El otoño

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos escribir relatos con el tema «el otoño». Estos son los textos recibidos. ¡Vota por tu favorito en comentarios antes del jueves 14 de noviembre! (Solo un voto por persona. Este voto se puede dividir en dos medios o cuatro cuartos).

*Todos los relatos son originales y no han pasado procesos de corrección.

BELÉN AMARILLA

Me huele a tierra mojada,a agua de tormenta recién caída,a castañas asadas en la lumbre del zaguán,a la mermelada de membrillo que agua nuestro paladar, a las granadas color fuego que cogía el abuelo en el huerto.

Hoy es uno de esos alucinantes días del otoño de mi tierra extremeña.

Un mosaico de matices anuncia el frío y el silencio de los viñedos,las especies arbóreas pierden su follaje,la clorofila se ralentiza y sus hojas muertas caen al suelo con solo mecerlas el viento ,la Naturaleza detiene su dantesco camino y reposa hasta la siguiente primavera.

Hoy es uno de esos alucinantes días del otoño de mi tierra extremeña.

El amarillo y el ocre aletarga el tiempo.Sus tonalidades se esparcen por los campos a modo de tupidas alfombras dibujando los senderos del otoño ,suelos mojados por la lluvia,la capa de hielo cristalino sobre las superficies a la intemperie ,la desnudez de sus árboles,los pucheros humeando en los fogones,las estancias al calor de los vecinos,las charlas relajantes frente al crepitar de la chimenea.

Como decía mi abuelo :»Aunque caiga la flor,queda la rama para hacer el nido y es en el tronco de un madroño donde duermen las hadas en otoño».

Esa humedad que cala los huesos ,esa densa niebla que entra honda en el alma al desamparo de las primeras heladas cuando los regatos deslizan sus aguas por torcidos cursos y la esencia suave de la madera de la encina evoca recuerdos a nuestros sentidos.

Hoy es uno de esos alucinantes días del otoño de mi tierra extremeña.

Y …Tengo la certeza que el Creador ,en su inigualable obra,nos regaló lo mejor de su divina inspiración.


TALIA GARZA HERNÁNDEZ

Empieza en septiembre formalmente, pero las temperaturas comienzan a cambiar desde finales de agosto. La gente mayor te dice que para el mes de septiembre ya no es bueno nadar en las albercas, ríos o pilas, porque el agua y las corrientes de aire te pueden dañar y te enfermas de gripa o hasta neumonía. Sabiduría popular o creencias del pueblo que paradójicamente algunas acaban siendo confirmadas por la ciencia. Por si las dudas dicen muchos doctores. En el ser humano existe una tendencia a la superstición, queremos evitarla pero algunos volvemos a ella, quizás porque nos acerca a los orígenes cuando éramos niños dependientes de nuestros padres y abuelos. Y ninguna época es tan supersticiosa como el otoño. Es la época de sembrar. En México existen tomates y cebollas todo el año. La tierra mexicana es fértil todo el año. Lugar para sembrar sobra aunque no es sencillo. El noreste no tiene adecuados canales fluviales de riego, ni existe un sólido sistema de subsidios. Conflictos con el país gringo. Vuelvo al Otoño. La gente empieza a tomar mucho café, chocolate y las tiendas empiezan a dejar de vender promociones de café. Las calabazas es lo que más me gusta de esta temporada, y las puedes encontrar como artículos decorativos, para adornar las casas y los escritorios de las bulliciosas oficinas. Empieza a bajar la temperatura y como en verano hace mucho calor, es común escuchar que la gente de aquí diga partir del otoño: “hace frío”.
En lo que muchos coincidimos es que a partir de septiembre con la temporada de lluvias se respira otro clima, así que descansamos un poco del inclemente calor del Noreste de México, calor al que aunque pasen los años, gente del Noreste como yo no nos hemos acostumbrado totalmente.
El Otoño para el Noreste y también para el resto de México también es fiesta. En Monterrey desde hace ya varios años tiene lugar el festival de Santa Lucía, se siente el otoño, porque identificas el festival con la época del año ?y qué pasa con el Día de muertos? Es una de las festividades más difundidas de México aunque tiene lugar en un día catolico el día de todos los Santos. En algunas regiones de México del sur, la festividad tiene origen mesoamericano porque honran a los muertos, la festividad se fusionó con el día catolico y el gobierno se encargó de lo demás: ahora veras por todos lados catrinas, altares y flores de cempasúchil y botellas de tequila o mezcal. Por alguna primitiva razón la gente asocia la temporada de otoño con la muerte; debe ser la certeza de que muerte y vida no son tan opuestas. La muerte es el espejo de nosotros los vivos. Quienes no tenemos la tradición de observar el Día de muertos prehispanico como una fiesta solo observamos la tradición de llevar flores al panteón, como mis padres que llevaban al cementerio flores del jardín de nuestra casa y compraban unas flores que se llaman aquí en México mano de León. Lo siguiente era comprar caña de azúcar que se come en estas fechas. Ahora los jóvenes y los niños prefieren la anglosajona fiesta del Halloween, ve a cualquier tienda la noche del treinta y uno y verás a los adultos comprar cerveza vestidos de una forma que sugiere festejo y algunos grupos de niños con sus padres pidiendo dulces por la noche. Mientras tanto el otoño trae la comida caldosa, las puertas cerradas de las antiguas casas abiertas y el aire frío que empieza a soplar fuerte. Yo salgo a caminar y aspiro ese aire que puede moverte que es de todos y de nadie. El aire estepario del Norte de México.


SAMARA JAPÓN SALVAT

Me desperté de madrugada con una brisa que me hizo sacar mi manta favorita, miré el reloj eran las tres de la madrugada, pero en mi móvil eran las dos, que placer… una hora más de sueño y con mi manta favorita. Me levanté antes de que sonara el despertador para azomarme al balcón a oler la tierra mojada, la suave lluvia nocturna se había llevado toda la suciedad del ambiente, los pajaritos cantaban felices mientras aleteaban en los charcos de agua fresca. Ese fresno que estaba frente a mi ventana parecía mirarme con sus hojas entre verde y marrón que dejaban caer gotitas. Yo solo podía cerrar los ojos, respirar hasta lo más profundo de mi ser el aire fresco y todo ello me hacía sentir una gran sensación de paz, con un tazón de té bien calentito, humeante, que iba bebiendo a sorbitos y soplidos. Me dispuse a darme un baño muy caliente, había una leve sonrisa en mi cara que no podía borrar, todo a mi alrededor parecía mejor. Antes de meterme en la bañera observé mi cutis, lucía terso y claro, libre de poros abiertos, no había sudor ni impurezas. Mientras me bañaba me recreé pensando en qué haría al salir. Me pondré mi cazadora de cuero con tachuelas favorita, esas botas que adoro, mis guantes de lana y saldré a caminar sin más…. ¿ Qué me pasa? ¿ Porqué estoy tan positiva? Llegó el otoño, mi época del año favorita. ¡¡A TOMAR POR CULO EL VERANO, HOSTIA YAAAA!!


CORONADO SMITH

SONETO OTOÑAL
Voy sintiendo la degradación mental,
comprendiendo que el paso del tiempo,
para apoderarse de mi cuerpo,
se alía con mi soledad natal.
Subyugando mi precaria voluntad,
me deriva hacia un yo espectral,
cuan ave de mal agüero fantasmal,
que en llantos torna su felicidad.
Si me dejo abrazar por la noche,
puede que la oscuridad escampe,
y a mi decrepitud ponga broche.
Mas no merezco este triste sino,
las hilanderas estaban borrachas,
cuando tejieron mi triste destino.

MARI CRUZ ESTEVAN APARICIO

Otoño para mi, es el despertar a la mañana, con la ilusión de vestirme con la luz del día, bañada con esos rayos de calor solar, que se resisten al azote de un frío venidero y, a esa nieve que comienza a cubrir las montañas con su manto blanco, el cual si por causualidad te coge de sorpresa en una salida al campo, te lleva a refugiarte en algún lugar apacible donde la temperatura de bien estar, sea por el fuego de una lumbre o por un hornillo eléctrico o solo por el hecho de haber dado con una concavidad de calor natural que te lleva de nuevo a la vida.
Otoño para mi es despertar a la mañana y contemplar esa arbolada de colores verde, amarillo, rojos y marrones que se resisten se hojas a caer del árbol, sabedora de que su vida ha terminado ya que la dureza del invierno que de seguro llega, dejara a la naturaleza dormida, asta su próximo renacer
Otoño, es para mi encontrarme con migo misma ya que me ayuda con su temperatura a abrir el cofre de mi pensamiento y poder dar creatividad a algún personaje de cuento que al leer grandes o chicos su historia, se sientan felices.


MARÍA RUBIO OCHOA

Entre brisas otoñales que hacen bailar a las hojas. Los verdes son ya otros verdes, las luces son ya otras luces, las sombras otras sombras, silva el viento, olor a tomillos, paisajes dorados, corren las perdices. En los pardos tejados cae la lluvia, cielo gris, la tarde adormecida. Nace una balada de otoño,Un canto de melancolía, la lumbre puede con los troncos, pronto oscurece.El otoño llega como sueño sigilosa, nostálgico para intentar retener el sol. Y el abrazo otoñal nos envuelve.


CONSUELO PÉREZ GÓMEZ

Verdes telas de araña amanecían alrededor de su cama. Madejas de pelos rubios cubrían las alfombras sucias por el polvo depositado en una época del año que no debería existir. En la mesita del recibidor, acumulados, un taco de cartas muertas que no se molestaría en abrir. Consignas invitando a seguir un juego macabro, y la predisposición firme de no entrar en él.

—¿Elecciones? ¿Otra vez?…¡qué le den por el culo a todo! Maldito otoño, maldita caída de la hoja y de mi pelo, maldito polvo otoñal. Voy a incrustarme en la cama hasta que llegue un tiempo donde no se ponga el sol.

Cruza la calle como cada mañana. El mismo lugar. La misma hora. Algo ha cambiado en su manido paisaje. Incapaz de sustantivar «aquello», continúa, tratando de esquivarlo. La musaraña invisible ha desaparecido llevándose su sombra. Es en ese instante cuando determina y reconoce la identidad de la «musaraña»: Otoño.

Aquella mañana los pájaros cantaban del revés.


VALERIA MICHOU

Otoño
No te extraño, prefiero mí preciosa primavera.


OMAR ALBOR

Otoño
Que estás pensando
viento loco
si las hojas
que ya cayeron
no se van a levantar
El otoño es hoy
y la cadencia
de la tarde
lleno la vida
de ese aroma
de madera seca
al uniforme celestial
que practica
caminar sin caer
por todo el parque.
En el pasto esta
toda la ceremonia
que guarda bajo tierra
todos los secretos
que tenía ese cuerpo.
Las flores frescas
no son para esta estación
Si es otoño
Y no estás acá
Si es lunes y te vas
Solo voy por ti
La lluvia cae y nos
hace llorar
Si es lunes y te vas
Y solo voy por ti
Al despertar.


KAREN ROSADO

El otoño siempre me recordara a ti,

en las hojas ya marchitas veras reflejado mi corazón,

el cálido aire no será mas que mi aliento que juegue detrás de tu cuello apartando lentamente tu cabello,

los arboles prendidos de rojo no será mas que la mancha en mis labios tras un intenso beso,

no hace falta que te ocultes en mis pensamientos, la noche cae de prisa y allí te desvaneces…

Abrazo una vez mas a mi amada tan fría como el próximo invierno.


TALI ROSU

Los árboles se despojan de las hojas porque saben que deben ser fuertes. Necesitan energía para sobrevivir al invierno.

Yo me despojo de mis emociones para sobrevivir a la tempestad de esta agonía. A la pesadez de sentirme aislada en un mundo de desidia y conformismo. Pero las emociones eran las que mantenían mi temperatura a buen nivel; ahora se ha venido a pique y voy a enfrentarme desnuda a un majestuoso invierno que ya asoma la nariz.

Sin mis emociones no soy nadie, no soy nada. Tan solo un despojo de carne y huesos atados a esta cuerda que pronto, muy pronto, sujetarán a un cuerpo inerte ante la inmensidad que lo rodea.

Una hoja de otoño que cae hacia el abismo. Nada más.


DAVID DURA

Así a corre prisas no puedo decir nada bueno del otoño.
Oscurece de repente tan pronto faltando tiempo de aprovechar tu día.
Mi nariz, ya sabes, falta de ti.
Dicen del infierno, de sus calores eternos.
Y aquí sigo sin poder recordar tu olor con este resfriado traído de celos.
Tampoco soy hoja suelta de tu cuerpo que un día perdió todo lo verde de juventud.
Las bicicletas serán para el verano como yo soy para el tiempo que puedas darme.


 

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

4 comentarios en “El otoño”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.