La historia que le escribí a Romu…

12.00

Subí a la buharda. Allí estaba sucediendo la historia que yo, como cuentista, iba a narrar.

«Revuelve Carmet con gran entusiasmo en las cajas del desván», escribí.

Y por ahorrar tiempo, encaminé el relato hacia otro asunto.

—Mientras, voy a ornamentar la erre de la primera línea, tal y como merece toda letra que inaugura una obra literaria.

Me entretuve en demasía y, cuando acabé, advertí que Carmet había desaparecido, y con ella, la Historia.

—Una última pincelada y… ¡Lista! Continuemos con… ¿Eh? ¿Dónde está la Historia? Mmm… Ha transcurrido en la buharda y ahora se desarrolla en la habitación de Carmet. Puedo escuchar la voz de sus diálogos desde aquí. ¡Ah! Si Romu me descubriese con la oreja pegada al suelo, atenta a lo que hablan esas conversaciones, me preguntaría: «¿Dónde se ha visto que a una autora se le pierda la historia de su libro?».

Entonces, pensé en lo gracioso de ir con mi libreta detrás de la Historia, para redactar lo que ella había hecho. ¡Ah, queridas niñas y queridos niños!, imagínense: andar en pos de su estela y divisarla a unos noventa renglones de distancia. Sería como describir el rastro que deja una estrella fugaz al cruzar el cielo.


Descarga los 3 primeros capítulos aquí GRATIS.

 

 

1 valoración en La historia que le escribí a Romu…

  1. 3 out of 5

    María Rubio Ochoa

    Bonita historia y es que en los desvanes hay cajas que al abrirlas nos cuentan muchas historias.

Añadir una valoración

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.