Mujeres – Miniconcurso de relatos

Esta semana, en nuestro Grupo de Escritura Creativa de Facebook, proponíamos escribir con el tema “mujeres”. Estos son los relatos recibidos. ¡Vota por tu favorito en comentarios antes del jueves día 14 de marzo! (Solo un voto por persona. Este voto se puede dividir en dos medios o cuatro cuartos).

*Todos los relatos son originales (responsabilidad del autor/a) y no han pasado procesos de corrección. El ganador se anunciará en el grupo de escritura creativa Cuatro Hojas de Facebook.

ALEXANDER WEISHAUPT

Sentado aquí te miro y me siento feliz. Te veo radiante y coqueta, con tu pelo negro y largo bajando por esos hombros desnudos, con tus labios tan rojos como la sangre y un color pomposo en las mejillas que aunque evidentemente maquilladas, te hacen ver radiante. Veo tristeza en tus ojos. ¿Por qué lloras? La sombra que pusiste recorre tus mejillas y barre con todo el maquillaje que tenías. Siento tu delicado perfume frutal que a tantos hombres ha hecho mirar para atrás, veo tus piernas largas y brillantes, tu cuerpo apretado por ese conjunto de fajas y elásticos que usas para camuflar tu naturalidad. Veo en tus ojos y te miro por dentro. Percibo tu bondad y delicadeza que cubres con una actitud firme y desafiante. Tus risas estrepitosas que esconden un grito ahogado. Siempre eres el alma de la fiesta, tan fuerte que te vez, tan frágil que eres. Te amo con tantas fuerzas y pienso en todo el tiempo en que te odie y me avergonzaba de ti, y lo siento tanto.

Recuerdo cuando te conocí, era apenas un niño entonces y no lograba comprenderte. ¿Por qué me hacías sentir esas cosas? Por más que traté de luchar contra ti, siempre lograbas aparecer a mi lado. Nadie te quería, mi familia jamás te hubiera aceptado, ni hablar de mis amigos. Tuve varias novias pero nunca resultó nada; es que siempre te tenía en mi cabeza por más que quisiera que te fueras. Recuerdo que una vez me armé de valor y le hablé a mi hermano de ti, me miró desconcertado y me dio la paliza de mi vida. Recuerdo como intente terminar mi vida varias veces también, por suerte sin éxito. Solo me armé de valor de contarles de ti a mis padres el día que me fui de la casa, pero no esperé su respuesta. Imagino que no se sintieron felices porque nunca más me llamaron ni quisieron saber de mí.

Pero ahora te miro y me siento mejor, no puedo olvidar el dolor del pasado ni el peso del juicio, sobre todo si viene de las personas que te dicen amar incondicionalmente. Pero por cada quien te deja de lado, hay quien aparece para darte una mano, y existe gente hermosa que apareció para nosotros cuando todo se volvió negro. Ahora puedo decir que te amo, que eres sin duda la mujer de mi vida y que no quiero separarme más de ti. Que cualquier tormenta futura estemos juntos y podamos sobrellevar la mirada de este cruel mundo que no nos deja ser libres. Ahora te miro y me limpio las lágrimas y veo como tu cara recobra ese brillo natural, porque eres hermosa y estas dentro mío, somos dos incomprendidos en un cuerpo equivocado y no importa lo que puedan pensar los demás, desde ahora somos eso que siempre quisimos ser, que quise ser; una mujer.


MARI CRUZ ESTEVAN APARICIO

La hacienda se habia quedado sin la sonrisa de Agusta.
El primer llanto de la pequeña Tina hace voltear las campanas del torreón de la Invención.
Lorenzo al coger en brazos a su hijita, de nuevo siente correr en sus venas la sangre. Su intelecto y, su trabajo, hace que la casa familiar se a grande…
Tina es una mujer inteligente-,
A la muerte de su padre toma las riendas de la hacienda.
Tina conoce a Azul y con él el amor de mujer y el amor de madre… Pero la dicha dura poco ya que de repente fallece se esposo… ¡Mujeres! Sí dos mujeres a batallar en la vida…
Si fue la necesidad de varón pera el trabajo de la tierra o fue el terror a la soledad, nuca se sabrá. Lo cierto es que el criado de la hacienda orina hoy en la bacinilla de Tina… Pero la traición esta en los ojos del que no se conforma tener menos riqueza que su mujer, por ello al paso del catastro por la región aprovecha el momento y, se presenta en el ayuntamiento a poner todas las tierras de sus antiguos amos a su nombre. ¡Mujeres! Si Tina es una mujer inteligente y, observadora, por lo tanto se había percatado de la mala jugada de su segundo marido, por eso esperó junto a la autoridad si el egoísmo se lleva a cabo…
El sabio proceder de la mujer le permite pedir la separación del hombre que un día orino en su bacinilla.


MARCELINO TORRECILLA

Una perla de mujer

La tradición en los Emiratos Árabes de ponerle a las mujeres nombres de perlas refleja la fuerte influencia de las gemas en la cultura local.

Cuentan dos leyendas que una perla preciosa tenía dos madres: un relato dice que se llamaba Bint Al Mata, hija de la lluvia, concebida cuando la concha de una ostra atrapó una dulce gota de lluvia antes de mezclarla con el salado mar.
La otra historia afirma que se llamaba Bint Al Qamar. Decían que era hija de la luna, nacida durante una luna llena, después que una ostra nadó desde lo profundo del mar hasta la superficie, y atrapó una gota de rocío emanada de un rayo plateado.

Entre algunos nombres de perlas tomados por mujeres emiratíes se encuentran los de Dana, Hessa, Moza y Qemasha. Afirma Ali Al Saloom, un asesor cultural y conferencista de los Emiratos Árabes, que Dana es el nombre de la perla más costosa y deseada. La preciosa gema carga una paradoja: en cierta época, la joya no la podían lucir mujeres emiratíes, entre las que se encontraba la propia abuela de Ali.

En un cautivante relato, cuenta Ali que «… Dana es la perla más grande y la más oscura, y era todo un tesoro para los capitanes de botes que se dedicaban a la búsqueda de perlas preciosas. Si contaban con la fortuna de encontrar una Dana, significaba no tener que sufrir por todo un año en una actividad ardua y peligrosa, como lo era la pesca de perlas».

«Relata mi abuela como una vez mi abuelo tuvo la suerte de pescar una Dana. Sin embargo, no la conservó para él, sino que la vendió, y de la transacción obtuvo un jugoso porcentaje. Con el dinero de la venta, le compró a mi abuela plata y oro. Yo Estaba más que desconcertado, y le pregunté : “¿cómo era posible que el abuelo te hubiera regalado oro y plata en vez de una Dana?”».

«La respuesta de la abuela fue que en esos tiempos las mujeres locales nunca llegaban a lucir perlas. Cuando las encontraban, las enviaban de inmediato a la India y de allí a Europa, donde las compraban reinas, princesas y mujeres de familias aristocráticas. Tener una perla en los Emiratos Árabes de antaño era un lujo que muy pocos lugareños se podían dar. Además, las mujeres de esos tiempos pensaban que llevar una perla no les agregaba una característica especial».

La historia de Ali refleja también el muy bajo poder adquisitivo de la gente de los Emiratos Árabes Unidos, antes de la llegada del petróleo. Por aquellos años, los primeros pobladores vivían en condiciones muy precarias y una buena parte de su supervivencia dependía de la pesca y del inestable negocio de las perlas. Con la llegada de la bonanza petrolera, muchas Danas se hicieron asequibles a la generación de mujeres que sucedió a la de la abuela.

A la abuela de Ali no le quitaba el sueño la falta de una Dana, y además estaba consciente de su difícil condición económica. En vez de preocuparse por tener una perla, las mujeres de su generación andaban ocupadas en otros menesteres, como el poder sobrevivir en un ambiente agreste, y sacar adelante a sus familias. La abuela encarnaba una verdadera perla de mujer.


SOLU SANSONE

Pasitos de bebé

Como explicarle a mi cuerpo que no doy mas, que a veces siento que no hay mas tela para cortar. 
Pero él lo sabe, porque es con quien he de habitar cada uno de mis cansancios y mi mal estar. Es él quien me dice, sabio, que siempre hay un poquito mas. Porque la energía se renueva, para poder volverla a dar.
Pero a veces es necesario sentir que hasta la última gota ya está. Es la única forma de poder descansar en pensar que ya es un triunfo haberlo podido dar. Dar ese todo, por mas insuficiente e ineficaz.
Aunque no alcance di todo lo que había, aunque imperfecto es lo mas cercano que se podía. En ello poderme consolar.
Y desde el arrullo de esa profunda verdad se impone una bocanada de aire mas. Desde el centro de mi ser reconecto y vuelvo a empezar, a sumar gotas de energía para dar. Pedazos de tela, que coso como puedo, para poder volver a cortar. Pasitos de bebé que lentamente me ponen a andar.
Y así hasta el infinito es ser mamá….mujer….persona… o simplemente un alma mas…


SORAYA MADERO DURÁN

…ella se encontraba sola, conoció una persona que la conquistó, le beso todo el cuerpo, la amo y le dio su tiempo, sus sueños y su corazón… Ella se consagró, creyó que su vida estaba completa, que encontró quien fuera su espejo… Pero un día engendró un corazón pequeño, con mucho trabajo lo gesto, con dolor lo parió. En ese momento, con ese pequeño hombre que se perdía en sus brazos, descubrió que algo: Era más MUJER, estaba completa y ya nadie era importante, había encontrado el amor de su vida. Este hombre pequeño y perfecto le apretó el dedo como quien quiere abrazar, sonrió mucho como quien tiene delante el paraíso. Entonces ella supo que nunca había amado tanto, que entrego el alma, sacrifico el cuerpo, su sueño, y su calma… Pero estaba colmada de dolores que le daban placer, ahora era importante, porque para un hombre pequeño era ella lo único que existía. Ella no solo era mujer, no solo era bella, no solo era inteligente… Era lo mejor que podía ser una mujer, era MADRE…


ELVA GINON

Lamentablemente para ella yo nací, ella esperaba un varón, que fuera su apoyo y la ayudara a salir adelante… Pero nací yo
Mi nombre es Elva y hoy voy a platicar mi historia..
Es la típica de conflictos familiares y machismo de parte de mi madre, en casa siempre sobró el vino y las cervezas,cigarros, ahhh y hombres.
Yo siempre vestía lo que mi madre me ponía eran vestidos largos y muy sencillos, mi abuela me peina a por las mañanas recuerdo que eran dos cilitas oh una trenza.
Cuando terminaba de peinar me tenia que empezar a preparar el desayuno, recuerdo que tenía 4 años… Que tiempos aquellos, había pocos días buenos los malos y peores abundaban pero mi madre decía que estaba en la gloria. Ohh espera sí no quieres escuchar la historia de mi vida cambia de canal… Prosigo yo a mi madre casi nunca la miraba despierta siempre dormía y a mi padre jamás lo miraba de echo nomas lo escuchaba cuando golpeaba a mi madre y olía que estaba ahí por que se drogaba.
Recuerdo que una ocasión la estaba matando porque ella no le dio el dinero que se había ganado afortunadamente mi abuelita estaba ahí y pudo intervenir para separarlo y dejara de golpear a mi madre….. Un día estábamos mis hermanitos y yo
Mirando la TV y llegó mi padre drogado dijo que se le había metido el díablo y golpeó a mi abuelita la tiro a la mesa y frente a mi la violo con brutalidad y cuando terminó de hacerle eso la aventó y se salió, ella lloró y lloró pensando… Como es posible que su propio hijo la hubiece golpeado y violado yo era una niña y no entendía lo que estaba pasando y me fui a dormí… Les dije que cambiaran de canal por que viene lo peor, bueno continuó.
Cuando desperté mi madre ya estaba ahí miro a mi abuela y se fueron al patio a platicar yo mire a mi madre asustada y gritando-. Fue capas de golpear a su propia madre tan bajo a caído. Mi abuela llorando dijo… No sólo me golpeó también me violo mi madre cayó en shock quedó sentada ella decía no quiero despertar quiero seguir durmiendo, tomo el cel y le hablo a su amiga, ella le dijo que fuera a casa, ella llegó tan rápido como pudo y habló con mi madre que tenía una cara que no podía explicar… Llamaron a la policía y mi abuelita no quería por que se había bañado y no quería hacer daño a su hijo pero igual lo demandó.
A mis hermanos y a mi nos mandaron al rancho mi abuelo estaba siempre serio no era como antes pero estábamos niños no nos dimos cuenta de lo que sucedió, nos divertimos con los animales todos los días que estuvimos hay fueron muy lindos, no hablemos de las alegrías porque ueron pocas y los días malos y problemáticos fueron demasiados y las opacaron.
Mi madre se junta con un Sr. Veinte años mayor que ella y corren a mi abuela por ser la mamá de su ex, bueno tuvimos a otro hermanito mi madre no se alimentaba bien y tuvo problemas pero nació sano mi hermanito. No teníamos dinero suficiente y siempre hubo carencias.
Pues el padre de mi hermanito trabajo y nos empezó a ir bien económicamente, después tuvimos otro bajón emosional yo tenía 8 años de edad y me encargaba de mi hermanito mientras mi mamá se iba al casino a apostar y a perderce en el alcohol y entró en una deprecion muy fuerte en la cual trataba de quitarse la vida con sobre dosis de medicamentos para dormir… Yo a los 8 años ya sabía el numero de emergencia por que lo hacía seguido
Recuerdo que en una ocasión estaba el padre de mi hermano menor, mi hermano mayor y yo.. Ella solo dejó de respirar por una sobre dosis… Los tres tratando de reanimarla dándole respiración y primeros auxilios duro más de 10 minutos así.. Inconsciente… Llego la ambulancia y la hisieron reaccionar… Mi vida siguio con altibajos. Ahora tengo 20 años y un bebé acuestas y una historia enorme que contar. Pero eso será después.


MADELEINE MÉNDEZ

Recuerda que por ser amiga, no dejas de ser mujer; que por ser esposa o novia, no dejas de ser mujer; que por ser madre, no dejas de ser mujer. A las mujeres se nos ha creado el estereotipo de débiles y frágiles cuando en realidad salimos a enfrentar cada batalla, en algunas salimos victoriosas, en otras lastimadas pero con una gran lección aprendida, donde nadie retiene tu interés de forma particular y tu mente respira agradecida. Es en ese instante, es donde tú descubres que mujer es sinónimo de coraje y valentía.


TE GUSTA (RRR)

Donde ven tacones
Yo veo fuerza
Donde ven cuerpos
Yo veo delicadeza
Donde ven arrugas
Yo veo experiencia
Donde ven morbo
Yo veo belleza
Donde hay un hijo
Ahí se muestra.

Mujeres, nuestras dueña
Nacidos de ellas
Maltratadas socialmente
Trabajando y con las casas a cuestas
Corazones creados
Para amar por naturaleza
Son guerreras
Pronto se unirán
Y cambiará esta mierda.

Son más fuertes
Aunque sus brazos no lo muestran
Sí sus fortalezas
Guardan bondad, cuidado y delicadeza.
Esas son sus amas
Las usan para cuidar de los suyos
No dejan que nadie se entrometa
Protegen con su alma
Son buenas madres
Muestran su compasión
Como hijas, ante una madre enferma
Un hijo difícil o distinto
No importa, ahí está ella.

Evolucionó para querer
Y para que las quieran
Parecen difíciles
Pero no, solo son complejas
Mezclan amor, con inteligencia
Con menudos atributos
A ver quién se les enfrenta
La resiliencia les acompaña
Es la fuente de su fuerza
No se rinden, aunque quieran
Porque cuidar es su sello
¡ Ahí!
Reside su esencia.


ANGELS POMARES

Enamórate de ella…
De sus dudas diarias que pueden volverte loco,de sus cambios de humor sin sentido,donde salta de la risa al llanto; de las contradiciones que la hacen tan hermosa.

Acércate en silencio…
Cuando te suplique con una mirada muda en palabras,cuando escuches que te llama con su cuerpo sin tan siquiera rozarte,cuando llore en tu hombro y no sepas por qué…

Acúnala en tus brazos…
Porque aunque no te lo pida,te lo exige a gritos silenciosos; porque su alma quiere que te fundas en ella y con ella; porque no desea morir en la desidia y la monotonía de los días,los meses,los años…la vida.

Coge su cara entre tus manos…
Y dile lo bella que es…que el correr del tiempo no ha hecho más que dulcificar su rostro; que sus arrugas te cuentan de su risa y sus locuras; que sus ojos consiguen perforarte el corazón cuando los clava en los tuyos, y que las manchas de su piel te recuerdan cuán bella la ves caminando bajo el sol.

Abraza su cuerpo…
Y hazle sentir que los pliegues de su piel delatan cómo se entregó a la maternidad con valentía; cómo los años volaron entre sus estrías y su flacidez, y siente vibrar su cuerpo maduro entre tus manos,entregado y candente como la muchacha que no ha dejado de ser.

Y ámala…
Por lo que es y lo que fué…por lo que puedes apreder de ella,de su cuerpo y de su alma. Por todo lo que tiene para ofrecerte con la generosidad y sabiduría de los años vividos…porque ella es hermosa hoy,ayer,siempre…


SAMANTHA PROSE

-¡Despierta Sabi,despierta!!!parece que has tenido una pesadilla.
– No mamá era un sueño muy bonito solo que no acababa muy bien- aclaró Sabi aún medio dormida y un poco confundida.
-¿Como dices hija mia? ¿Quieres contarle a mamá?
– Si, pero mejor te cuento en el desayuno.
-¡ Luz !prepárale la palangana y el camisón de estar por casa a Sabi, y en cuanto termines sirve el desayuno por favor.
-Ahora mismo Sra Ana, pero ¿está bien la niña?-preguntó Luz preocupada, Luz era la señora de las tareas y desde que Sabi era un bebé fue su cariñosa nana.
– Si…tranquila Luz… solo fue un sueño movidito-Respondió tranquilizándola la señora Ana.
-Pues ya me pongo a todo enseguida señora.

El desayuno estaba servido fuera en el jardín, una casa enorme, un agradable día, la mesa rebozaba de frutas y todo tipo de manjares, eran tiempos de exclavitud, una familia acomodada, Luz se podía considerar afortunada por ser la criada, mientras el resto de personas con su color de piel recogían algodón todo el día arrodilladas. Sabi, a pesar de su gran fortuna, era hembra, en un tiempo en que eso significaba coser y como mucho tocar algún instrumento y ser una perfecta dama abnegada para esperar al perfecto caballero que la desposara.
-Cuentame Sabi, ¿que pasaba en ese sueño?
-Pues verás Mama, era todo muy raro pero me encantó, había electricidad por todas partes, y extraños objetos que hacían las tareas por ti, las mujeres vestían pantalón, votaban y estudiaban, no dependían de ningún marido y si no querían no se casaban, había escritoras, científicas, políticas, algunas incluso eran jefas por encima de hombres y hasta gobernaban, también las mujeres y hombres como Luz eran como los demás, tenían los mismos derechos eran libres,con carreras universitarias, casa bonitas como esta, incluso uno así muy morenito fue presidente en Estado Unidos, todo era precioso mamá, también fui a una especie de reunión masiva donde había miles de mujeres que vestían pantalón y una especie de blusa morada, pero a la vuelta a casa, ya era de noche , yo iba con una amiga y un grupo de hombres nos seguían con palos y nos apedreaban, no sabía porque…pero…parecían muy enfadados y yo corría sin saber por donde iba, varias piedras me alcanzaron, estaba herida y aterrorizada, sabiendo que en cualquier momento me pillarían y entonces fue cuando me desperté, por eso gritaba y estaba tan angustiada.
-Sabi por favor, que sueños tan locos tienes, cuanta imaginación, ni se te ocurra contar esas cosas a tu padre, diría que tienes pensamientos sufragistas o que estamos histéricas y yo te metí esas cosas en la cabeza, mujeres con pantalones,un presidente negro,menos mal que te despertaste, que horrible debió ser lo de esos hombres detrás de ti hija mia.
-¡No madre!a pesar de los palos y las piedras me sentí más libre que nunca, porque decía, hacía y pensaba siempre lo que quería, como los hombres de ahora, sin tener que callar un sueño madre, por eso siento que ahora es cuando estoy dormida y estoy viviendo una pesadilla.


DOMINGO MACHADO BARCO

A ti mujer
espléndida maravillosa
radiante de vida y de amores
penitente y gris en tus padeceres
siempre bellamente irresistible en tu luz
siempre bellamente temible en tus sombras
A ti mujer
la mujer las mujeres
siempre encontrándote
siempre viniendo a mi
dispersa entre tiempos
lugares
circunstancias
situaciones
para fiel a ti
abrazarte entre tus bienvenidas y adioses
en cada tiempo
con sus lugares, circunstancias, situaciones
Mujer de cal, mujer de azúcar, mujer de tantos nombres
siempre cambiando de cuerpo y de rostro
en todas las variantes de tu alma
en otros ritmos, otros olores, otras miradas
A ti mujer que eres la mujer que eres las mujeres
que eres la madre, la hermana, la hija
la amiga, la amante de cuanto ames
la que nunca deja de amar lo que ama
la que no ama o deja de amar
la que hiere, la que abraza
la que nunca traiciona o la que lo hace
la que tanto da la vida como la que la mata
la que tanto dan la vida como la que matan
nunca plena, nunca completa en tu completa integridad
siempre encontrándote en uno o algunos fragmentos o parajes de esa alma mía acaso destinada a completarme
siempre rota siempre entera siempre oscura y clara
A ti mujer de fuego y escarcha
A ti mujer de silencio y canto
porque es mi empeño, mi alegría y mi tristeza
no huir del destino que mi corazón traza
de antes de morir poder completarte
en un solo beso inacabado
de eternos retornos a nuevos despertares de abrazos
con tu alma plena y completa
en un solo tiempo de un solo cuerpo
con un solo nombre de mujer
donde se han fundido todas las mujeres
en la mujer fundida amante en mi amante alma…


GABRIELA MOTTA

Soy Cíclica

Un día leí que era cíclica y me sorprendí no porque no lo supiera, sino porque por primera vez entendía el concepto.

Y me sorprendió mí sorpresa. ¿Cómo podía ser esto posible? Había vivido todos estos años sin respetar mi esencia, intentando mantener una continuidad emocional que mis hormonas no me lo permitían y yo no lo comprendía por ignorar mi naturaleza ancestral.

Y me concebí cíclica:
¡Cómo la luna,
cómo la naturaleza,
cómo la vida!

Soy cíclica y debo respetar mi ser. Celebre este momento de ampliación de consciencia, lo celebre y entonces comencé a sentirme viva. Unida con la tierra y la energía divina que corre en cada una de nosotras, la energía de la vida.

Y me perdoné, porque estaba justo donde debía estar con el estado de consciencia que podía tener, con pleno conocimiento de mi femineidad.

Y renací:
libre,
abierta,
y optimista.

Aceptando cada uno de mis ciclos. Sin reprocharles nada, sino que aprendiendo y entendiéndolos como un nuevo comienzo.

Y me permití:
revelarme,
amarme,
enojarme,
desanimarme,
morir,
y renacer con cada uno de ellos.


ÓSCAR MARCELO LÓPEZ GARCÍA

la mujer de tus vividos…sueños
te veo a traves de mis pupilas consternadas, cargadas de emociones mundanas.
veo tu trabajo duro ….cada dia desgarrando tu ropa , desgarrandote tu alma ,valdra la pena el sacrifico realizado?…sera demasiado tus gotas arrojadas a las salinas de la vida..a las oficinas de sol partido…. a las lavadas manos de piedra junto al rio de tu amado pueblo…sacrificios desde tu temprana existencia…mujer ..con m mayuscula..,. inmensamente superior a el presentimiento pobre del hombre, martirizado encerrado en su mundo material , vientos calidos has cosechado , y madurado los exesos has demostrado el centrado perfecto digno de tu naturaleza de madre ….has tomado el espacio correspondido a tu ser …detras de cada evento en nuestro universo humano has estado…firme enclavada detras de tu hombre , tu amigo , tu compañero de vida ,
dando vida entregandote sin mas pedir que las migajas que tantas veces recibes ….olvidadas en el pasado dia a dia renuevas este mundo entregando tu luz …
eres la espernaza de este mundo perdido en las entrañas inhumanas de la desolacion, acuñadas las renovadas ilusiones de un futuro esperanzador en ti …en tus infatigables pupilas entregando todo de ti…
con tu profunda percepcion de fenomenos que nosotros….pobres hombres… no entendemos…ni concepcion de la realidad que tu vives…solo tu puedes renacer este mundo de crispacion y soledad ..solo tu ves con tu mente llena de verdadera ilusion …
o mujer vaya mis respetos , y devocion a tu mente prodigiosa , tanto como engendrar una vida nueva…llena de amor como solo tu puedes entregar…
sacrificarte como lo han echo miles de ustedes , sufriendo ,desdeñadas por el viento frio del hombre , en su avance tecnologico, dando los matices de candor y humanidad necesaria para que sobreviva el sentimiento vivido de la compasion inerme en ti..
mis honores y respeto a las feminas de todas las especies del universo, desde mi humilde condicion , un simple hombre …que proviene de ti mujer …
he sido hijo…padre …amante …compañero …y solo de pensar tu trabjo al dar una nueva vida ..me parte el alma ..en partes irreconciliables …tu amor incondicional …
gracias ….madre …por haberme dado la vida y tu comprension
gracias …..compañera de tiempos pasados y futuros…por entenderme y apoyarme..darme mis hijos.
gracias ….hija…por traerme luz en cada dia ..haciendome recapacitar y superarme
gracias amiga ….incondicional teniendo tu hombro ….cada vez que fue necesario..
de ustedes….provengo y por ustedes vivire…..las amo !!!!
mi humilde reconocimiento a las feminas ….de todos los tiempos….


YURIMIA BOSCAN

Mastectomía

I
Punto vacío en la herida

Dolor oblicuo
Dolor de leche
de hueso
de nervios
Dolor
en falta

Dolor
en el horrendo miedo
sin pezón

II

Es rosa
la cinta que doblo sobre el pecho
Sigo en pie

Caen mis cabellos
y el corazón soporta
el alquímico embate
sin antesala

III

La cuchilla
corta el sueño
afila la ausencia

Punzan
tiempo risa hijos
la desazón de quien toca
el aire del beso sin aureola
la muesca del azar
dándonos la bendición

IV

Duérmete mi niño
que tengo que hacer
ponerme la vida
quitarme el sostén

Duérmete mi niño
no hay pecho que dar
con luna y lucero
daré de mamar


MARIAN MOYA VALERO

Si te daño no seré yo con mis palabras, con mis actos, si te daño no será mi recuerdo mujer de antaño.

Época donde la imposición te obliga a su mandato.
Te recuerdo a gritos desde cualquier Angulo de mi mente creciente…soy tan inocente como la edad lo requiere.
A medida que pasan los años el odio crece en mis entrañas, por un ser él quien dicta y manda.
No te veo revelarte, no siento como le plantas cara.
Solo escucho gritos y ruido desde la mañana a la noche y una sumisión ante su actitud sin nombre.
Deje de admírarte, cuando las formas de su fuerza, su crueldad chocaban contra tus hijos, contra mi cuerpo joven, sin prejuicios.
Yo, con la certeza de que darías un giro a su mandato, que cesaría aquel horror que dominaba un solo ser.
En mi persona tú eras quien podía girar el movimiento a nuestro favor.
¡No pudo ser!
El miedo tiene más poder, de lo que en aquellos días yo lograba entender.
Mi adolescencia en una casa donde se respira un solo dios y se anula la única persona con posibilidad de educar y formar la familia.
Ella pasaba por un trance…donde siempre pensé ¿como pudo resistir sin”matarle”?
Le decía, una y otra vez siendo una adolescente… ¿lo mato? ¿Quieres que lo mate mama? Y mi madre, se echaba las manos a la cabeza, la recuerdo con los ojos tapados.
¿Que dices niña?¡Que lo mate dios!
¡Lo mato yo, y una cosa hecha!
Para lo que está en el mundo…
Para mí no hacía nada en el mundo, solo dañaba a los que más quería y hay estaba ella,en su actitud de vida.
¡Pobre ignorante!, yo estaba luchando contra dragones en un castillo al que no pertenecía.
Ser adulta me da para no juzgar a nadie y si aprender de los padres.
Ellos también tuvieron padres, educadores con más o menos acierto…pero padres.
Nadie es dueño de la razón y siempre hay un motivo por el la vida nos invita a cerrar la puerta con el ogro dentro.
Le decía a mi madre que, como me hubiera gustado que hubiera tenido la oportunidad de haber nacido en esta época.
Se echaba las manos a la cabeza y decía…sola, sin tu padre!
Y las risas nos desbordaban…
Era una mujer sorprendente,era diferente.

Mi entendimiento es la educación y el miedo que les impide dar un paso adelante.
Con mi madre aprendí…como no dejarme someter y con mi padre a no imponer mi voluntad, porque se pierde lo que la vida te pone delante.
Una mujer de las de antes, una mujer como nunca seré…pero con referente de valentía y con la fuerza de saber perder, para ganar cuando nadie la pueda ver.
Mi madre.


FUEN CALDERÓN ROMEO

Corría el año 1926 cuando Socorro, con el corazón roto, vió partir a su marido en un barco hacia América en busca de un futuro mejor para la familia . “Volveré, te lo prometo, te escribiré cada día”. A su lado, en el muelle, estaban sus tres hijos: la mayor, Paquita, de 9 años, Sita con 5 y Sindín que, con apenas un año, yacía dormido en brazos de su hermana mayor sin sospechar que esa iba a ser la última vez que vería a su padre.
Nunca volvieron a saber de él .
Socorro, al ver que iban transcurriendo los meses sin tener noticias suyas, se volvió loca intentando dar con su paradero, al menos saber si estaba vivo o muerto, yendo al muelle cada vez que sabía que un nuevo barco procedente de México iba a llegar para preguntar a los españoles que volvían de allí. Nada. Simplemente desapareció. Hubiera querido morirse, pero tenía tres hijos que sacar adelante así es que trabajaba de cualquier cosa, sin descanso, con la ayuda de la pequeña Paquita que se ocupaba de cuidar de la casa y de sus hermanos mientras ella se dejaba la piel , bien en el campo, bien en el balneario que había en el pueblo o allá donde la ofrecieran unos reales para poder dar de comer a SUS hijos. Cuantas veces se quedó sin comer, sin probar más que un pedazo de pan duro mojado en la leche que unos vecinos y buenos amigos les llevaban cada día para que, al menos, nunca les faltara a los niños. Con mucho esfuerzo y sacrificio consiguió reunir el dinero suficiente para comprar una vaca que les proporcionaría a sus hijos y a ella misma tan preciado alimento además de algunos ingresos extras al vender la nata y la mantequilla. Su única diversión era ir algún día a la playa. En las noches de verano salía a la puerta de su casa con sus hijos a ver las luciérnagas que metían en botes de cristal tapados con pequeños paños con los que jugaban a modo de linternas para soltarlas de nuevo antes de irse a dormir. Y soñaba, soñaba con promesas incumplidas preguntándose qué habría sido de él, ahogándose en esas lágrimas secas que salen del corazón sin que nadie más las vea. Y continuó trabajando sin descanso. Hasta que pudo comprarse varias vacas más con las que inauguró su pequeña vaqueria y se hizo con algunos clientes fijos que la permitieron llevar una vida igual de sacrificada pero más acomodada económicamente.
Quería que Paquita aprendiera de números, así es que en 1936 decidió mandarla a Madrid a casa de su prima Rosita, casada con un maestro. Pero estalló la guerra civil. Sin noticias de Paquita y en plena guerra volvieron los tiempos difíciles para ella y para sus hijos. Cuando la guerra terminó no quedaba ni rastro de lo que con tanto esfuerzo había conseguido y sí alguna que otra cicatriz de los duros momentos que habían tenido que vivir. Pero Paquita estaba viva, gracias a Dios y prometida a un buen hombre que prometió ayudarla para volver a empezar. Pero ella se negó. No por orgullo, no por soberbia, sino porque deseaba que su hija fuera feliz y tuviera el matrimonio que ella no había tenido y con el dinero de por medio… Mejor no. Volvería a trabajar lo que fuera necesario. Lo consiguió. De nuevo. Sita se casó con uno de los muchachos que ella había contratado para ayudarla con las nuevas vacas y Sindín era su alegría, tan parecido a su padre que a veces mirar a su hijo le provocaba una punzada de dolor en su corazón. Pero la vida la reservaba un dolor mucho peor que el recuerdo de aquel muelle. Una noche de verano Sindín, que por entonces tenia ya 17 años, se fue a la playa a nadar con sus amigos. Desapareció. Una corriente se lo llevó mar adentro sin que nadie pudiera hacer nada. El cuerpo de Sindín no apareció hasta varios días después muy lejos de donde había desaparecido. Socorro no podía dejar de llorar maldiciendo el mar que se había llevado a sus dos hombres, aunque de maneras muy diferentes. Paquita y Sita, viendo cómo la muerte de su hermano la había devastado, pensaron que ese iba a ser también el final de su madre, que nunca lo superaría. Estuvo más de dos semanas en cama sin levantarse, sin apenas beber ni comer, sin querer ver a nadie. Pero al cabo de ese tiempo un día se levantó y, mirando a sus hijas con los ojos hinchados de tanto llorar, salió a trabajar como si nada hubiera pasado aunque sus pasos delataran el duro camino que la había tocado vivir.
Sita y su marido se trasladaron a vivir con ella y Paquita volvió a Madrid donde la esperaban su marido y sus hijos pero durante las vacaciones de verano siempre volvían a la Vaqueria de Socorro y salían con los niños a cazar luciérnagas mientras Socorro, ya mayor, les miraba con una sonrisa. Ya tenía ocho nietos. A veces cerraba los ojos para recordar la cara de su hijo y su mente se transportaba de nuevo al muelle donde habia visto por última vez a su marido. A pesar de todo había sobrevivido. A la propia vida, al abandono, a la miseria, a la guerra, al dolor. Sí, lo había conseguido. Y, mirando las risas de sus nietos, se sintió en paz.


ROSA MARÍA JIMÉNEZ MARZAL

Dime mamá….nunca fuiste consciente o fingiste para tener a tu marido y su loca perversión cerca de casa? O caso no deseabas perder tu estatus social? No encuentro otra razón que justifique tu indiferencia que no sea ese miedo al escándalo público, a ser rechazada por ese círculo de amistades donde fingias ser una madre perfecta.
No lo sospechaste nunca o más bien fuiste encubridora consentida?
Realmente sabes lo que hiciste? Sabes realmente lo que hicisteis conmigo?
Mírame!Ahora somos adultas.Mirame y dime qué no pudiste evitarlo,que lo sientes… dímelo!
Yo no recuerdo nada, apenas pequeños detalles anecdóticos que no causan dolor…pero he fracasado en mis tres matrimonios…y sabes porque? porque siento un rechazo visceral a la intimidad….porque algo me dice que el me buscaba y no había nadie que detuviera sus pasos.
No comprendo cómo una madre, yo lo soy, no percibe en sus hijos que algo no va bien.Rehuia su contacto, no le dirigía la palabra…mientras mis hermanas pequeñas se peleaban por estar en sus brazos.
Tienes la ocasión ahora… dime la verdad. Yo te recuerdo decirme a menudo que era su preferida porque me parecía a ti….pero no recuerdo que me librarás de su acoso.
No voy a juzgarte…pero estoy en tratamiento y más tarde que pronto llegaré a saber la verdad…y si es lo que sospecho y me lo has ocultado, si has sido cómplice … Mamá por Dios! Qué mis niñas pasan tiempo con vosotros .
De verdad que nunca supiste?Mis hermanas , mamá, mis hermanas también fueron sus preferidas?
Tengo ganas de vomitar … Soy una mujer tres veces abandonada,mutilada emocionalmente,con una parálisis física y una incapacidad crónica para amar.
Y tengo tres niñas inocentes que se pasean por tu casa…. No volverán, te aseguro que no volveréis a verlas.
Nunca fuiste consciente?mamá eres mujer… Cómo pudiste permitir el abuso y sequir viviendo como si nada?


MARÍA DAVID

Era el año 1975 cuando la vida de muchas personas iba a cambiar para siempre. Un año terrorífico, infernal, de torturas, violaciones, matanzas, humillaciones, pero entre todos estos acontecimientos perturbadores vamos a destacar el papel importante de las mujeres saharauis que han destacado por su valentía y ingenuo, convirtiéndose desde habituales amas de casa en temibles guerreras por los ocupantes genocidas marroquíes. Es una historia para despertar conciencias, para reavivar esa humanidad que yace en cada individuo, y aún más para esas personas que destrozaron ese puente vital y energético que les llevaba a su propia libertad.
Nuestra historia empieza a las orillas del Océano Atlántico, en un día poco soleado, con nubes densas y grisáceas- un cuadro en perfecta similitud con lo que iba a surgir al improvisto. Aunque la temperatura no era de las más favorables para disfrutar del agua de este océano joven y imperioso, habían niños que poco les importaban ese aspecto, de echo muchos hacían careras entre olas gélidas y juguetonas. Los mayores tomaban el té, acompañado de diversos pasteles de almendras y coco, contemplando con admiración las siluetas infantiles que se percibían nadando sin pudor, sus manos dando la impresión de tocar el horizonte con cada inmersión y sumersión de sus cuerpecitos frágiles en un océano infinito y que por su tranquilidad a muchos les pueden engañar, llevándoles en una profundidad oscura, en un “cementerio “ con almas perdidas y hambrientas. Las gaviotas volaban lentamente, mientras que algunas paseaban por la playa tranquilas buscando un tesoro, quizás algún cangrejo extraviado o alguna almeja que se dejó llevar a las orillas por las corrientes engañosas del océano. Algún pescador de más lanzaba su caña de pescar, a veces consiguiendo atrapar a alguna corvina que con su carne exquisita y jugosa cautivaría hasta al más exigente paladar. Toda esta armonía se desvaneció en un instante, ya que un ruido molesto y punzante acaparó, por completo, la playa. Una decena de aviones de combates sobrevolaban la zona bajo la mirada alterada de la muchedumbre. Una lluvia incandescente de fósforo blanco se cae desde los aviones, mientras que una niebla de humo circundaba toda la zona. Gritos angustiados y un olor de carne quemada anunciarán la instauración del caos. Entre cuerpos tendidos sobre la arena, moribundos o agonizantes, una mujer de mediana edad se había salvado por milagro, pero eso no se puede decir de su hijo Bachir. Lo buscaba desesperada por toda la playa, llamándolo sin recibir ninguna respuesta, hasta que, de repente, entre unas rocas cerca de la playa había visto un cuerpo ensangrentado, sin soplo y que se movía involuntariamente con cada ola que chocaba esas rocas. Se quedó inmóvil, enmudeció, su cara se había puesto morada; enloqueció y esa locura hizo que se restregase la ropa, arañándose la cara, castigándose a sí misma por la muerte de su hijo. Se acercó al cuerpo, lo abrazó y lo besó, mirando los aviones que se perdían en el firmamento.
-¡Malditos seáis, carroñas infernales! Habéis arrebatado la vida de mi pequeño pero yo os comprometo que os encontrare y os haré comer vuestra propia carne y vuestra propia mierda hasta que os moriréis ahogados con vuestra propia salsa-dijo Soufya, chillando y llorando sin control.
Cogio el cuerpo de su hijo y los dos se alejaron de las orillas turbias del océano. Se adentraron en el desierto. Se paró cerca de unas dunas majestuosas y empezó a excavar un hoyo. Metió el cuerpo dentro del hoyo y lo cubrió cautelosamente con una manta fina y suave de arena y en el sitio donde estaba su cabeza puso una piedra para recordarle donde lo había enterado.
-¡Te vengare, hijo mío, te vengare, aunque si esa fuera la última cosa que hiciera!-dijo Soufya enloquecida y casi desvaneciéndose por el dolor.
-¡Adiós, cariño mío! ¡No tengas miedo, mami siempre estará contigo! Ahora tengo que irme, ya que tú abuela se ha quedado sola y tú ya la conoces, así débil y frágil, una flor del desierto que siempre te defendió y te quería más que a nadie. Pero, volveré…. Se había ajustado su ropa, y con mucho rencor y dolor en el corazón siguió su camino por el desierto. Había caminado un buen rato, pero se paró al oír el ruido de unas camionetas. Se tendió sobre la arena en el mismo tiempo en el cual se habían parado las camionetas. Unos soldados marroquíes bajaron y sacaron desde atrás de una camioneta a un viejo, un hombre y a un niño-todos ellos saharauis. Les puso en fila, riéndose y humillándoles.
-¡Vamos, excavad, excavad….! Y los tres se pusieron a excavar hasta hacer un gran hoyo.
-Y, ahora, ¡saltad en el hoyo! Los tres saltaron atemorizados dentro del hoyo. En la otra camioneta habían más personas que al enterarse de lo que iba pasando, empezaron a gritar y a patear el interior de la camioneta.
-¡Esperad aquí! ¡Qué ninguno se mueva!-les dijo un soldado a los tres, mientras que se dirigían hacía la otra camioneta.
El niño ni les miraba, quedó aturdido, casi sin aire, con la mirada perdida y ojos humedecidos por lágrimas inocentes que irrumpieron sin cesar. El viejo cogio la cara del niño entre sus manos arrugadas, acariciando su frente, susurrándole:<<¡Vamos, chico, ahora es el momento! ¡Corre, corre y no te atreves mirar atrás!>> El viejo le dio un empujón al niño y ese empezó a correr, consiguiendo escapar de los soldados. Adentrándose en el desierto, se encontró con Soufya tendida todavía sobre la arena.
-¡Ven, acércate, no tengas miedo!- le dijo Soufya al niño. El niño consintió y se tendió cerca de Soufya.
-¡Yo te protegeré…!-le dijo Soufya al niño, abrazándole.
Y así como empecé a contaros esta historia, así os dejaré a vosotros a imaginaros el final de los dos. Esta historia es solo una pieza de un puzzle infernal que nunca acaba.


SERVANDO CLEMENS

Psicosis

El asesino forza la cerradura sin problema alguno con su llave maestra. Se despoja de las botas antes de entrar a la casa para no hacer ruido. Camina sigilosamente por la estancia, observando las fotografías en blanco y negro de su próxima víctima. Se detiene en la cocina, toma un cuchillo cebollero de uno de los cajones y de inmediato pasa la lengua por el filo. Ya puede sentir el dulce sabor de la sangre entre sus labios. Continúa avanzando por un oscuro pasillo. Él sabe que ella vive sola porque la investigó durante varios días. Puede escuchar el agua de la regadera. Es el momento justo para para actuar. El individuo lleva semanas sin destripar a un ser humano y ya está desesperado por hacerlo. Su corazón late con más fuerza. Está por exterminar a una indefensa dama y eso le emociona. Gira el pomo de la puerta del baño. Se percata de que no tiene el seguro puesto, es obvio, pues ella vive sola. El psicópata jadea como un animal, empuja la puerta con cuidado. Entra. Ella tararea una canción. El homicida observa el vapor que emerge por debajo de la cortina. Da tres pasos más. Levanta el cuchillo sobre su hombro, con la otra mano agarra una de las orillas de la cortina y la descorre con violencia. Ella está parada en un rincón de la regadera, vestida y sosteniendo una escopeta de doble cañón. Por lo visto la mujer ya vio la película de Alfred Hitchcock y sabe qué hacer. Él, estupefacto por lo que está viendo, abre demasiado los ojos y la boca, entretanto ella jala el gatillo. La sangre empieza a correr por las paredes y por el suelo mojado. Media cabeza del hombre flota en el inodoro.


MARTA TORRES

Ser mujer , en un mundo de machismo creó yo es lo peor que te puede pasar, siendo la tercera en la familia , y ser mujer !!!! No me esperaba nada bueno. Pero para mí bien Dios me dió un carácter fuerte y unas ganas de cambiar los patrones de vida de mi abuela y de mi madre, mujeres sumisas y violentada . Mientras más crecía menos quería la vida de esas dos señoras que amaba , pero también al ir creciendo crecía el machismo de mis hermanos a hacía mi. Lo cual por lógica me revelaba que no por ser mujer tenía que lavar , cocinar , planchar y no salir . No ,no , no es no era para mí teníamos los mismos derechos , mis hermanos, ni mi padre eran dueños de mi vida.
Pero al revelarme me ha costado tanto, por ejemplo golpes, insultos, rechazos.
Pero no me importó yo no quería ser como mi madre, que no tenía vida propia siempre hacía lo que mi padre decía e incluso que sus hijos decían.
Estaba siempre triste, sin iluciones , creó que asta muerta en vida estaba y no lo sabía.


LUISA ROJAS

Creación perfecta, ser tan puro y maravilloso. Tu inspiras cada letra de cada canción, poema e historia.
Tu no debés ser catalogada como debil. Eres fuerte, perseverante, luchadora, multifasetica, eres todo lo que deseas y te propones ser.
Porque aveces te puedes llegar a sentir tan insignificante, si eres tan valiosa. Quiero que sepas que eres irremplazable, nadie es como tú. 
Mujer tu creas, procreas, surges, tu das vida. Tu eres luz, esperanza, amor sacrificio, lealtad. Eres tan infinita como el tiempo. Como solo con una sencilla sonrisa, transmites seguridad y alegría.
Mujer tu no eres estereotipos de perfección, como todos quieren mostrar. Tu eres única, con cabello largo o corto. Con ojos de diferente color, raza, gustos, estatura e inclinación sexual.
Tu ser, tu personalidad, sueños, metas y humanidad. Eso si define quien eres, y aunque para la sociedad no eres perfecta. Ante los ojos de Dios, eres lo mas hermoso que haya podido crear. Porque tu eres, hogar, armonía, Unión, respeto, sabiduría. Eres mas mucho mas de lo que imaginas, tu eres MUJER.

“Solo tu decides quién eres, no la Sociedad.
Porque tu construyes y ella destruye”.


RAQUEL LÓPEZ

Mujer apasionada, que trabaja fuera y dentro de casa, mujer fuerte y sobre todas las cosas madre, que supera cualquier sufrimiento, que ama, que enseña, que tiene ternura.
La palabra rendirse no existe en su vocabulario, mujer responsable, independiente, sentimental… Sin importar las horas que dedica a los demás, sin importar lo duro que parezca el trabajo, ella siempre tendrá en su rostro un gesto amable y una bella sonrisa.
Mujer amiga de sus amigas, siempre dispuesta para dar un consejo y consolar te si algo va mal, entregada con sinceridad.
MUJERES, de cualquier raza y color, madres, esposas, hijas, amantes, jóvenes,ancianas….mujer de mil colores, que convierte un día gris en arcoiris…
Y ante todo… MUJER….. ni más ni menos…..


EMILIANO HEREDIA JURADO

ROSELLA

Las copas de los altos y esbeltos pinos rojos se balancean con el oleaje invisible de la tramontana. Los marineros, colirrojos tizones, pían con regocijo.
Hoy empieza la primavera y el cielo, para celebrarlo, ha colocado unas fuentes de crema catalana para que los ojos de los habitantes de un pequeño pueblecito en el cabo de Creus, se lo coman con la mirada.
Rosa.
Doña Rosa. Mujer talluda y esculpida, de unos ochenta ya pasados.
La cara arrugada como sarmiento de vid. Los pómulos, marcados, rosáceos por los polvos del Nilo. Unos labios como hojas de olivo paralelas, vidriados por el rouge color rojo número siete, donde van a parar las finas torrenteras que el tiempo ha provocado en la ladera comprendida entre la base de su delgada y griega nariz y la comisura de su boca. La cara está enmarcada como una de esas almendras místicas del románico, por un pelo cano con reminiscencias rubias, con una pinza de nácar anidando en el nido de su cabeza. Y, como dos líneas suspensivas, las cejas ocultan el secreto del misterio de sus ojos ocultos por unas pestañas delgadas y pobladas como un juncal, brillantes y obscuros como el fondo de un pozo.
La postura en la silla, denota el porte y la clase social nunca perdida, la espalda casada con el respaldo, las piernas, cruzadas con elegancia. Los brazos, durmientes sobre los reposabrazos, vigilan recelosos, el sello de oro del dedo anular izquierdo, y una pulsera de oros sin labrar, en la muñeca derecha..
Viste un elegante conjunto Channel, de falda y chaqueta color crudo, y una camisa de nieve.
Las medias, de seda, con una costura que divide la pantorrilla. Unos zapatos bajos de tacón cuadrado, negros, con la lengüeta encerrada en una hebilla rectangular plateada.
Una mujer, se acerca.
Pasos sobre el camino enlosado de pizarra.
-Hola hija, siéntate-le dice Doña rosa, a la visitante-
No hay besos.
Ángels, deja caer todo el cansancio de sus cincuenta y algo años, de mala manera, como quien tira una chaqueta, descuidadamente. Apuntala su cabeza entrecana y regordeta, con el puntal que ha formado con el dorso de su mano y el codo asentado en el reposabrazos de la silla blanca de forja del jardín. Con las piernas vestidas con una falda negra, basta, de algodón barato, medio encogidas, dejando caer unas pantuflas de paño marrón, sobre el enlosado. Como dos barcas varadas en la arena de la playa. Se estira el jersey blanco sucio de lana, de labor invernal, para que no se la vean los michelines, acusadores. Sus ojos de ratón, miran con fastidio a un punto indeterminado, y su boca redonda como gominola, se abre aburrida, arrugando su nariz rechoncha.
-¿así te he enseñado yó como has de comportarte?-la recrimina Doña rosa, inquisitivamente-¿y esa es forma de vestir?, a veces pienso que qué he hecho mal en esta vida, para tener a una hija con tan poca clase como tú, no sé…-arguye Doña Rosa, haciendo un gesto de negación con la cabeza-
-¡Ay mamá!, no empieces siempre con lo mismo-rebate Ángels, con gesto de fastidio, reincorporándose de mala gana, como a un títere que le obligan a levantarse con hilos invisibles-, estoy cómoda así, déjame tranquila, tampoco hay que estar arreglada todos los días como si fueras a la fiesta mayor del pueblo.
-Una dama tiene que estar elegante siempre, te lo he dicho mil veces, una de las cosas con las que se gana el respeto, es con la presencia, mírame a mí, nó como tú, que siempre vás…a ver, como dices…!ah!, sí, informal….!ay señor que cruz!-exclama Doña Rosa, con cara de fastidio-
-Vale, mamá, de acuerdo, lo que tu digas- responde Ángels, molesta, para que su madre se calle- y ahora, por favor, que viene por ahí tu nieta, te rogaría que te callases un momento, déjame empezar a mí la conversación, ¿de acuerdo?, tenemos que hablar de un asunto muy delicado, y no es plan de que la nena, si empiezas tú a hablar, se ponga a la defensiva, y se nos vaya, ¿de acuerdo?-le dice Ángels a su madre, rogativamente-
-Como quieras, pero ya sabes lo que opino de todo esto-responde molesta, Doña Rosa-
-¡hola mami!, ¡hola abu!- Estel, una niña de casi veinte, aparece como un viento cálido de levante, en la escena-¡hostia, panelles!, con café calentito recién echo, ¡mmmmmm!-Estel se relame, cojiendo uno, mientras violenta la silla de hierro, de un salto, con la pierna derecha totalmente doblada, apoyando el talón, en el filo del asiento, con la puntera de goma de su zapatilla de deporte tipo J. Haiber u huevera, señalando a su abuela, que la mira con desaprobación, mientras con la otra pierna, totalmente estirada, hace un bamboleo de satisfacción-
-¡por favor!-le increpa doña Rosa a Estel- compórtate como una señorita, y siéntate como es debido, que luego, de mayor, vendrán los dolores “una dona per tenir elegància ha de tenir bona presencia”( una mujer para tener elegancia ha de tener buena presencia)-le regaña dulcemente pero con firmeza, Doña rosa-
-¡jó abu, no me seas plomo!, anda, échame un poco de café con leche en la taza, porfi, porfi-pone cara de pena a su abuela-
-Está bien-responde Doña Rosa-solo porque con esa cara que me pones, no te puedo negar nada.
-¡gracias abu!, ¡joder!, ya me he manchado los vaqueros, con el café-exclama con fastidio Estel, al derramársele éste, al coger la taza, con cierta ansia-
-Bueno, si a eso le puedes llamar vaqueros-ironiza Doña Rosa-todo rajados por las rodillas, por los muslos, los he visto mejores en la donación de ropa de la parroquia-
-¡jolin abu, no puedo con mi vida!, no empieces otra vez, y sí, ya sé lo que vas a decir, que el top este, es demasiado corto, que enseño demasiada carne, que si bla, bla,bla, -responde Estel, echándose su larga, lisa, ondulante melena negra hacia atrás, dejando al descubierto, como al pasar la página de un libro, su hermosa y pálida cara de niña-
-Verás, hija-le dice Ángels, todo apurada-, quiero, queremos hablar contigo…
Estel, se queda parada, dejando de masticar el trozo de panellets que todavía tiene en la boca..
-¿De qué, mami?, del mismo mono tema que lleváis hablando la abuela y tú desde hace unos…¿dos meses?, es mi vida, soy mayor de edad, y todo lo que me hayáis dicho yá o me vayáis a decir, os lo podéis ahorrar, paso de rollos, y no, no empecéis, o me largo-dice Estel, bajando la pierna derecha, incorporándose, en actitud desafiante-
-¡niña!, ¡así no se le habla a tu madre!, ¡ni mucho menos a tu abuela!- le grita enérgicamente Doña Rosa a su nieta, levantándose como un rayo, poniéndose al lado de su nieta, agarrándola firmemente por el hombro derecho, para que no se escape-ahora, vas a escuchar atentamente, lo que te va a decir tu madre, primero, y luego, yó, y si así, aún te quieres marchar, yo, respetaré tu decisión, pero, solo te digo una cosa, empieza a sembrar flores para mi tumba, porque a mí, no me vas a volver a ver en la vida, ni llames a mi puerta, porque la encontrarás cerrada-Estel, confundida, mira a un macizo recién florecido de ginesta, tan rojo, como su rabia-
-Cariño, hija-intenta mediar Ángels, cogiéndola las dos manos, mirándola con suavidad, midiendo sus palabras, para no causar más daño del que ya está hecho, para impedir que su pajarillo, vuele del nido-verás, todos, en esta vida, cometemos errores, a ver cómo te lo explico, hija-Ángels, busca las palabras adecuadas, mirando al suelo-los errores, están para no volver a repetirlos, tú has cometido uno…o nó, según lo mires, pero, mira, hija- le aparta con dulzura su preciosa melena negra mirándola a sus ojos a punto de llorar-nos tienes a nosotras, a tu abuela, a mí, somos tu familia, no nos rechaces, no apartes las manos que te estamos tendiendo, sé que tienes, miedo, mucho miedo, lo comprendo, pero mira, hija, ahora, no es momento de lanzarse al mar, a ese mar tan desconocido como el que tenemos enfrente-señala al mar- , la abuela, es, como te lo diría, una de las personas más influyentes e importantes del pueblo, ya se ocupara ella, y ya se preocuparan por su bien los del pueblo, en no molestarte. De verdad, no te puedes, no debes ocuparte tu sola, de todo esto…
-Rosella (Amapola), niña mía –prosigue con dulzura Doña Rosa, acariciando la cara de su nieta, con ternura, mirándola a los ojos, con su hija de testigo- tu siempre has sido mi rosella, de pequeñita, tan blanca, con esos dos coloretes tan rojos en ambas mejillas-, rosella, cariño, no debes de temer a nada, nos tienes a nosotras, tu familia, no cometas el error que vas a cometer porque luego no tendrá enmienda-abraza a su nieta, impregnándola de su embriagador perfume de maderas de oriente- por favor, niña mía, no te vayas-suplica Doña Rosa, implorante, a su nieta, mientras se separa de ésta-
Estel, cabizbaja, temblorosa, mordiéndose los labios, estalla, como si fuera un volcán con el magma largamente contenido, y se levanta, tirando la silla de hierro hacia atrás con tal estrépito, que los tizones, salen en desbandada.
-¡dejarme en paz!,!es mi vida, y hago con ella lo que me dá la gana!, ¡no teneis derecho ninguno a planificar mi vida!,!me tenéis hasta el mismísimo coño!-grita a pleno pulmón Estel, con las manos fuertemente apretadas en ambos lados de su fina cara-
-¡no nos hables así!, ¡y mucho menos a tu abuela!
-¡no teneis derecho!
-¡si tenemos derecho, no es tu vida cuando tu decisión afecta a otras personas!
-¡eres una antigua!,!mama me apoya!,!¿no, mama?,¿mama?-mira Estel a su madre, con gesto interrogante, con las manos extendidas, buscando una respuesta que no llega-
-¡no hija nó!,!en esto no te voy a apoyar nunca, ni estoy de acuerdo!, ¡yo apoyo a la abuela!
-¡si hubieras sido una madre en condiciones, como debe ser una madre, esto no habría pasado!, pero noooo, le has dado demasiada libertad a la nena, ¡y mira lo que has conseguido!-se encara Doña Rosa con su hija-
-¡y que querías que hiciera!,!¿eh?, ¡¿ser una ama de casa, como tú, esperando a su marido de que venga de acostarse con todas las mujeres del pueblo, manteniéndole un plato de comida y un rincón de la cama caliente?,!¿no?!,-responde Ángels, furiosa a su madre-
-¡es obligación de toda buena esposa, tener hijos y mantener la casa en condiciones para el marido!-responde altiva, Doña rosa, levantando enérgicamente el dedo a su hija, echando rayos por ojos y boca-
-¡eso!, además de puta, pones la cama!
¡!zas!!.
El bofetón, resuena por todo el jardín
-¡!!!!Baassssstaaaaaa!!!!,!!!!no os peleis más por favor!!!!-vocifera Estel, llorando, de rodillas en el suelo.
Madre e hija, miran a Estel, que, ha roto con las tijeras de sus gritos, la tormenta.
Se arrodillan junto a Estel.
Las cuatro mujeres se abrazan.


PAULA SERRANO

Se despertó un día pensando en qué quería ser.
¿Famosa? ¿Conocida? ¿Rica?
Ninguna de estas respuestas le llenaba.
Quería algo más.
Quería ser creativa como su hermana,
perseverante y curiosa como sus abuelas,
ambiciosa y fuerte como sus primas,
graciosa como su tía,
valiente como su madre.
Quería ser lo mejor de cada una de las mujeres de su familia.
Quería llegar a ser lo que ellas habían conseguido y, si había suerte, también quería ser inspiración para otras chicas y mujeres.

No dejéis de apoyar y agradecer a todas las mujeres que forman o no parte de vuestra vida, a aquellas que habéis conocido o a aquellas que no, a aquellas que viven o que murieron porque todas han contribuido para que estemos en el lugar en el que estamos hoy.
Feliz día de la mujer a todas.


ANA CABALLERO DOMÍNGUEZ

Ella brilla a pesar de las tormentas que tuvo que cruzar, de las heridas que dejaron huellas imborrables, de las historias de amores imposibles que siempre marcaron su destino. Brilla, cuando lee poemas de Córtazar recorriendo Madrid en metro. Cuando camina por la calle saltando las tristezas, enmascarandolas con su sonrisa. Brilla, cuando en sus ojos se refleja el mar en calma, a pesar de sentirse naúfraga entre las olas de la desesperanza. Ella brilla, cuando sale a bailar con el reflejo de la luna, las estrellas se impregnan en su pelo, quedándose allí, jugando en su cabello, iluminandolos de reflejos. Ella brilla, con su corazón roto, hasta cuando las lágrimas duermen en la expresión de su rostro, recordando besos del pasado que la hicieron sentirse viva. Ella brilla, brilla con sus vaqueros desgastados, con su brillo transparente de lábios, con su sonrisa rota.


ALBERTINA GALIANO

ACROBACIAS

MADRUGADA
Sentada, con las piernas algo abiertas, la falda se eleva descuidadamente, se arruga sobre las rodillas, ajena al aire sensual que la rodea; gira y gira una cucharilla, la mirada perdida en una visión de futuro, en una imagen de algo que no es real aún, si bien lo será pasadas unas horas.
Apurar cualquier momento. Estrujar al máximo esa soledad que es el sumun del placer, imposible ser superado por ningún otro.

AMANECER
En la mañana se levanta un sol que invita a desparramar vitalidad hacia adelante; una mujer, relativamente joven, toma las llaves de su vida y llevándose a sus hijos por delante se adentra en el asfalto ininterrumpido y discontinuo.

MEDIODÍA
Esos zapatitos hacen “tac tac tac”. Suenan contundentes, seguros de sí mismos; quieren pisar la envidia de otras personas que circulan en sentido contrario a su ambición; y ella se cruza de piernas, parece que quiere dar con la punta de su pie en la nariz del que la mira, como sin darse cuenta.

ATARDECER
De niña siempre me gustaron los acróbatas, los del circo. Casi sufría cuando los veía danzar sobre dos rulos, y poner tablas y mas tablas unas sobre otras…

Nunca imaginé que de mayor sería como uno de esos acróbatas que se suspenden en el aire haciendo equilibrios, mientras soy mirada por los que me rodean con atención, no exenta del deseo perverso de que pueda producirse una caída.

En mi vida adulta me suspendo en una casa llena de juguetes, subida sobre los inmensos tacones que en mi oficina esperan que lleve, y siento que mis compañeros de trabajo, mi marido, e incluso mis hijos también esconden en su fuero interno ese deseo perverso de verme caer.

¿La hora de zumba de los viernes?
No; ese sin duda es el momento más firme, emocionalmente, de toda la semana.
Es más bien el encuentro con mis adorados retoños por la mañana, bajo la mirada atenta del reloj que me apresura con su ingrato tic-tac, y nunca miente, siempre es más tarde de lo que debe ser.

En ese momento comienzan las acrobacias, y continúan carretera adelante; cualquier segundo en mi estresante jornada de trabajo debe ser aprovechado. No queda tiempo para meditar.

¿Y ese hombre que comparte un lecho circunspecto conmigo? Él viene de su propia historia, su camino paralelo al mío.

Las acrobacias consisten entonces en evitar a toda costa una insinuación que pueda desatar un deseo, que hiberna por el momento hasta la llegada del verano, o la mayoría de edad de los niños…

De pequeña envidiaba a los trapecistas; los del circo.
Ahora me suspendo en un inequívoco trapecio de prisas, deberes inconclusos y vértigo ante el vacío; casi igual que en el circo, pero sin red.

Feliz ocho de marzo


 

¿Te gusta leer? ¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades? Suscríbete y te escribiremos una vez al mes para enviarte en exclusiva: 

  • Un relato o capítulo independiente de uno de nuestros libros totalmente gratis (siempre textos que tenga valor por sí mismos, no un capítulo central de una novela).
  • Los 3 mejores relatos publicados para concurso en nuestro Grupo de Escritura Creativa, ya corregidos.
  • Recomendaciones de novedades literarias.

11 comentarios en “Mujeres – Miniconcurso de relatos”

  1. Marcelino torrecilla es mi voto me encanto todo el desarrollo lo que transmite y en j mindo diferente al nuestro dicno tmbis que españa esta ligada a los moros..,
    Pero al final esta perfecto ..pero es que todos tiene algo bueno el unico pelotudo que no corregi fui yo que tarado pelotudo …
    Me olvide de corraguir los puntos que parecen zurxos de cosechadora ….ufa …

  2. Esta semana ha habido mucha participación y está muy reñido, por lo tanto me veo en la tesitura de repartir mi voto, os aplaudo a todos compañeros;
    Alexander 0,25,Marcelino0,25 Fuen Calderón 0,25,Maria David 0,25

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.