que fue de una realidad que se fue tu Ángel .
Ahora la entrega a buscar mi realidad hizo un encuentro con la enfermedad.
Nadie debería perderse ser madre.
Un mundo donde se desconoce y pierdes lo más importante.
Si no pones de ti,de lo más profundo de tu ser…no puedes volver.

MARIAN MOYA VALERO

3385178545_eb6963415e_b

SI DEJAS PASAR UNA OPORTUNIDAD, TENDRÁS OTRAS

Fiestas del Pilar de Zaragoza de hace muuuchos años.

Octoberfest, o festival  de beber litros de cerveza como si no hubiera un mañana al ritmo de sones bávaros mezclados con otros más de época como “Paquito Chocolatero”;

En nuestra mesa, much@s amig@s y amig@s de amig@s.

En la mesa de al lado, una chica, con muy buena pinta (de cerveza y suya propia)

En mi cabeza, los labios de esa chica.

En sus ojos, miradas picaras de complicidad.

En mi mano, humedad nerviosa, un papel con un teléfono, un “me gustas, si es reciproco, llámame”.

En mi vejiga, agüita amarilla pidiendo a retorcijones salir.

En el baño, un ciento borricos con sus respectivas agüitas amarillas y algún porro.

En el retorno, la pinta terminada, la mesa vacía, la chica  andeandará  y mi corazón partío.

En mi mano papel arrugado, con teléfono sin esperanza…

A mi lado, amiga de amig@s con mirada picara

Le dí el papel, esa misma noche me llamo, estuvimos juntos ocho bonitos años.

CHABI SÁNCHEZ


Hay que ser cenutrio, pero cenutrio, cenutrio, para ir a las Indias y perder de vista la costa de África, si total lo único que tenía que hacer era bordearla.
Parafraseando a mi abuelo: “¿Tú te crees el que escribio el Lazarillo deTormes, el tío va y no lo firma?”
Resistencia indígena americana.
Muerte a los colonizadores.

PEPINO MARINO ERRANTE


Lo hablamos hace ya un tiempo bajo influjo del “Club de la comedia” y un gustoso gusto por lo absurdo ,del cual dicen que es el humor más común entre personas inteligentes. Que pierdes un calcetín, pues buscando encuentras las llaves, el reloj… la cartera o la vida; el “a tope” o la salud.
Se basa en el elemento perdido como condición, que aparece cuando un otro desaparece, que a su vez reaparece cuando algo nuevo extrañas. Y así con todo, a lo “Melinda y Melinda” encuentro que tiene su parte de drama y su parte de comedia.

MIGUEL HERNÁNDEZ


EL VACÍO
El suave soplo de una brisa fresca y limpia de un nuevo dia sobre su mejilla, le despierta.
Los dedos de un viejo sol nuevo, le habren los ojos poco a poco.
Permanece inmovil. Aterido por el frio, atenazado por el temor.
Sabe que hoy es el dia. No hay mas demora. El tiempo no se puede alargar todo lo que quisiera para evitar lo inevitable, y lo sabe.
Los pensamientos zumbam dentro su cerebro como una colmena, produciendo una miel de inquietud.
Afuera, le espera un nuevo mundo por descubrir, ignoto para èl, y maldice mil veces el momento.
En su imaginario, como un lienzo en blanco, vá pintando con tonos opacos, de bordes cenicientos, una especie de aquelarre.
Oye salmos oscuros, de lamentos y quebrar de huesos. Sombras que brotan de basalticas grietas, que danzan alrededor de la hoguera de lo desconocido, alimentada por ideas infundadas.
No hay mas. El ultimo grano de arena cae para èl, del reloj del tiempo preterito.
La epoca pasada, hembra hermosa y fecunda, le empuja sin remedio entre ayes y alaridos de alumbramiento.
Es la señal…Un nuevo mundo le espera, y èl, y nadie más, puede descubrirlo.
Cierra los ojos, inspira todo el universal aire, y se arroja a la boca hambrienta del vacio.
La nada, le abofetea la cara, y el calor del sol le cura con un calido beso materno la zona lastimada.
El pajarillo, habre los ojos, y extiende sus alitas, alargando las puntas de èstas al infinito azul cardeno del amanecer.
Las sombras oniricas son argenteos olmos que danzan con la titanica sombra del macizo que los proteje.
Los lugrubes canticos son orgiasticos gemidos que escapan del viento yaciendo con el cereal, quebrando los tallos al separarlos para fecundar la mies.
El pajarillo es feliz.
Volando, volando, es un puntito atomico en el centro del nuevo mundo que acaba de descubrir.

EMILIANO HEREDIA


Hace mucho tiempo, las serendipias rodeaban la tierra con sus mil destellos de colores y su delicada ligereza, abrazando árboles, deslizándose entre las ramas, reptando, viajando sobre las hojas que flotan o a lomos de animales acunados por la corriente hasta otra orilla, para extender su nube de luz en un nuevo territorio.
Avanzan por la noche, de tal forma que la tierra parda de ayer, hoy brilla plata, verde y azul, reflejada en cada gota de rocío. Son pacíficas y se alimentan de semejantes que han completado su tiempo de varios lustros, por eso alternan en sus marchas juventud y senectud; por lo demás, solo necesitan la humedad del aire y un ciclo solar equilibrado. Las serendipias se unen cuando se encuentran, el final de una es el principio de la otra, formando larguísimas hileras en las que es imposible distinguirlas individualmente sino por los ojos, muy pequeños, redondos y rojos, que anuncian la cabeza, su parte mas vulnerable. Si cortas la cabeza de una serendipia, muere en pocos minutos. Pierde el color, se deseca y reduce su tamaño hasta convertirse en un delgado filamento que se desintegra al primer suspiro de gravedad. La violencia de esta muerte es percibida por el resto de serendipias que forman parte de la cadena. Entonces se asustan y se separan. Este es el momento que los cortadores de serendipias aprovechan para capturarlas. Aunque hace varios años que son una especie protegida, su comercialización ilegal mantiene un lucrativo negocio y es raro que falten en algún hogar, como decoración o como juguete para los niños. Pero en solitario no subsisten más de dos o tres meses, ya que no pueden alimentarse.
Probablemente los hombres del futuro, si los hubiere, no encontrarán rastro del paso de estos seres por la tierra. Desaparecerá también la palabra que las nombra, como el gruñido que señalaba al Flur, o será obligada a representar algún absurdo significado. De momento, aquí siguen, sobreviviendo a la destrucción humana y el cultivo de muerte que nutre al progreso, adornando la crueldad. Las serendipias son tan bellas, tan únicas y delicadas que, de no existir, las inventaría Cortázar.

JEZABEL MONTENEGRO


Si yo hubiera sabido en su momento lo que sé ahora, hubiera llamado a mi hijo Serendipia.
“Desayuna Seren, que no llegamos”. Le hubiera dicho con amor esta misma mañana.

JUSTO FERNÁNDEZ


Entré en el centro de formación buscando un curso que me permitiera dejar de trabajar como soldador, pero después de 20 minutos de entrevista con el orientador, este me ofreció trabajo como docente en cursos de soldadura, mejorando considerablemente mis condiciones laborales.
Años más tarde, entré a la sala de ordenadores de un centro de formación buscando un ordenador libre para preparar una clase, pero no pude ni llegar a comprobar el correo, porque encontré allí al amor de mi vida.

CURSOS SOLDADURA


En busca de conocimiento
Tuve un sueño repetitivo.
Una fase R.E.M bellisima, llevada a la perfección, apta para un retrato.
Sé perfectamente que no es si no un resquicio de mis frustraciones, reflejo de un equilibrio roto, introversión de una realidad minusválida, lo sé, aún así acabó apoderándose de mí .
¿Cómo haces para retractar tu conciencia? Para decir que estás divergente . ¿Cómo haces para tirar entre desperdicios una existencia construida entre metafísica, sofismo y existencialismo materialista? Para seguir engañándote.
Carece de importancia por ende mis actos carecen de fundamento. Reproducimos existencias pasadas, normas en desuso, adulamos lo conveniente , nos basamos en patrones demostrables y por ello supuestamente seguros, avanzamos en pos de unas cadenas que no acaban de romper sino almas, sentenciamos ideas impuras en frases aprobadas por diccionarios que perecen antes que las ideas , ¡viva el caos!
Viva…
Me extinguiré de todas formas. ¿Por qué reprocharle pues a una onda neuronal un segundo de variedad?
En mi sueño estaba en una biblioteca.
Me rodeaban ejemplares únicos , tan antiguos que el mismo cristal que protegía la pagina se había petrificado. O eso se les antojaba a mis dedos reverenciando letras y tratando de descubrir las vidas detrás de una pluma cuyo puño es carbón vegetal hace mucho. Vi unos jeroglíficos y mi respiración quedó suspendida en pos de la tensión extática. Podía interpretar el papiro. Leía la historia de Utamuno, escriba adulador de Ast , enterrado vivo junto a su faraón que a su vez adoraba a Ra. Rezaba Utamuno para que Ra recordase la piedad , le dejara ir a Osiris y así pudiera alcanzar su Akh. Me estremecí. Nadie se merece la esclavitud .
Al lado una tablilla de arcilla mesopotamica con inscritos cuneiformes. También la entendía. Enlil , el poderoso señor de los cielos castigaba a Diluvio Sagrado a los mortales indignos. Un Tora en hebraico confirma que el parashá Noaj sufre lo mismo pero con ciertas indulgencias destinadas a preservar parte de la vida. En estas condiciones la suerte de Utamuno hasta se antoja bondadosa pero no me detengo demasiado sobre la reflexión porque una tablilla de madera en sánscrito capta mi atención con una soberbia leyenda narrando las sabidurías de Shaktis Pradhana.
Mi recorrido entre escritos acaba dentro de un halo de luz que me ubica delante del mismo Sócrates. Es un señor muy amable, de mirada inteligente e interés puro. Mantenemos una larga conversación en griego antiguo que concluye con el poco conocimiento que afirmamos demasiado veloz. Al lado Budha inclina con aprobación la cabeza: él ha aprendido su lección y jamás formula juicios.
El consejo de los sabios se amplia bajo mis incrédulos ojos. Todos visten de blanco. Sus palabras flotan a mi alrededor y se convierten en una espiral cuyo epicentro para en medio de mi cama. Despierto invariablemente afligida: me gustaría poder asistir a tan épica charla. Hace poco hasta volví a la realidad llorando. Apenas tengo apetito y languidezco mentalmente a la espera de la noche y esas magnificas experiencias oníricas que conlleva.
¡Viva el caos!
Después de analizar exhaustivamente los hechos he decidido acercarme al Museo Lingüístico.
Por supuesto que me resulta imposible descifrar sánscrito o hebraico. Al fondo de la sala no me espera un halo de luz y menos Sócrates con su sonrisa irónica. El vacío que se apodera de mi es inmenso y el cristal que cubre el Tora no es más que un trozo de vidrio . Me dirijo a la salida arrastrando los pies y un empleado me susurra que voy en la dirección equivocada señalándome un letrero que afirma lo mismo en castellano actual subrayado a flechas rojas.
No puedo evitar las lagrimas: resulta que soy analfabeta. Enlil está en su derecho de exterminarme y Osiris me puede denegar el Akh. En mi huida alcanzo el hombro de alguien, el choque me detiene , la vergüenza es ilimitada, mi imagen es digna de un ingreso exprés en el psiquiátrico más cercano.
– ¿Estás bien?
La voz me recuerda a Sócrates y me desmorono en lagrimas:
– No. Veras, no sé cómo seguir con mi vida. No sé leer sánscrito ni hebraico. Jamás descifraré un jeroglífico y hasta he olvidado el alfabeto convencional. No estoy bien.
El hombro de inclina con consideración y un Kleenex hacía mí:
– ¿Te gusta la cerveza? Te invito ya que parece que la necesitas. Me llamo Sigmund .
Mi grito alcanza a Budha y lo derriba de una nube. Al estamparse contra el suelo mueve el museo desde los cimientos y me desequilibra de una forma que me lleva a aferrar al pañuelo de Sigmund:
– Dime que no eres Freud.
Su risa es agradable, el papel huele a menta y eucalipto.
– De hecho me llamo Van Kunter . Encantado de conocerte .
¡Viva el caos!
Tomamos esa cerveza y unas cuantas más. Han pasado los años,sigo sin descifrar lenguas muertas y no he vuelto a soñar reuniones de sabios . Pero he ganado un amigo y gracias a su apoyo comenzaré a estudiar psicología.Dicen que no hay nada mejor para las mentes divergentes.
P:D: Cualquier parecido con personas irreales es absolutamente voluntario.

DIL DARAH

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

11 comentarios en «Serendipias»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.