Las Galletas

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos como tema “Las Galletas”. Este es el relato ganador:

Nunca tuvimos una gran relación. De hecho creo que fue bastante mala. O más que mala, fue una relación que encontró tarde su momento. Porque crecí a la sombra de mi hermano mayor. Al que querías con locura y con el que te deshacías en mimos y colmabas de regalos. Yo pasaba por tu casa sin pena ni gloria. Con la etiqueta de “despegá”. Y es que sentía que no merecías que te quisiera. Y fíjate que sí, que yo sí te quería.
Con los años la cosa cambió. Pero el tiempo y el cáncer jugaron en nuestra contra.
Venías cada día a casa con la excusa de darle una galleta Maria a mi perro. Él se la llevaba escaleras arriba. Sé que venías por pasar un rato con tu nieta con la que tenías tanto en común, aunque yo era la que nunca recibía sugus ni palabras de afecto…
Venías con la mano en el bolsillo, apretando la galleta. La mano te olía a vainilla y mantequilla. Y también a cariño.
El día que te fuiste, el perro sacó de su escondite todas las galletas que le trajiste. No le gustaban, y ya no hacía falta que siguiera disimulando.
Ahora, cuando huelo a galleta recuerdo tu mano nerviosa y cómo encontraste la manera de compensar tantos momentos.

ÁNGELA FLORES

12346572_1236035716412511_477082530606450785_n

 

Hoy es mi cumpleaños, y esto me ha servido de inspiración para el tema propuesto. Si hay un plato que me sale de rechupete y que a todo el mundo le encanta mi receta, esa es la tarta de galletas. Hace años, ¡muchos! que por mi cumpleaños no compramos tarta, siempre hacemos la tarta de galletas: galletas, leche, flan o natillas y chocolate.
He hecho tarta de galletas a vecinos que me lo han pedido, para otros cumpleaños, porque sí y de forma inesperada a las dos de la mañana por algún compromiso. No me sale bonita, no uso medidas ni nunca me sale igual, pero creo que utilizo la mejor receta que hay para todas las cosas: hacerla con amor.

MARÍA JT


Cuando alguien nuevo me conoce, creo que el momento en el que más se le arquean las cejas es al enterarse de que no me gustan los dulces.
Ocurrió hace más años de los que recuerdo, y de la noche a la mañana. No fue por una dieta detox, ni para adoptar el estilo de vida foodie, ni por ninguno de esos extranjerismos que utilizan esos jóvenes con barba de cuarentón. Qué va. Simplemente empezaron a empacharme todos aquellos comestibles que contuvieran más del 3% de azúcar, y sí,persona cuyas cejas parecen el Arco del Triunfo, eso incluye las galletas.
Las galletas, el estigma de mi vida. Las que se comen en los recreos, con el cola cao, o por paquetes como sustitutivo del cigarrillo del desayuno…Galletas de chocolate, de limón, María, Príncipe, campurrianas, con gigantismo, diminutas, con forma de Minion…Sí, puedo visualizar cómo se disiparía la fuerza de voluntad de alguien que intentara ponerse a dieta según leyera esta lista salvo en caso, claro está, de que dicha persona fuera yo, que no me gustan las galletas. Pero claro, eso es muy raro. Es como declarar que uno es asexual en una sociedad donde el sexo es protagonista en tres cuartas partes de los anuncios de la tele. “¿Cómo va a ser usted asexual, hombre de Dios? ¡Con lo buena que está esa!”. Recibo este tipo de comentario muy a menudo…
…pero con galletas.
Las galletas, como dijo Bruce Willis sobre los sándwiches, dan seguridad. Es normal comer galletas. Es costumbre coger una galleta si se te ofrece. Socialmente aceptable. Incluso hay un personaje de Barrio Sésamo obsesivo-compulsivo que las idolatra como un dios. Tu mejor amiga come galletas. Tu ex mujer come galletas.
Pero debo hacerle una pregunta, señor Kiosquero ¿Acaso le parezco yo muy normal? ¿A que no?
Pues deje de ponerme esa cara y póngame una bolsa de patatas fritas.

SARA LÓPEZ


Las galletas de mamá
Mamá es una mujer poco usual en la repostería, siquiera tenía la menor idea de lo que eso era. A lo cual siempre me pregunté, cómo es que hace esas galletas tan ricas.
Durante mis primeros años de infancia jamas se me ocurrió lo que pronto a mis cumplidos 18 años, descubriría.
Mi madre siempre me dijo que sus galletas tenían un toque mágico y secreto, que jamas debía cuestionarlo, ya que era una receta de generación, osea que mi abuela se la había heredado y así la madre de mi abuela a ella…
Nunca pude ver como las hacia pues al volver del colegio siempre las tenía listas.
Un día mi madre callo enferma, lo que la tuvo inactiva por varias semanas. Esto llevó a que nos quedáramos sin galletas por algún tiempo. El día que cumplí 18 pedí a mama que hiciera su tan aclamadas galleta, ella con un sonrisa dibujada en el rostro, respondió, que con todo gusto.
Olvide mencionar que las semanas que Mamá estuvo en cama, pareciera que una plaga de ratas nos invadiera la casa.. Mamá sólo dijo al respecto, – hijo mio en tu cumpleaños habrá muchas galletas y ya no mas plagas en esta casa -.

JOSUÉ GONZÁLEZ


Un trozo redondo de galleta, eso es todo lo que llevaba en los bolsillos. Había ido dándole mordisquitos, engañando al hambre, hasta dejar solo el centro, quizá la cena. Es una conjetura, pero las circunstancias no ayudan a pensar que su hobby fuese el de esculpir galletas. Lo encontraron muerto en un banco del parque. La Navidad viene fría.

JEZABEL


– 300 gramos de mantequilla
– 200 gramos de azúcar glass
– 1 huevo
– 2 cucharadas de esencia de vainilla
– 350 gramos de harina
– 2 cucharadas de levadura
– 1 cucharada de sal
– 350 gramos de chocolate para fundir
Esta es, a ojo de buen cubero, la receta de las mejores galletas que he probado jamás, esas que no sé hacer ni aprenderé y las culpables de que las galletas del súper me sepan insulsas. Si, esas cabronas son las responsables. O tal vez lo sea yo, vete tú a saber, pero el caso es que ya no las encuentro y en su desencuentro, sin diabetes ni empalague ni razón lógica aparente, no me apetece comer galletas. Pero joder, como me apetecería volver a comer esas puñeteras galletas. En fin, habrá que empezar a pensar en magdalenas.

DAVID GUTIÉRREZ

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

7 comentarios en «Las Galletas»

  1. Sara López. Puede que no esté siendo imparcial, pero joder, te debo muchos bombones que te regalaban a ti y me acababa comiendo yo ^^ – Nah, si que lo estoy siendo, has juntadol sexo, galletas y Bruce Willis, mereces todos los votos del mundo –

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.