Tema libre II

Esta semana dejábamos tema libre en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook. Este es el relato ganador:

Esto no puede seguir así -le dije mirándolo fijamente-. Me haces mucho mal, vas a donde más me duele agarrándote ahí, para no soltarme. Me ensucias, me envuelves, me vuelves loca…. Serás el último.

Y así saboreé mi último trozo de chocolate.

MARÍA JT

.

El cielo durante el día había sido de color violeta mayormente en aquel mundo paralelo, e incluso ahora en la oscura noche seguían vislumbrando aquellos reflejos morados.

Contemplando el cielo estrellado en aquella cálida noche, Aldrie esperaba impacientemente a que sus amigos, cómplices de esta aventura, se entregaran a un profundo sueño. Solo entonces podría acercarse a aquel hada y le pediría respuestas a todas aquellas preguntas que iban acumulándose en su interior, puesto que era consciente de la sabiduría que aquella mujer poseía y no quería perder tal oportunidad de aprendizaje.

Lo que Aldrie no podía imaginar en ese momento es lo mucho que iba a cambiar su percepción de la realidad espiritualmente y de manera evolutiva despúes de aquella conversación que perduró hasta el fin de los tiempos.

SARA RIBOT


Busco a una mujer que nunca envejece. Tiene el pelo dorado y perlas por dientes. Se llama Fantasía y se apellida Tesón. Creo que vive en la calle Imposible, número destierro. La enviaron allí unas mujeres oscuras que gobiernan el mundo… Se llaman Envidia y Maldad, estoy segura que te has topado con ellas. Por favor, es importante encontrarla. Fantasía va a lomo de un Pegaso y nunca deja de sonreír. Ella, solo ella, podrá salvarnos de la fatalidad a la que nos quieren condenar. Quien esté interesado en sumarse a su búsqueda que contacte conmigo en: enlalunahayesperanza.

ELIZABETH LUNA LÓPEZ CABALLERO


12249777_10208022738634714_5588503314063876975_n

La taza tenía que ser naranja, comprada a precio de saldo. También quería la de color azul, complementaria, pero para cuando volví ya se la habían llevado. Una planta difusa que aún persiste en la esquina de la ventana, según dejas de lado dos copas de pintas de cerveza “Stella Artois”. Bote de tabaco pueblo, botella de vino y carpeta de las de antes, de cartón morado. Luz artificial tenue, el ambiente fielmente representado. Bien recuerda a una estación de trenes de Monet. Ahora me gusta más un Marquet. En cualquier caso es reflejo de un profundo ensimismamiento. E incertidumbre. Tan sólo fue un momento.

MIGUEL HERNÁNDEZ


Los dioses son súbditos de emperadores desnudos que juegan al Risk con el mundo en un tablero de petróleo y gas y nosotras, las personas, soldaditos de colores a merced de las balas. La hegemonìa de occidente es un grito de guerra. Alà es grande, otro grito de guerra. Al terrorismo de occidente en oriente lo llamamos guerra, y tratamos de pararlo con fotos de bebés ahogados. A la guerra de oriente en occidente la llamamos terrorismo, y tratamos de pararla con estados policiales mirando a la Meca. Los muertos son reales y las soluciones, hologramas. Los dioses son las putas de los poderosos y los poderosos, monoteìstas del dios dinero, inventan rezos como mantras que retransmiten una y otra vez en los telediarios. Soldados, el color de nuestro puesto también es un holograma. Desertemos.

JEZABEL


Me he perdido nuevamente y el enemigo vuelve como cada noche. Los pensamientos burdos de una nueva vida se desfalcan al caer mi tierna mañana de verano. Y que soy yo sin mi peculiaridad ?
La odio, la amo…la acepto la rechazo…
Ay! noche no caigas, pues el enemigo de ti se aprovecha. Soy el ojo que incomoda la paz nocturna, el silbido que se escucha pasando la ventana del balcón. Los pasos que golpetean el ártico y la voz que me recuerda mi singular trastorno..
Quisiera ser normal, aunque no conozca el significado, pues la noche se hizo para dormir.
Insomnio nunca me haz de dejar???

JOSUE GONZÁLEZ


El conductor peruano, hablando de un sobrino que le fue a pedir dinero dijo: “son estratégicas para pedirme”. Lo repitió varias veces exactamente igual porque se estaba rebozando en una palabra que había escuchado por ahí y que usaba por primera vez (y con la intención de añadirla a su nuevo vocabulario). Como estaba seguro de que la señora no entendía la palabra consideró necesario decirla varias veces para restregársela por la cara.

ROMEK DUBZEK


ELOGIO DEL 23
Di rápido veintitrés y te parecerá escuchar un estornudo o un exabrupto… ¡Veintitrés, coño! Es un número que nece ya investido de mala prensa, de una falsa reputación de mal educado. Pero no es verdad: yo creo que susurrado es sensual y confortable: dile a tu pareja “veintitrés” en la oreja y se rendirá a tus encantos, si es que los tienes. Número ambiguo, instrumental, de naturaleza sinuosa y cambiante. A mi me gusta, pero respeto a sus detractores. Hubo un 23 de Febrero en el que España casi se lanza al precipicio, y desde el piso 23 se arrojan mucho los suicidas en Nueva York, pero por razones obvias es imposible saber las verdaderas razones últimas. Eso lo digo yo, no lo dijo King Kong, pero es que el simio gigante trepó por un lateral del Empire y no de la Giralda, que está en Sevilla.

ELOGIO DEL 22
Mira qué majo… Tan perfecto, tan simétrico, tan ordenado, tan sinuoso… El veintidós huele a colonia Nenuco y al olor calido, pero intenso de las guarderias infantiles. Todos recordamos aquello de que dos y dos son cuatro, y esa humilde ceerteza nos encaminó por la senda del conocimiento. A la chita callando, empezamos con el 32 y por tanto han pasado diez numeros hacia una vida nueva instalado en un cero estupendo que ya veo a lo lejos, pero más cerca. Como yo nací un 22 todo me inspira buen rollo. Esto lo digo yo, no Gustavo Adolfo Becquer, que dijo cosas mucho mejores y más bonitas, y además nació en Sevilla.

ELOGIO DEL 21
Con el cuello estilizado del 1, este número me recuerda a una jirafa enana o a un pijo que se pasea con pajarita por la calle más céntrica de una ciudad de provincias. No sé. No sé si me cae bien o mal el 21, más ido de su madre (la veintena) que lo que estaba el 31 de la suya (la treintena). Lo que sí sé es que ya solo quedan veintiún sábados, dia infernal para mi desde hace un año tan solo, y que “voy contando a la inversa, como el preso que de una cárcel, ansioso, ha puesto fecha para escaparse, camino de su felicidad”. Esta vez, lo confieso, esto no lo digo yo, porque ya lo dijo antes, con estas hermosas palabras, el gran Baudelaire, cuya tumba visitaré muy pronto. Por cierto, ¿Baudelaire estuvo alguna vez en Sevilla?

PACO ORTEGA


Érase una vez, en una comarca costera del Pacífico, en Colombia, una terrible sequía que amenazaba con dañar las plantaciones de sus habitantes.
Un día, cuando estos fueron a recolectar sus cultivos, el sol los estaba quemando y los agricultores se enfadaron tanto que decidieron vengarse: amarraron al sol con unas cuerdas y lo llevaron arrastrando hasta el mar como si fuera una cometa.
Cuando llegaron a la costa, el sol estaba ya tan cansado que cayó al mar como una pluma.
Llegó la noche y después la lluvia. Los habitantes de la comarca empezaron a preocuparse, temiendo que el sol no quisiera volver, así que se reunieron y rogaron al cielo que el sol volviera a aparecer.
Y así fue. Al día siguiente, el sol volvió a asomar por el horizonte, pero ya nunca más quiso quemar los cultivos de los habitantes de aquel lugar.

KENETH RAMOS


La noche de mi delirio:
Estoy loco, lo sé.
He sentido en mis propias carnes, el pánico que cubre las ojeras.
He visto luces bailar, en danza desorbitada, en la noche de una ciudad que te asfixia. Luces verdes, rojas y amarillas.
He querido correr porque tenía miedo del asfalto, y las señales de tráfico, han intensificado mi locura.
No sé por qué diablos escribo, ni sé para qué, pero tengo la necesidad de matar este miedo.
La mente-precipicio,
la mente vértigo.
La mente disociada del cuerpo, o muy asociada a.
La falta de aire,
el sudor que te empapa,
el dolor en la tripas,
la vista nublada,
la gente distorsionada.
No sé si será la droga Baudelaire, Sarah Kane, Artaud, Pizarnik, Sexton o Liddell,
no lo sé,
sólo sé que corro y corro por la calle,
aterrado, con ganas de desaparecer,
y ellos no están, los poetas no están,
los que lloran palabras,
los que gritan poesía,
no están.
Y mi ansiedad aumenta,
y el puente me atrapa,
y no puedo salir de él.
Temo ser Ofelia,
caer al agua,
temo ser un pájaro que se estrella contra las vidrieras,
de edificios que no dicen nada,
callados, impasibles, fríos.
Y sé que estoy perdiendo la cabeza,
pero no quiero batas blancas,
ni medicinas que me dejen en pausa,
quiero poetas,
quiero esos poetas,
tomando café de mi taza,
o whisky,
lo que haga falta…lo que haga falta para darnos cuenta que la soledad no nos fusila,
que estamos juntos,
¡oh, malditos genios! no estamos solos.
Y cuando pienso en rajarme las tripas,
en desgarrarme las pupilas,
estáis vosotros…vosotros, en mi mesilla.
Agarro el libro y lo violo,
lo penetro en mi dolor,
y cura toda basura mental.
Porque yo, estoy atrapado.
Yo soy un cerco en un fondo negro,
y quiero volar,
quiero ser una imagen impresa
en la eternidad de la pena,
sin morir de ella.
Ayudadme, vosotros, que no estabais preparados para el mundo,
o que el mundo no estaba preparado para vosotros.
Recogedme, manchas negras,
y pintemos un mundo con nosotros
donde esté permitido vivir sin pensar en la cordura.
Porque, no nos falta valor,
nos faltan páginas.
Nunca el verdadero pesar
podrá ser transcrito en palabras.
Nunca la verdadera queja
será realmente escuchada.
Nunca podrá la historia,
emparedar nuestras bellas lágrimas,
nuestros hermosos quejidos,
nuestras imparables ganas.
Porque los locos, siempre viviremos en la locura,
Y la locura…esa puta, esa nunca muere.
Venid, tengo la copa de whisky
preparada.

CARLOS COSTA

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

6 comentarios en «Tema libre II»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.